Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 24 de agosto de 2015

Capitulo 674: Ruta a los puentes del Magasca.




Ayer me levanté temprano, aun quedaban estrellas y la temperatura era demasiado fresca para la época en la que estamos. Que mejores condicionantes que estos para colgarme la mochila, salir a buscar a mi fiel compañero, el cual dormía aun, sin esperarse esta ruta sorpresa.
Con el pertinente saludo que nos hacemos al vernos, salimos a comernos cualquier camino o calleja. No somos exquisitos para este fin, cualquier lugar es bueno para ir o venir.

Dejando al subconsciente actuar, giramos a la derecha buscando el cordel, el cual dos kilometros después, nos puso en Trujillo. Allí de nuevo volvimos a elegir al azar nuestro destino. Cuando nos quisimos dar cuenta estábamos delante de la abandonada y malograda ermita de Santa Ana. Allí me acorde que el puente que hay un poco mas abajo, había sido restaurado hacia pocos días, así que decidí acercarme a ver como había quedado.

Una vez allí después de fotografiar el resultado de la obra, continué hacia el otro puente de la antigua carretera de Badajoz, donde decidí comerme el muerdino de pan, acompañado con mas gente que de costumbre. Un rebaño de cabras que pastaba por los alrededores hizo acto de presencia y curioseando se acercaron a vernos, a mi perro y a mi, hasta que mi acompañante se harto de ellas y pronto desalojo el lugar.



Recogiendo el campamento pronto, seguimos camino, y opté por seguir la ruta marcada por adicomt, la cual me llevaba de vuelta a Trujillo. Recordando la ultima vez que la hice y sabiendo que habían pasado tres años desde entonces, volví a encontrarme las mismas cancillas cortando la calleja. Como si el lugar hubiera cogido ya antigüedad y le perteneciera al dueño de las cercas, que con las paredes en el suelo, le hes mas fácil cortar el lugar, antes que arreglar las paredes.

Continué caminando un poco cabreado por lo que me había vuelto a encontrar, la gente no escarmienta y si les denuncias, encima es uno malo y si no lo hacemos, somos gilipollas.



La temperatura se empezó a recuperar poco a poco y la acumulación de kilometros en las piernas desentrenadas, empezaron a hacer efecto. Pronto comencé a divisar la parte antigua de Trujillo, por donde decidí continuar camino a Huertas.
Con casi veintidós kilometros recorridos llegue a casa, cansado pero contento de volver a los caminos.

Nos vemos por las callejas.

La ruta

martes, 18 de agosto de 2015

Capitulo 673: El último romántico.( Athletic Club)



Pellizcándome todavía para no creer que lo estoy soñado, me pongo a escribir uno de los artículos que mas ganas tenia de publicar en mi blog, para que os voy a engañar. Después de treinta y un año de sequía de títulos, anoche volvimos a ganar. Y la verdad que ha sido uno de los títulos que quizás menos nos podíamos esperar, la Supercopa de España, jugado a doble partido y con el factor campo en contra, no hacía presagiar nada bueno para con nuestro equipo.
Demostrando que a las grandes selecciones que son estos equipos, que dominan todos los torneos los últimos años, se les gana desde la humildad, el trabajo y la solidaridad.

Me viene a la mente el ultimo título conseguido, en el cual yo tenia once años. Recuerdo fugazmente una radio de pilas, donde pudimos escuchar los últimos lances del partido.¿ La celebración? recuerdo ir por la calle mas ancho que Pancho y poco mas.
Anoche miraba la cara de mi hijo y me veía reflejado en él. Sin duda que las generaciones de seguidores del Athletic que no habían conocido un título lo merecían mas que nadie.
Pero lo importante de este equipo es que sin ganar nada, seguía y de hecho sigue, teniendo seguidores por toda la península y parte del extranjero. Una gran familia que como tal, acoge a familiares de cualquier lugar. La cantidad de amigos que he tenido la suerte de hacer gracias a este Club no lo sabe nadie. Y nada de amigos de un cruce de manos y un triste abrazo no, amigos que puedes contar con ellos para cualquier cosa. Amigos que pasamos de hablar de nuestro equipo a contarnos nuestras intimidades y eso no creo que pase en ningún Club salvo este.

