Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 23 de mayo de 2011

Capitulo 128: Santa Rita.




Hoy se cumplen muchos años desde que fuimos andando a Santa Rita (Santa Cruz de la sierra), la verdad que cuando me comentaron ayer de que iban, estuve a punto de animarme, si no fuera porque tengo la rodilla chunga hubiera ido.

Nuestra experiencia fue la siguiente, la verdad que dije que en mi vida volvería a hacer el camino, pero claro, después de la paliza que nos dimos es lógico que uno piense así.

Quedamos a las 4 de la madrugada, pero salimos a las 5 de la discoteca de Borde, recuerdo que estaban acabando de cerrar cuando nosotros nos encaminábamos a la aventura. Se suele tardar 4 horas o menos, andando relajado, si te aprietas un poco seguro que en poco más de 3 horas te haces el camino, pero aquel día no era el caso, menos aun cuando vas perjudicado de lo bebido durante la noche.
Recuerdo la noche calurosa, como nos quitamos los zapatos y andamos descalzos por la carretera, nosotros íbamos en plan paseo, puesto que todo el mundo nos adelantaba, al principio se anda bien, pero según va amaneciendo, vas viendo por dónde vas y se te va haciendo más duro el camino.

No se lo que tardamos en llegar, pero la misa ya se había acabado, aunque a nosotros eso nos daba igual, nos fuimos a la churrería del pueblo (que ya conocíamos de andar de fiestas por allí) y nos pegamos una buena tupa de churros y jeringas (porras), luego rematamos con algún chupito para no bajar de golpe el ritmo de la noche anterior.
La verdad que no sabíamos lo cansados que estábamos hasta que no nos levantamos de la churrería y nos encaminamos hasta la iglesia, allí salían los autobuses que te llevaban hasta Trujillo y que salían cada hora creo recordar, que casualidad que nada más llegar acababa de salir el ultimo, teníamos que esperar otra hora hasta poder coger el siguiente, buffff dijimos, una hora aquí sentados, que aburrimiento!!!!

Lo que pasa siempre, uno que siempre es mas lanzado salta y dice: !A que no hay huevos a irnos andando pa Trujillo otra vez ??, que no, venga !!! Algunos, los más sensatos se rajaron (que listos fueron), otros en los que yo me incluía, nos hicimos los valientes y nos pusimos al frente de la expedición, que flamenco se pone uno cuando es joven!!!
Nos despedimos de los sensatos y nos echamos a andar camino de Trujillo; aquello no era igual que por la noche, la calor empezaba a apretar de forma infernal, creo que no llevábamos ni agua y los dolores en la planta de los pies y en las piernas empezaron a aparecer.

Recuerdo como mirábamos a lo lejos y veíamos el Castillo de Trujillo, nos animábamos unos a otros diciendo, !ya estamos llegando!!, pero no, nos quedaba mucho por andar y nos quedaba lo peor, la lesión de una compañera de viaje, si, le dio un tirón en la pierna y no podía andar, así que un rato cada uno nos toco cargar con ella, menuda promesa!!!!

Al llegar al restaurante "la majada", paramos a comprar agua y bebernos unas cervecitas, yo, allí estaba muerto ya, solo pensaba en llegar a casa, ducharme y acostarme, pero todavía nos quedaba un trozo que andar.
Cuando entramos en Trujillo recuerdo que hacia tiempo que no me alegraba tanto, paramos en el "blanka" a bebernos otras birras antes de enfilar el camino hacia las Huertas y a eso de las 5 de la tarde estaba entrando por la puerta de mi casa, después de ganarme la bronca de mi madre, de decirme unas pocas de veces que estábamos subnormales por lo que habíamos echo, me metí en la ducha y luego me bebí dos litros de agua fresquita y me metí en la "piltra", recuerdo que puse el despertador a la hora de currar al día siguiente por si acaso y así fue, me desperté a las siete y media, hora que me levantaba a currar, parecía que me habían dado una paliza, me dolía todo el cuerpo, donde quiera que me tocaba.

Desde aquel día, estamos bendecidos por Santa Rita.

1 comentario:

  1. jajaja lo que no te pase a ti no le pasa a nadie ,que bruto y en vez de agua bebes cerveza que anda que no pesa jaja tienes que escribir un libro

    ResponderEliminar