Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

sábado, 2 de abril de 2016

Capitulo 727: Y Goro, cambió la letra.



Después de alguna que otra conversación con algunos amigos foráneos que tenían ganas de venir a conocer la popular fiesta del Chiviri que se celebra en Trujillo, fui acosado por ellos a preguntas antes de dicha visita.
La verdad que muchas de ellas no fui capaz de contestarles, por lo que les remplacé a que lo vieran ellos mismos con sus propios ojos.
Uno de los huéspedes me comentó que su familia extremeña había venido hace muchos años hasta Trujillo, el domingo de Resurrección. Le explicaron que en su plaza mayor se juntaban los vecinos para celebrar este día. Con típicos cantes, algún muerdo a los productos locales de la tierra arrimado a un buen trago de buen vino en bota, pasaban varias horas en dicho lugar. Las mujeres lucían el traje típico del lugar al que llamaban refajo, y los hombres vestían con una especie de chambra y sus habituales gorras. La plaza estaba super colorida pues quien no llevaba puesto los trajes regionales, al menos llevaba un pañuelo rojo al cuello.

Me comentaba mi amigo que sus padres recordaban algunos trozos de aquellas canciones que allí se cantaban. "que vienen los forasteros y se cuelan como peces" o Trujillo es el pueblo mas bello de España, y aquel que lo dude que pase por el..."
Hoy podre comprobarlo en directo y cuando vuelva a ver a mis padres, podré contarles que yo también canté el chiviri en la plaza mayor de Trujillo.

No pude acompañarles el domingo, había quedado para hacer turismo por algún pueblo extremeño que aun me quedaba por conocer. Quizás porque los que ya hemos bailado tantas veces el "nuevo chiviri", no nos gusta mucho y aunque nos duela, preferimos otras celebraciones.

Cuando volví de mi travesía turística, no me quedó mas remedio que subir a buscar a mi hija, la cual como cosa natural, empieza a volar sola. A eso de las nueve de la noche uno sabe lo que se va a encontrar en la plaza y los alrededores, pero no por eso me sigue dando la misma pena, el mismo asco y me sigue entrando la misma mala leche cada vez que tengo que soportar estas escenas.
Que no es justo que por vivir en las calles aledañas a la plaza mayor, sus vecinos tengan que aguantar sus puertas meadas y cagadas, otras veces vomitadas y sobre todo el no poder muchas veces ni siquiera entrar, no vaya a ser que el borracho de turno que la ocupa, se moleste y encima te meta algún mamporro para que la celebración del día de resurrección, sea totalmente completa.

Que no es justo que una ciudad tan bella y que quiere optar a patrimonio de la humanidad, se la carguen cuatro niñatos de sabe dios que pueblo, que vienen a celebrar un botellón permitido en plena plaza mayor, como si cualquier fiesta estudiantil se tratara.
Que no cabe en cabeza humana que para tal día se instalen veinte servicios públicos y la gente prefiera hacer sus necesidades alrededor de ellos y no entrar dentro. Nosotros, por poner un ejemplo, tuvimos que aguantar las chulerías de un baboso que pasó de ponerse contra la pared y quiso enseñarnos su minúsculo miembro que prácticamente no fuimos capaz de ver. Y eso que velaban por nuestra seguridad unos cuarenta agentes del orden, que no dudo que hicieran fenomenal mente su trabajo, pero que muchos de los asistentes se burlaron de ellos esquivándoles y siguieron practicando sus guarradas que tanto daño hacen al patrimonio de la ciudad. Como si se hubiera puesto de moda de nuevo, el vaciar los orinales por las ventanas, sin avisar y mojando a los peatones que circulaban por las calles.

Que no es buena idea empezar esta fiesta a las doce de la noche porque muchos de los que la empiezan, todavía a las doce del mediodía no han desalojado la plaza. Que los niños pequeños no tienen porque aguantar estas clases de como emborracharse en la plaza mayor, pasando sus padres mucha vergüenza a la hora de explicarles que les pasa a tanta gente.
Que lo de no entrar vidrio muchos se lo pasan por el forro y usan artimañas para entrarlo, muchas veces ayudados por los propios vecinos.

Que es absurdo que los contenedores instalados en la plaza para depositar la basura,, estuvieran vacíos, como si dieran pequeñas descargas eléctricas a quien se le ocurriera echar dentro de ellos alguna que otra botella vacía.

Y al ver a mis amigos foráneos, el que había oído hablar del chiviri por parte de sus padres me dijo con cara de preocupación: "Mis padres vinieron a otra fiesta"

¿Me puedes explicar que lineas se siguen para declarar una fiesta de interés turístico regional?
Y uno agacha la cabeza y se acuerda de Goro y todos nuestros antepasados que también se lo pasaron todos juntos y en buena armonía este señalado día. Y pienso que si levantaran la cabeza no hubieran consentido esto, no se que remedios hubieran puesto, pero no veo yo a Goro cambiando aquellas letras de las famosas canciones que allí cantaron entre corros de amigos, vacilando de buen vino y de mejor chorizo y patatera.

Y lo que mas pena me da cuando toco este tema entre los autóctonos del lugar, es que muchos de ellos defienden esta fiesta diciéndome: que si no te gusta no vayas. O esta otra frase que mas me cabrea todavía: Esto deja mucho dinero en la ciudad... Del dinero que nos cuesta volver a adecentarla no hablamos...

Lo siento pero para mi el chiviri de hoy en día, no merece ser de interés turístico. A no ser que empecemos a exportarlo a Inglaterra y comencemos a recibir a los borrachos que encantados de la vida y de los precios, viajan a ciudades españolas a practicar este "deporte".

Que pena.









No hay comentarios:

Publicar un comentario