Recuerdo a todos los jugadores que han pasado estos años por el Club y que no han tenido la suerte de levantar ningún trofeo. Unos mejores que otros eso está claro, pero este equipo prefirió ser fiel a su idiosincrasia  y seguir con esta filosofía que algunos defendemos a pesar de que sabemos que nuestros hijos jamas jugaran en el Athletic. Somos un caso único en el mundo y hay quien te lo reconoce, otros, creo que por envidia, prefieren decir improperios y tacharnos de cosas que paso de escribir aquí.
 Hemos aguantado todos estos años tantos insultos e incluso jugandonos alguna que otra hostia, por muchos campos de fútbol tan solo por ser de este equipo. Una veces llamándonos etarras, otras Vascos de mierda, siendo mas extremeños que las bellotas y el jamón de pata negra. El caso es que nada de estas cosas nos hicieron cambiar nuestro amor por esta camiseta y esta forma de ser.
 Me encanta mirar en Lezama y ver los jugadores que allí se foguean. Este año pudimos ver al Bilbao Ath, en Villanueva de la Serena y como siempre el trato para con nosotros por parte de los jugadores y toda la expedición fue brutal. Debemos ser de los pocos privilegiados que pueden tener una conversación de varios minutos con los jugadores de tu equipo y eso la verdad es que se agradece mucho. Pedirles fotos y que amablemente acedan a ello no tiene precio, viendo las actitudes de otros jugadores de varios equipos.

Así de esta manera y prácticamente en familia, uno sigue creyendo en el fútbol romántico. Aquel que todos conocimos por los años setenta y ochenta, donde lo que abundaban eran jugadores que amaban a sus equipos, entre otras cosas porque lo habían mamado desde chicos. De aquellos equipos solo quedamos nosotros y con buena salud. Aquellos años de sufrimiento los dejamos atrás entre todos. Algunos se bajaron del barco por entonces, pidiendo a viva voz que se abriera el mercado, como si con eso te aseguraras algún titulo.
Como me cuenta mi padre muchas veces, todo el mundo era del Athletic por aquellos años, era rara la temporada que no conseguíamos algún título; fue dejar de ganar asidua mente y desaparecer los falsos seguidores del Athletic Club como por arte de magia. Solo quedamos los auténticos, los que sin ganar nada seguíamos queriendo a este equipo. Hoy le agradezco la mejor herencia que un padre puede dejar a su hijo. Yo intentaré seguir con la herencia y dejársela al mio. Sin duda que este titulo ayudará mucho en este fin.

Hoy no quiero olvidarme de los que ya no están entre nosotros. Fieles seguidores que desde sus estrellas, anoche brillaron como nunca antes lo habían hecho. Paco detrás de la barra de su bar, Manolo, arreglando algún grifo por allí. Tío Juan Pulga en su carpintería. Juan y Medio cantando por la calle el himno...
 Lo que me hubiera gustado hablar contigo Guille. Sin duda fue del primero que me acordé al ganar anoche la copa. Acordándome de tus lágrimas en la final de copa de Valencia donde te dije, abrazados los dos, que tarde o temprano ganaríamos un título. Estoy seguro que no tendré que esperar otros treinta años para ver otro, ya veras como es así. Tu sigue alumbrándonos desde allí y anima como tú solo sabias hacer en el campo.


¿Que con que me quedo? esa frase que me dijo mi hijo de ocho años en el primer gol de San Jose el viernes; "Papa, tengo ganas de llorar porque sé que vamos a ganar".

Aúpa Athletic siempre. Con títulos y sin ellos. En primera o en Regional Preferente. Pero siempre con amigos y siendo una gran familia, la cual hoy ha dado la bienvenida a un nuevo miembro, la Super Copa de España.

