Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Capitulo 791: Un domingo en Salvaleón. (ruta de los doce apostoles)


Terminando el calendario senderista rutas , ayer nos desplazamos hasta la localidad de Salvaleón, del cual nos separan unos ciento setenta kilómetros aproximadamente de nuestro pueblo, por lo que ayer también nos tocó madrugar para llegar al destino con hora de realizar esta bonita ruta.



Así, a las seis de la mañana, nos dábamos cita en la plaza de Huertas de Ánimas tres amigos, los cuales nos uniríamos en Trujillo a otros cinco amigos mas y todos juntos, nos pusimos en marcha hasta la localidad pacense.
Este municipio tiene una población cercana a los dos mil habitantes y como todas las poblaciones extremeñas, ha perdido muchos habitantes de los años sesenta hasta ahora, donde los habitantes doblaban la población actual.



El viaje le hicimos bastante bien y lo único que nos molestó en nuestra conducción, era el aire que según iba pasando el tiempo se iba notando con mas fuerza. Por eso en estas fechas uno va provisto con mas ropa de lo normal y al llegar al lugar de destino, el frio se unió al aire para recibirnos. Lo mejor estaba por venir, un café caliente en uno de los muchos bares que existen en este pueblo y un buen plato de migas, las cuales estaban riquísimas.


La gente seguía acudiendo para acreditarse en la plaza del pueblo, donde los voluntarios pasaron bastante frio haciendo este trabajo. Una camiseta de recuerdo y antes de las nueve nosotros nos poníamos en marcha. Gracias a que los compañeros ya habían hecho esta ruta comenzamos antes de toda la gente y lo único que nos retrasó un poco, fue el buscar el pan para nuestro famoso muerdino.
Con el pan en las mochilas comenzamos a caminar. Esta ruta es fácil de hacer y lo único duro son dos pequeños repechos que tenemos justo después del muerdino, por lo que uno suda bien lo comido.



El avituallamiento está situado en un precioso lugar que da nombre a esta ruta. Los doce apóstoles eran doce maravillosos alcornoques que presidian este lugar. Por culpa del paso del tiempo solo quedan siete ejemplares, que siguen dando una sombra espectacular a este lugar.
Solo cogimos alguna botella de agua y un poco mas adelante, buscando el sol, nos acoplamos justo al lado del Regato de la Bejarana, donde dimos un poco de envidia a muchos de los participantes de la ruta, que al pasar a nuestro lado no podían dejar de mirar nuestras viandas y nuestro buen vino, del cual alguno que otro probó algún trago.


Sobre media hora después seguimos caminando por la dehesa del pueblo, donde los cochinos seguían de montanera. Este año ha sido bueno de bellotas y tuve que traerme un par de ellas para mostrar el tamaño tan espectacular de las mismas a mi familia.


Una curiosidad de esta ruta son los carteles con dichos y frases de algún poeta del pueblo entre otros, que te van animando la ruta. Hice fotos a todas (creo) y aquí las muestro.










Y dieciséis kilómetros después volvimos a la plaza del pueblo, donde por tres euros te dan un buen plato de garbanzos con todo lo que un buen cocido lleva. Morcilla, tocino, carne..etc. Además de un refresco o cerveza, incluso vino para el que quisiera. Todo esto amenizado con música y un buen animador que nos hizo reír y bailar a todos los presentes mientras hacíamos las colas para los tiques y luego después de comernos los garbanzos, que a pesar de ser tantos, estaban muy buenos.



Así, los mas de mil senderistas que estábamos inscritos pudimos disfrutar de un buen domingo despidiendo el año senderista el cual por lo menos a muchos de nosotros, nos ha cundido.



Volveremos, porque donde te tratan bien siempre hay que volver y si puedes, traer a mas gente contigo.


Gracias por todo a nuestros amigos de Salvaleón.
Baile!!!
Nos vemos por las callejas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario