Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

jueves, 27 de febrero de 2014

Capitulo 566: Pasa palabra.




La otra noche, después de cerrar el chat el cual había tenido activo hablando con otro amigo mas que ha tenido que emigrar del pueblo para poder buscar el cuscurro, (aunque esto lo sigan negando nuestras autoridades una y otra vez) me quedé mirando el televisor que estaba encendido de forma poco habitual, al menos cuando me encuentro solo en casa. En el podía apreciarse el famoso concurso que lleva por nombre "pasa palabra" del cual hubo un tiempo que era seguidor inconmensurable. Hoy en día rara vez le sigo, aunque bien es cierto que el rosco final, me sigue atrayendo.
En esta parte del programa estaba cuando me dispuse a prestar mas atención al televisor. Un hombre y una mujer concursaban con el mismo objetivo de completar el rosco y llevarse el bote, que debía ser una cifra grande puesto que no recuerdo la cantidad.

Los segundos que tenían los concursantes para completar dicho rosco eran mas o menos los mismos, así que partían los dos casi en igualdad de condiciones.
El primer concursante que comenzaba era un señor con gafas, de unos treinta y pico de años y con una coronilla despoblada de cabellos. A simple vista parecía un señor inteligente.
El presentador después de confirmar que estaba preparado para comenzar le hizo la primera pregunta:

Con la "A": Aleación de hierro y carbono, en diferentes proporciones, que, según su tratamiento, adquiere especial elasticidad, dureza o resistencia.
_ Acero.
Con la "B":   Hoyo en el pavimento de calles, carreteras o caminos, producido por el uso u otras causas.
_ Bache.
Con la "C": Dicho de un juez deportivo o de un arbitraje: Que favorece al equipo en cuyo campo se juega.
_ Casero.
Con la "D": En la Administración Pública, parte que falta para levantar las cargas del Estado, reunidas todas las cantidades destinadas a cubrirlas.
_ Déficit.
Con la "E": Ocupación, oficio.
_ Pasa palabra.
El público asistente aplaudía en ese momento al concursante, el cual, sudaba bastante.
Era el turno de la mujer, la cual de un plumazo contestó a siete palabras seguidas, antes de devolver el turno al hombre.
Con la "F": Cosa delicada y pulida.
_ Filigrana.
Con la "G": Compostura y circunspección.
_Gravedad.
Con la "H": Escasez de alimentos básicos, que causa carestía y miseria generalizada.
_ Hambre.
Con la "I": Propenso a ilusionarse, soñador.
_ Iluso.
Con la "J": Dispensar a alguien, por razón de su edad o decrepitud, de ejercicios o cuidados que practicaba o le incumbían.
_Jubilar.
Contiene la "K": Grupo resistente a cualquier cambio político.
_ Búnker.
Con la "L": Aquello que se deja o transmite a los sucesores, sea cosa material o inmaterial.
_ Legado
Con la "M": Límite inferior, o extremo a que se puede reducir algo.
_ Mínimo.
Con la "N": Desgraciado, amenazador.
_ Paso palabra.


Los aplausos suenan aun mas fuertes, su rival intuye que va a tener que apretar mucho si quiere ganar. En su turno y cuando iba bastante bien, falla una de las preguntas, con lo que el bote no pasará por sus manos.

De nuevo es el turno del señor de gafas, que sigue concentrado en sus respuestas.
 Seguimos con el concurso, dice el presentador. 
Contiene la "Ñ": Tomar algo o apoderarse de ello capciosa e ilícitamente.
_ Apañar.
Con la "O": Que carece de luz o claridad.
_ Oscuro.
Con la "P": Obras de albañilería verticales, que cierran o limitan un espacio.
_Paredes.
Contiene la "Q": Dicho de un terreno, de un camino, etc.: Desiguales, tortuosos, con altos y bajos.
_ Quebrado.
Con la "R": Contener, detener o castigar, por lo general desde el poder y con el uso de la violencia, actuaciones políticas o sociales.
_ Reprimir.
Con la "S": Oposición u obstrucción disimulada contra proyectos, órdenes, decisiones, ideas.
_ Sabotaje.
Con la "T": Ciudad de España en la provincia de Cáceres.
_ Paso palabra.