Un abrazo desde aquí a todos mis amigos Athletizales en especial para aquellos de Argentina, Venezuela, México, Inglaterra, Italia y Estados Unidos, los cuales sin duda son mucho mas Athletizales que todos nosotros juntos. Este triunfo va por vosotros.

Himno.
Fotografías: Athletic Club.









lunes, 17 de agosto de 2015

Capitulo 672: Verde, blanca y negra.



Cumpliendo con lo prometido, ayer domingo nos desplazamos mi familia y yo a Sierra de Gata. Era obligación por nuestra parte el hacer una  visita a los paisanos del lugar. Teníamos demasiado dolor acumulado en nuestras mentes como para no ir al lugar a consolar insitu a sus habitantes.

Seria muy fácil por mi parte el esconder lo que allí vimos ayer. Poner solo fotografías verdes y no contar lo macabro de la zona. Pero yo nunca me escondo y aunque se que hay una campaña a favor de visitar Gata, (cosa que yo hice ayer) no me gustaría que por culpa de mi articulo no fuera la gente. Ahora es cuando hay que ir. Consumir en la zona y ayudar cuando lo pidan en la re forestación. No me vale el que comparte por redes sociales que hay que visitar la zona y luego no predica con el ejemplo.


El viaje le hicimos bien. Nos separan dos horas de camino y existe autovía hasta Moraleja, por lo que en un viaje así cuando uno va en familia y por culpa del trabajo nos vemos poco, hay que aprovechar cualquier resquicio para hacer balance de nuestras vidas y del futuro que tenemos por delante. De esta manera el tiempo pasa rápido y cuando nos quisimos dar cuenta, comenzamos a vislumbrar las primeras zonas dañadas por el incendio.
Las pocas palabras que salían de nuestras bocas eran lamentos y asombro al ver hasta donde habían llegado las llamas. Solamente pensar en los seres humanos que han pasado por ese calvario ya acojona. Ni me imagino vivirlo en directo.

El destino caprichoso quiso que nos pasáramos el primer cruce hacia Acebo y siguiéramos por uno de los lugares mas castigados por las llamas. La estampa que allí vivimos no la olvidaré nunca. Desolación por todos lados, ni un simple pájaro por allí revoloteando. Silencio sepulcral y ese olor a quemado que entristece de manera sobre humana.
Nos encontramos con el presidente de la Junta de Extremadura que acompañaba al líder general de su partido. Me imagino que como cualquier político debe de estar al lado de los que han sufrido una catástrofe así y seguro que muchas de las promesas que ayer hizo en el lugar caerán en saco roto, porque por desgracia no es la primera vez que esta tragedia visita dicho paraje.


Los habitantes de los pueblos afectados intentan recuperar la normalidad, eso sí, sin dejar de lamentarse cada vez que levantan la vista y ven todo o casi todo de color negro.Lo mas curioso es que nadie o casi nadie nombraba la palabra incendio. La pena está en sus rostros pero intentan poner la mejor cara que poseen para con nosotros los visitantes, cosa que uno agradece emocionado, sabiendo lo difícil que es.

Las gentes del lugar con las ropas llenas de hollín, charlan con los políticos poniéndoles las cosas claras. Lo mas duro que oigo de sus bocas es la palabra impotencia al ver como los echaron a muchos de sus tierras cuando querían ayudar a la extinción del incendio. El presidente agacha la cabeza y sabe que en parte llevan razón. Seguramente la coordinación no fue la mas adecuada y por culpa de ello se quemó bastante mas de lo que si se hubiera actuado coherentemente, hubiera ardido.
Otro vecino lamenta que no hayan aprendido nada del ultimo gran incendio allá por el dos mil tres, cuando el fuego dejó calcinadas muchas hectáreas y muchos animales. Lo mismo, ha pasado lo mismo decía en voz alta. La falta de limpieza del lugar decía otro vecino, ha ayudado a que las llamas se propagasen con tanta virulencia. Hay que acometer estas cosas en invierno, presidente, y no dejarlo para cuando es demasiado tarde. Hay que incentivar a los dueños de olivos que hoy por hoy están sin atender.
Me impresiona la sabiduría de las gentes del lugar y lo correctos que son hablando, a pesar de tener lo que tienen encima y sabiendo que muchas de sus pertenencias no las volverán a recuperar.

Cuando escucho a una señora dar las gracias en voz alta a los habitantes de Moraleja, un escalofrío me recorre el cuerpo. La señora con lagrimas en los ojos aun recuerda todo lo que sus paisanos han hecho por ellos, incluido el alcalde de la localidad. Tienen que ocurrir estas desgracias para darnos cuenta que el ser humano tiene corazón...


Una vez que los políticos abandonan la zona nos queda disfrutar del día. Las piscinas de Acebo están espectaculares, así como la de Hoyos y Perales. Sus vecinos se han preocupado de limpiarlas al máximo y lucen mas bellas que nunca. Parecen vergeles dentro de un desierto. Sus aguas como siempre "frescas" para curar reumas y cualquier dolor que uno lleve. El lugar empieza a coger buen aspecto y casi todos los que allí estamos somos de fuera, cosa que me alegra en especial. Hay mucha gente implicada en la causa.


Por la tarde me doy un paseo por los alrededores del comienzo de la ruta de la Cervigona, que tres años atrás hicimos con el grupo de senderismo de Huertas. Podéis imaginaros el aspecto del lugar y como uno sale de el. El color negro se apodera de mis piernas y pronto mi peque y yo desistimos del intento y volvemos sobre nuestros pasos. Nos alegra ver entre tanto árbol quemado alguno que ha tenido mas suerte y se ha salvado y una lagartija nos hace reír puesto que es el primer ser vivo que vemos por la zona.


La naturaleza hará el resto. Solo espero que la repoblación se haga con cabeza. Que escuchen y cuenten con los vecinos de los pueblos que son sabios y que saben como se gestiona algo de esta índole.

Y a todos los lectores decirles que ahora es cuando nos necesitan. Bueno, ahora y cuando los mandatarios se olviden de ellos. Yo intentaré estar ahí, para lo bueno y para lo malo y seguir dando a conocer esta magnifica zona extremeña que se levantará de esta fuerte caída, porque la gente extremeña está acostumbrada a vivir siempre al limite, dependiendo de ellos mismos y buscándose siempre la vida.

Hay que ir a Sierra de Gata.

Un abrazo a todos los lugareños que también nos trataron ayer.










viernes, 7 de agosto de 2015

Capitulo 671: Dejarme llorar con vosotros.



Dejarme solidarizarme con vosotros, dejarme unirme a vuestro dolor, quizás el dolor compartido sea menos dolor.

Dejarme unir mis lágrimas a vuestro río de lamentos y sollozos.

Dejarme unirme a vuestra impotencia, a esa sensación de brazos caídos. ¿Quien es capaz de alzarlos al cielo después de lo ocurrido?.

Dejarme abrazar a ese niño que en época estival, ayuda a su abuelo a echar de comer a todo el ganado, que hoy descansa humeante en el lugar del fuego.

Dejarme intentar consolar a esa abuela que con los ojos llenos de lágrimas, lamenta todo lo perdido.

Dejarme abrazaros para calmar vuestra ansiedad.

Dejarme aplaudir a los voluntarios que en estas catástrofes, me siguen haciendo creer en el ser humano, aunque cada día sea mas difícil.

Dejarme ayudaros de la manera que sea, con mis visitas, con mis manos, con mis letras....

Dejarme desahogarme describiendo a ese malnacido, de cuyas manos y poco corazón ha salido todo.

Dejarme recordar a las autoridades que los incendios se apagan en invierno.

Dejarme felicitar a todos los trabajadores que a pesar de las malas condiciones salariales, siguen al pie del fuego de manera profesional.

Dejarme ser estos días un habitante mas de la Sierra de Gata, lugar que adoro, como a toda mi Comunidad.