Los aplausos son atronadores y el concursante sigue concentrado y cada vez ve mas cerca la posibilidad de llevarse el bote. Su rival sigue fallando en sus respuestas y el concursante masculino se asegura volver la siguiente semana. El conductor del programa le recuerda los segundos que le quedan y sigue preguntando.

Con la "U": Engreírse, jactarse, gloriarse.
_ Ufanarse.
Con la "V": Holgazán u ocioso que anda de un lugar a otro, sin tener oficio ni domicilio determinado.
_Vagabundo
Contiene la "W": Casa pequeña de una sola planta que se suele construir en parajes destinados al descanso.
_ Bungalow.
Contiene la " X": Explotar a alguien, abusar de él.
_ Exprimir.
Contiene la "Y": En América central, desear ardientemente algo que se añora.
_ Amalayar.
Con la "Z": Familiarmente,  Embriaguez o borrachera.
_ Paso palabra.

Nervioso al saber que está a tan solo cuatro palabras de rellenar el rosco y llevarse el bote, el concursante pide desesperadamente que le digan cuanto tiempo le queda y cuantas palabras. Cree saber por lo menos tres de las cuatro que le quedan, solo tiene alguna duda en la ciudad de la provincia de Cáceres.
El presentador le responde que la siguiente letra es la "e" y que le quedan solamente diez segundos de tiempo. También sabe que solamente concursa el, puesto que su compañera ya ha acabado el rosco.
Cuando estés preparado comienzo, le dice el presentador.

Yo en mi sillón creo saber las cuatro palabras, aunque dudo un poco en la última.
Listo.
Con la "E": Ocupación, oficio.
_ Empleo
Con la "N": Desgraciado, amenazador.
_ Nuboso
Con la "T": Ciudad de España en la provincia de Cáceres.
_ Paso palabra.
Con la "Z": Familiarmente,  Embriaguez o borrachera.
_Zamacuco.

Solo le queda una palabra que el presentador nervioso como el concursante, le vuelve a hacer, mientras en el reloj solo quedan dos segundos.
Con la "T": Ciudad de España en la provincia de Cáceres.
_ Torrejoncillo.

Nooooooo, tiempo!!! dice el conductor del programa. Qué pena, la respuesta era Trujillo. Has estado a una sola palabra de llevarte nuestro magnifico bote, en el cual tenemos trescientos cuarenta y cinco mil euros.

A veces, nada es lo que parece, ¿o si?
Pues vuelvan a leer de nuevo el artículo.










domingo, 23 de febrero de 2014

Capitulo 565: Ruta en Montánchez.






En la mañana de hoy domingo volvíamos a nuestras callejas y las elegidas hoy se encontraban en la localidad de Montánchez, la cual dista de nuestro pueblo en unos cuarenta kilómetros mas o menos. Sin duda alguna que de todo el terreno que tengo visitado por Extremadura, las tierras de Montánchez son las mas parecidas que puede haber a nuestro berrocal trujillano, y es que hoy cerrabas los ojos por momentos y al volverlos a abrir, parecía que estabas en el conocido paraje trujillano del "espolón". Piedras iguales, callejas parecidas y casi el mismo berrocal, daban pie a la confusión.


A las siete y media de la mañana quedábamos en la plaza de Huertas. Allí sabíamos que faltarían senderistas de los mas habituales por causas mayores. Por eso teníamos serias dudas de que nos juntáramos un buen numero de personas hoy. Día en el cual teníamos la invitación de nuestra compañera y amiga Karin, para acompañarla hasta su casa y comer con ella.
Haciendo memoria creo que que al final nos hemos juntado trece senderistas aquí en Huertas y allí, en Montánchez, nos esperaban dos amigas mas que se unían al grupo.


La ruta de hoy la tenia bien preparada nuestra amiga Karin, la cual se había preocupado minuciosamente de cuidar todo tipo de detalles. Que fuera bonita, no muy larga y circular. En definitiva lo que solemos ir buscando casi todos los domingos, casi dieciséis kilómetros han salido al final.
 De esta manera dejábamos los coches antes de llegar a la localidad de Montánchez, para desde allí, iniciar la subida hasta el pueblo por una espectacular calzada romana, la cual gracias al agua que corría por ella, la hacia mas hermosa aun.


El tiempo sin duda que nos ha jugado una mala pasada, puesto que todas las previsiones eran de que hoy haría un día espectacular y sin embargo al llegar al lugar de partida, un molesto aire nos daba la bienvenida. Aunque después de haber realizado la ruta, casi que ha sido lo mejor que nos podía haber pasado, puesto que las cuestas que hemos subido hoy si emparejamos con un día caluroso, hubieran hecho mucha mella entre los senderistas.



Una vez alcanzado el pueblo típico de jamones, era de obligado cumplimiento subir hasta su castillo, a pesar de que ya le tenemos visitado en alguna que otra ocasión, pero las vistas que desde allí puedes apreciar, pueden con todo lo demás. Allí el aire era casi insoportable y no apetecía mucho estar en su interior demasiado tiempo. Por eso después de hacer varias fotografías, hemos optado por el descenso hasta el pueblo, para buscar una hermosa calleja que nos volviera a alejar del mismo.
Sin duda alguna que esta calleja a pesar de ser cuesta arriba casi en su totalidad, ha sido lo mas bonito de la ruta. Ver castaños sin hojas y abundante agua  por todo el recorrido, hacían de dicho lugar un cuento de hadas, que en muchas de las películas que se ruedan, no llegas a ver.



Buscando un lugar refugiado del aire, hemos optado por comernos el bocadillo, el cual ha estado amenizado por todos para felicitar a una de las componentes del grupo, que hoy cumplía años.

Una vez recogido todo hemos seguido caminando a buen ritmo, puesto que nos quedaba aun mas de la mitad de la ruta prevista. Al pasar por el lugar donde se encuentran las antenas que dan señal a todos los pueblos de la comarca, hemos decidido algunos miembros del grupo subir hasta ellas, para poder apreciar y degustar, las magnificas vistas que desde allí se divisan.



En el momento que nos hemos vuelto a reunir todos, hemos puesto rumbo al pueblo de Montánchez para buscar los coches y emprender el camino de regreso, eso si, parando antes en el pueblo ya conocido de Benquerencia, para todos juntos comernos unas pizzas, las cuales las ha preparado de forma magistral como nos tiene acostumbrados a todos, nuestra amiga Karin.
Allí entre risas y alboroto hemos pasado la mediodía, degustando un manjar totalmente casero, que uno la verdad que come pocas veces.


Recogido todo y echas las pertinentes despedidas, nos hemos vuelto a las Huertas con la sensación de haber pasado un domingo estupendo, en buena compañía y sobre todo divertido. Con esto ultimo es con lo que me quedo, puesto que casi dos años después de haber iniciado esta andadura, creo que el buen ambiente sigue reinando en nuestro grupo en el cual mas que conocidos, creo que tengo verdaderos amigos.


Gracias a todos y en especial a nuestra rubia alemana la cual es una mas de la familia.

Nos vemos por las callejas.

La ruta de hoy.





jueves, 20 de febrero de 2014

Capitulo 564: Mi madre, tu madre, la de todos.



Jugando al gato y al ratón con la artrosis que intenta invadir sus manos, se van pasando los días. Recién cumplidos los sesenta y cinco años, se ríe cuando la recordamos que ya tiene edad para jubilarse. Un ama de casa no se jubila nunca, esa es la respuesta que ella tiene siempre en su boca, y la verdad que no se equivoca.

Sesenta y cinco años al frente de una familia supone mucho desgaste y la da vértigo mirar hacia atrás para ver todo el camino andado. Mujer de autónomo durante muchos años, la supuso ser la numero uno en las matemáticas, a pesar de avergonzarse cuando la preguntaban mas de una vez, que estudios tenia. La vida no la dejó estar mas tiempo en la escuela, a pesar de ello el poco tiempo que estuvo lo aprovechó al máximo y lo que no la dio tiempo a aprender, fue la vida misma quien se lo fue enseñando poco a poco.

Semanas enteras sin apenas ingresos por parte de su marido no pudieron con ella. Sus increíbles manos decidieron que algo podían aportar a la economía del hogar. Así fue como entre vainicas y deshilados pudo ir sumando ingresos para poder sobre vivir. No es mucho, pero algo ayuda. Otra frase que tengo marcada en mi cabeza desde pequeño.

 Las visitas los jueves al convento en busca de mas costura, eran ya un ritual. Por eso en época vacacional, no nos perdíamos ningún jueves dichas visitas.El ruido de aquel torno girando era impresionante. Dentro del mismo la llave de la habitación donde una de las hermanas nos recibía. Que olores desprendía aquel convento de clausura ademas de las monjas que habitaban en el. Para mi olían de una forma que a día de hoy sigo sin poder describir, ni tampoco puedo olvidar.
 Recuerdo los besos que aquella monja nos daba a mi hermana y a mi. Eramos ya de la familia y la confianza en mi madre era total y absoluta. La entrega de la costura se hacia con total normalidad. Mi madre protestaba algunas veces cuando dicho trabajo era mas difícil de lo que habitualmente solía hacer. Pero la madre la convencía rápidamente. "Rosi, tu tienes buenas manos para hacer eso". Mi madre después de observar la muestra que la daban, ponía en funcionamiento su calculadora mental y regateando con la monja el precio, siempre llegaban a un acuerdo.

No estaba bien pagado aquel trabajo, ni ese ni casi ninguno de los trabajos que cualquier ama de casa, solía hacer fuera de su hogar. Pero era lo que había y si querías generar algún tipo de ingresos extras, tenia que ser de esa manera.
Hoy entras en su casa y desde la puerta, puedes oír el soniquete de los palillos que usa para hacer bolillos. Se le da de miedo cualquier tipo de costura que se la meta entre ceja y ceja. Maestra de un buen numero de alumnas, se empeña en que las mujeres del pueblo no caigan en la dejadez de estar sentadas todas las tardes delante del televisor. Y aunque hay tardes que la da pereza ir, no falta nunca a su compromiso.
Ahora es experta en dar ánimos y consejos, nosotros que solemos ahogarnos en cualquier charco por pequeño que sea, somos correspondidos  siempre con su frase favorita: "de todo se sale". Y parece que no, pero al escuchar dicha frase uno se va mas tranquilo a su casa.

Todavía recuerdo aquel niño que a diferencia de sus compañeros de clase al ser preguntados por el maestro sobre lo que querían ser de mayores, respondió que quería ser como su madre. Sus amigos se reían al no escuchar repuestas como las suyas. Por ejemplo unos querían ser bomberos, otros médicos, algunos otros maestros y este niño seguía empeñado en su respuesta. El maestro le preguntó que porque quería ser como su madre y este niño, muy seriamente contestó al maestro. Mi madre con su saliva lo cura todo y yo de mayor quiero hacer lo mismo.


Hoy en día lucha junto a su marido contra la cruel enfermedad que a él le ha visitado de forma inesperada. Que decir de las parejas que soportan a estos enfermos. Hasta que no te toca no sabes lo que es eso.
 Si, es cierto que la maldita enfermedad la sufren ellos, pero los que están al lado sufren de igual manera y los toca apencar con los cambios de humor, con los dolores ajenos, que sin duda duelen mas que los suyos propios. Ahora que tocaba disfrutar y tenían todo el tiempo del mundo para ellos viene esto. No importa, este contratiempo no podrá con ella. Es demasiado fuerte para decaer. Es la portavoz del enfermo, la que le recuerda la hora de las pastillas, la que sabe el día que hay que volver a visitar al médico, la que cocina, barre y friega ademas de todo eso. Casas antiguas que requieren mas trabajo. Lanchas de cantería que son fregadas a mano como si el tiempo no hubiera pasado por ellas. Paredes "faldegadas" todos los años por culpa de las malditas humedades, que se meten en los huesos poco a poco y van destruyendo los cuerpos.