Dejarme, por favor, dejarme.

Fotografias: Sierra de Gata Digital.

Sierra de Gata.










martes, 28 de julio de 2015

Capitulo 670: Las piedras, el martillo y una canción de amor.




El amanecer, bendito amanecer veraniego que te despoja de tu cama, justo en el momento de mayor gloria. Sin apenas descansar lo suficiente se presenta otro nuevo día y el trabajo le espera. No lo maldice, ni mucho menos. Recuerda los tiempos vividos no hace mucho y se siente afortunado de poder decir a la gente, que tiene algo que hacer.

El martillo, la paleta y poco mas. Herramientas mas que necesarias para enfrentarse de nuevo a las piedras. Piedras de todo tipo, de todos los tamaños y de diferentes pesajes. Reniega de su cuerpo cuando se enfrenta a una de las mas "gordas". Si hace cuatro días te cogía con una mano y te ponía en la pared, piensa mientras con mucho esfuerzo y maldiciendo todo lo que le viene a la cabeza, intenta subir dicha piedra.
Una lagartija se cuela entre las piedras. Ahora piensa en todos los animalitos que viven dentro de una de esas paredes. El mas peligroso y que le tiene siempre alerta es sin duda el alacrán, a pesar que a día de hoy por suerte, no conoce una picada suya. Alguna que otra culebra bastarda suele asustarle, aunque él últimamente no suele inmutarse con estos bichos.

Otra vez le ha vuelto a machar otra piedra en una de sus uñas. El dolor es corto pero intenso. No es capaz de estar quieto en un sitio y anda de aquí para allá, como si esa fuera la mejor medicina.Al poco rato está de nuevo con otra piedra entre sus manos.
"Todas valen", le vienen a la mente las palabras de su maestro. Ese es el truco del buen oficial pedrero. Piedra que coges, piedra que tienes que poner. No vale ir escogiendo o darle mas vueltas a las piedras que las peonzas, así nunca aprenderás...

Y le iba haciendo caso, entre bronca y bronca, cosa esencial para aprender un oficio, de vez en cuando alguna que otra broma. Pocos halagos, es cierto, pero de vez en cuando alguno, lo justo para ponerse mas ancho que alto. Fardar ante sus amigos de aquellos músculos que le iban saliendo en los bíceps, gracias a las malditas piedras. Las uñas machadas y las postillas de algún que otro accidente ocurrido en las paredes, esos no los enseñaba.

El día se va desperezando y la calor sofocante hace que uno tenga que beber mucho liquido. es lo que nos tiene en pie. El verano se va haciendo largo aunque él siempre presume de que es la mejor época en la que le gusta trabajar.
Un muerdino de pan y un "cacho" de patatera de vez en cuando, que con la vejez uno pierde la linea de momento y para este trabajo la barriga estorba demasiado. Y vuelta al tajo. La pared avanza y uno se va animando solo al ver el buen ritmo que lleva. Un vistazo a los wasap de los amigos de vez en cuando, es su cigarro. Si el maestro levantara su cabeza y le viera enredando con aquel trasto...

El sol reina en lo mas alto y de nuevo la cantimplora de agua es su mejor aliada. Cinco o seis litros diarios de agua, hay veces que pierde la cuenta de los que se ha bebido. Antiguamente el maestro bebía mas vino que agua, al recordarlo, una sonrisa aparece en su boca. Daba igual que hiciera calor o frío, el vino era lo único que aparecía por aquellas paredes.

 Y la hora de comer se va echando encima. Suspira por que haya un buen gazpacho de tomate bien frío que llevarse a la boca. Aunque sabe que si se pasa ingiriendo mucha cantidad, la tarde será larga y muy penosa. Donde los ardores se apoderaran de su estómago y solo con un pipo de cereza en la boca, será capaz de aliviarlo.

Y la tarde se pasa deprisa y el trabajo está hecho. Un paso atrás para ver mejor la obra realizada y una sonrisa de nuevo en su caluroso y sudoroso rostro. Solo queda lavar y recoger los trastes, labor que hace tarareando una canción de amor que en ese momento suena en la radio. y que, por otra parte le hace recordar a quien le espera en casa, de la cual sigue enamorado como el primer día...







domingo, 26 de julio de 2015

Capitulo 669: Que las volvamos ha asar.

 Y un año mas volvimos a celebrar la fiesta del barrio, como la llaman los mas peques que por aquí abundan por suerte, en mayoría. Son los que mejor se lo pasan y hacen ellos también posible con sus juegos e inventos, que este fin de semana no decaiga de un año para otro. Y es que es una tontería el juntarse quizás, pero ellos empiezan a ponerse nerviosos desde principio de la semana con los preparativos previos. Globos de agua, sprays para pitarse o cualquier cosa que se les pueda ocurrir, en este barrio se realiza este fin de semana.

Nosotros, los mas mayores, sabemos que cada año le toca ir a comprar los trastes a dos vecinas del barrio. Esta tradición lleva ya varios años. Siete en concreto y aunque a lo mejor durante el año el trato entre los vecinos no es muy allegado, es cierto que no he visto ningún mal rollo entre nosotros desde que llevo viviendo en este lugar. Y eso se agradece, saber que tienes a gente cercana para lo que te pueda hacer falta es importante. La algarabía de los niños que cada noche visitan nuestro tranquilo barrio animan el lugar. Los coches no existen en nuestra calle y el que pasa por ella sabe que dicho lugar está plagado de niños y por lo tanto debe de tener cuidado.

La barbacoa famosa volvió a echar humo y el olor a carbón cubrió todo el barrio. El maestro cocinero Antonio, volvió a sudar la gota gorda y con su temple habitual consiguió de nuevo que la carne estuviera exquisita. Un plato mas de cada casa demostró a todos lo buenas cocineras que existen en el lugar y entre cerveza y cerveza y algún aperitivo mas, fuimos pasando la noche comentando los días veraniegos calurosos que llevamos y como nos la ingeniamos todos para ir sobreviviendo.

Los calambucos no faltaron y con la media noche alcanzando el reloj, el tan deseado fresco hizo acto de aparición y allí se estaba en la gloria. Risas, chistes y niños de aquí para allá nos fuimos acompañando hasta altas horas de la madrugada, donde en un santiamén quedó todo recogido como si nada hubiera ocurrido en el lugar.

Y esta mediodía las "sobras", por lo que es ya tradición que sobre para poder de nuevo comer juntos el domingo.

Y así es mi barrio y sus gentes, y bien contento yo de pertenecer a el. Saber que estas historias no se hacen casi en ningún lugar del pueblo nos hace persistir en que no decaiga nuestra fiesta y si el tiempo lo permite y estamos todos bien de salud, el año próximo el ultimo fin de semana del mes de julio volveremos a encender la barbacoa para que ese aroma a carne asada no se nos vuelva un extraño.

Gracias a todos en especial a Juana Mari y Miguel por cargar con casi toda la ceremonia cediendo el lugar.

Fotos: Juana Mari.









domingo, 12 de julio de 2015

Capitulo 668: Ruta en el Torno.



Otro domingo mas a pesar de las altas temperaturas, no podíamos quedarnos en casa. Por eso a las siete de esta mañana, hora oficial para salir a comernos nuestra comunidad, nos dábamos cita en la plaza de Huertas, donde en este tiempo, solemos emparejar con jóvenes que a esa hora llegan a sus casas. Eterna juventud!!! a otros ya nos da por otras cosas...

Allí nos hemos dado cita cuatro amigos senderistas que anteponemos el salir a caminar, a otras obligaciones y luchamos por conseguir que nuestra tierra no caiga en el olvido, ademas de intentar pasar nosotros buenas jornadas dominicales. Lo primero lo vamos consiguiendo poco a poco y lo segundo... no tengáis ninguna duda de que no hay domingo alguno, que no logremos desconectar de la rutina semanal y de los problemas de todos los días. Caminar, conocer, charlar, reír, sudar, aconsejar, ayudar..son algunas de las cosas que cada día de ruta es de obligado cumplimiento realizar.