Estar al frente de una familia no es fácil y ellas son verdaderas profesionales en este asunto, mi madre, tu madre, cualquier madre. Espejos donde poder mirarnos y sentirnos bien.


Te quiero mama aunque sea tan ceporro que casi nunca te lo digo.

lunes, 17 de febrero de 2014

Capitulo 563: Ruta en Serradilla (Garganta del Fraile)







No hacia ni  si quiera un año todavía de nuestra anterior visita y ayer volvimos al lugar señalado. Esta claro que dentro del grupo tenemos prioridades por alguna de las rutas y sin duda que la discurre por el termino municipal de Serradilla, es una de ellas. Habiendo agua en cantidad, es obligatorio hacer esta ruta, puesto que toda ella gira alrededor del preciado liquido.



Dieciocho senderistas nos dimos cita en la plaza de Huertas para montarnos en los coches y poner rumbo a la citada localidad de Serradilla, la cual dista de Huertas unos sesenta kilómetros mas o menos.
El tiempo anunciado era excelente para andar. Alguna helada matutina y después algo de sol y nubes, con una temperatura de unos catorce grados. Sin duda que no se podía pedir mejor tiempo, para realizar dicho deporte.



Una vez que llegamos todos al pueblo y después de colgarnos las mochilas, emprendimos la ruta. Esta ruta es muy cómoda de hacer, por eso quizás en su primera parte, puede llegar a ser algo aburrida para senderistas inquietos que buscan caminos y callejas poco transitadas y exentas de vehículos. Esta ruta se puede hacer en prácticamente su totalidad en coche y por eso el cordel por donde transcurre es mas ancho de lo habitual.



El paisaje empieza a cambiar una vez que alcanzamos un puente antiguo llamado curiosamente "la puente". La abundancia de agua que corre río abajo, nos deja hacer unas espectaculares fotografías y nos anima a seguir caminando en busca del salto de agua o cascada, que se encuentra a poca distancia de donde nos encontramos.
Los que ya tuvimos la suerte de conocer dicho lugar, intentábamos poner los dientes largos a los que venían por primera vez, quizás por eso la velocidad inicial de la ruta, era mas rápida que en rutas anteriores y poco antes de las diez de la mañana, estamos delante de la cascada de la garganta del fraile.



Este año llevaba mas agua que el anterior, así dicho lugar era mas vistoso y hermoso si cabe. El agua que caía te mojaba a cierta distancia y el posar cerca para hacerte una foto para el recuerdo, conllevaba el mojarse.
Como novedad este año algunos de los senderistas optamos por subir por un sendero hasta el antiguo canal que llevaba el agua hasta el molino. Desde allí las vistas de dicho lugar son inmejorables y todavía me sigo preguntando, como pudieron construir aquella obra faraónica con los aperos que usaban por aquellos años.

Optamos por comernos en el miso lugar el bocata, dado que el merendero que allí existe invita a ello. Pocos lugares hay como este donde puedas estar comiendo y a la vez disfrutando de una cascada de unos seis metros de altura, la cual tiraba el agua con gran violencia hasta casi donde estábamos comiendo.



Después de recoger todo y limpiar el lugar, seguimos caminando en busca del sendero que nos lleva justo hasta la parte de arriba de la catarata. Este a mi entender es el trozo mas bonito de la ruta, dado que una vez arriba, puedes disfrutar de unas vistas espectaculares, ademas de ver algún buitre que anidan en la zona.
A lo lejos pudimos divisar otro numeroso grupo de senderistas que venían también a disfrutar de la zona.



Al coronar dicho lugar y después de hacer numerosas fotos, emprendimos el descenso hasta el pueblo por otras veredas muy bonitas y llenas de agua. Al llegar al cruce de caminos que existe, volvemos a coger un sendero estrecho y bastante dañado por el paso de motocicletas y por el agua caída. Haciendo lo posible para no caernos ni mojarnos los pies, alcanzamos la localidad de Serradilla para terminar dicha ruta visitando al Cristo de la Victoria el cual seas creyente o no, no deja de impresionarte ademas del retablo de dicha iglesia. Un lugar que merece la pena entrar a ver si haces esta ruta, la cual  acabamos con doce kilómetros y medio en nuestros pies una vez que alcanzamos los coches de nuevo para volvernos a nuestro pueblo.




Nos vemos por las callejas.

ruta






domingo, 9 de febrero de 2014

Capitulo 562: Ruta en Botija.



En la mañana de hoy domingo, desafiando al mal tiempo y a todos los que decían que hoy nos íbamos a mojar, quedábamos de nuevo en la plaza de Huertas a las ocho de la mañana, para montarnos en los coches y poner rumbo hasta la localidad de Botija, donde daba comienzo la ruta de hoy.


Once senderistas nos dábamos cita para la aventura de hoy, y ya en el pueblo de Botija se nos sumaba nuestra amiga Karin.
A primera hora de la mañana el día amenazaba agua, pero la verdad es que no nos caía nada encima. Con las mochilas colgadas de los hombros y algunos previsores que se enfundaban sus trajes de agua, dábamos comienzo a la ruta de hoy, la cual hicimos por primera vez justo un año antes. Si ya el año pasado dicha ruta nos enamoró por sus paisajes y su río, hoy que el río iba con el doble de agua que hace un año os podéis imaginar el gusto que daba hacer dicha ruta.



Hace un año la hicimos justo al revés que hoy, comenzando la ruta por donde hoy la hemos terminado y la verdad que da igual, puesto que es preciosa la hagas por donde la hagas. Aunque bien es cierto que el agua caída hasta la fecha, ha sido mas que la del año pasado, por eso es mas espectacular hacer la ruta ahora.

Una vez en la senda poníamos rumbo hasta unas minas antiguas, las cuales no visitamos el año pasado. Las vistas son pocas, puesto que unas alambradas las rodean por completo y dejan poco que ver.
Siguiendo un camino por medio de una gran dehesa llena de encinas enormes continuábamos hasta la joya de la ruta, la cual es un antiguo molino restaurado, donde una gran cascada de agua, nos saludaba a todos.
Como eran las diez de la mañana al alcanzar dicho lugar, hemos optado por comernos allí el bocata. Un lugar inmejorable para dicha tarea, con una mesa adecuada para la ocasión.
En ese momento parecía que el día se empeñaba en cambiar y las primeras gotas de agua hacían acto de aparición. Así que una vez recogido el campamento los que no llevaban el traje de agua puesto, han aprovechado para hacerlo.



Muchos era la primera vez que estrenaban el traje, así que las risas han estado aseguradas al vernos todos tan cambiados en tan poco rato. Algún senderista es verdad que ha tenido mal estreno de traje y casi sin salir a la lluvia veía como el traje se le rompía. Así que ha tenido que aguantar las risas de todo el grupo ademas de las bromas que todos le hemos gastado.



La próxima parada era el poblado Castro Vetton, que se encuentra justo al otro lado del río. Dada la gran cantidad de agua que el río llevaba, nos era imposible cruzar por donde lo hicimos el año pasado, así que no nos ha quedado mas remedio que ir hasta el puente que cruzábamos a primera hora de la mañana, para poder acceder a la otra orilla del río.
El agua seguía cayendo aunque no demasiado fuerte. Al otro lado del río nos cruzábamos con otro grupo senderista los cuales venían de Mérida y que intentaban al igual que nosotros, buscar un lugar para cruzar el río.



Una vez en el poblado, el agua apretaba mas y el aire incomodo nos soplaba de cara, con lo que el andar se hacia mas difícil.
Unos catorce kilómetros después, volvíamos hasta los coches para volver a nuestro pueblo. Sin duda alguna que con la sensación de haber pasado una gran mañana a pesar de la lluvia.


Nos vemos por las callejas.


La ruta.