Con el pan del motor a buen recaudo, ponemos rumbo hasta Plasencia. Es otra de las cosas habituales ya en nuestras rutas el conducir con el olor a pan en nuestras narices.
Hoy decidimos pasar por Monfrague sin saber que cualquier día puede ser bueno para contemplar la naturaleza, sin apenas bajarse uno del coche hoy hemos disfrutado de un enorme jabalí, que tranquilamente nos ha cruzado delante del coche. Quiero recordaros a todos que es importante pasar por el parque a velocidad reducida, no sabes que en cualquier momento te puede sorprender cualquier animal y meterse debajo del coche, con el daño que podría conllevar tal hecho. Unos metros mas adelante una cierva de gran tamaño nos esperaba en la cuneta, sin apenas darnos tiempo a sacar los móviles para fotografiarla. Aunque un poco mas adelante, otra cierva daba de mamar a su joven cervatillo, que al vernos ha decidido desaparecer en la maleza. Con algunos avistamientos mas de ciervas y sus crías hemos acabado de cruzar el parque, con la satisfacción de todo lo visto.


Conversando sobre todo lo vivido en el viaje, hemos cruzado Plasencia rumbo hasta la localidad de El Torno, a la cual hacia justo un año que no volvíamos. Por sus calles la gente mayor ya venia de vuelta de sus paseos y los últimos recogedores de cerezas, apuraban las ultimas que quedan ya en los arboles. Es verdad que una vez acabado dicho trabajo, es cuando el Valle y sus pueblos cobran vida. Durante la cosecha allí trabaja todo el mundo y nadie tiene tiempo para disfrutar de una jornada de descanso, menos aun este año que la calor reinante a adelantado varios días el final de la recogida cerecera.


Llegar a cualquier pueblo del Jerte obliga a entablar conversación con cualquier vecino. Existe poca gente tan amable y dicharachera con los forasteros como los residentes del Valle. Hoy sin ir mas lejos hemos emparejado con Manolo, el cual venia ya de sus tareas tirando de un burro. Este hombre por lo visto es uno de los que se encarga de tener un poco cuidadas las rutas que hay marcadas por los alrededores del pueblo. Después de comunicarle la ruta que teníamos pensado hacer, nos ha contado varias anécdotas y otro montón de historias a velocidad de crucero. Un par de plumas de buitre que yo llevaba en la mochila de adorno me las ha pedido, diciéndome que coleccionaba plumas de cualquier pájaro. Así que regalandoselas, hemos conseguido despedirnos de él, antes de que la calor nos adelantara en la ruta.


La ruta es corta, unos nueve kilometros escasos los cuales en su parte mas dura te hace sudar un poco. El muerdino nos le hemos comido en el mismo sitio que el año pasado, con la excepción de que este año en la zona existían mas mosquitos y algo menos de agua. Ya nos lo había advertido nuestro amigo Manolo...


Después de comer viene el tramo mas duro hasta llegar a la parte de arriba de la garganta "Puria", hemos preferido hacerla a buena velocidad para de esa manera quitarnos toda la calor que vendría después con el paso de las horas.
Visitando un hermoso chozo de piedra hemos seguido caminando en busca del pueblo, donde teníamos previsto refrescarnos en su piscina natural. Allí hemos vuelto a comprobar en nuestras carnes el agua fría del Jerte, la cual nos relaja de forma significativa una vez terminadas nuestras rutas.


Con la misma pena de todos los domingos hemos abandonado el lugar para tomarnos un refrigerio antes de poner tierra de por medio y regresar a nuestras casas. Pudiendo comprobar como la temperatura puede variar hasta cinco grados de una comarca a otra.
Otra ruta mas por nuestro querido valle del Jerte, el cual nunca dejará de sorprendernos en cualquier época del año.


Nos vemos por las callejas mientras se pasa el calor...



La ruta.