Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

jueves, 12 de octubre de 2017

Capitulo 862: Trujillo- Aceuchal.



El partido de la octava jornada de la tercera división extremeña entre los equipos del Trujillo y el visitante Aceuchal, se disputaba este jueves a las cinco de la tarde.
Llegaban los dos equipos con sensaciones diferentes, puesto que el Trujillo perdía por la minima contra uno de los gallitos de la categoría, el Plasencia, dando muy buena imagen y con 9 puntos en su casillero. Por el contrario el equipo Piporro venía de perder en su casa contra el Diocesano por cero goles a dos y con tan solo una victoria en su casillero, la conseguida en campo del Santa Amalia.

Con el campo bastante seco y buen ambiente daba comienzo el partido. El equipo local con bastantes bajas en el centro del campo, puesto que la ya consabida de Liberal por sus 6 partidos de sanción,  la lesión de Beato, se unía también la de Manolo, el cual el equipo ha echado mucho en falta. Willy tampoco era de la partida por un esguince que se produjo en Plasencia. Por eso el equipo ha tenido que fichar y lo ha hecho por medio de Chamorro, jugador anterior de la Cruz Villanovense y que peleará por un sitio en el centro del campo del equipo celeste.

El once del Trujillo me ha parecido muy ofensivo, sin apenas centro campistas de oficio y si mucho delantero y extremo. Con Martins haciendo de nueve al comienzo, (lugar donde anda un poco perdido) Alex por una banda y por la otra unas veces Chori y otras Martins. Kike se movía por detrás intercambiando mucho las posiciones y Jaime en su posición de segundo punta o falso nueve, era el hombre mas peligroso.

El comienzo del partido ha sido de mucho tanteo y un poco apático por parte de los dos equipos. Ninguna llegada al área durante los primeros quince minutos que el partido era algo aburrido.
El conjunto de Tierra de Barros estaba bien posicionado y tan solo su banda derecha parecía desbordable. El Trujillo se empezó a dar cuenta de ello y los balones comenzaron a llegar a las botas de Alex, que con su velocidad hizo un par de buenas internadas, apoyado por un incombustible Kike, el mejor del equipo trujillano.
Fruto de una de esas jugadas llegó el primer gol trujillano, balón que centra Kike y este se envenena pasando por encima del meta Piporrero y poniendo el 1-0 en el marcador.

Era el minuto 25 y el publico confiaba en tener una tarde tranquila, aunque es verdad que el equipo andaba algo atascado en su centro del campo y el juego no fluía como nos tiene acostumbrado este equipo.

Por el minuto 30 una gran parada de Jorge evitaba el empate y poco después parecía que el equipo local podría ampliar ventaja. Pero los últimos minutos del primer tiempo han sido de poco juego.
El jugador visitante Platero muy rápido e incisivo ha sido el mejor del Aceuchal en la primera mitad.

Se llegaba al descanso y la grada andaba algo desconfiada, puesto que el juego desplegado no dejaba claro que el equipo trujillano pudiera conseguir hoy la victoria.
El comienzo ha sido muy ilusionante y el equipo celeste apretaba en busca del segundo gol. Un gran tiro de Manzano la despejó a corner el meta visitante. Cuatro corners seguidos parecían síntoma de llegar el segundo gol local, pero nada mas lejos de la realidad.
El Aceuchal se ha ido adueñando del centro del campo y mucho mejor físicamente llegaba a todos los balones. Un Chori muy desconocido era desbordado en el centro y tan solo los balones en largo a Martins, eran vía de escape para despejar el peligro visitante.

El cambio obligado al descanso de Nieves por Doncel no le vino muy bien al equipo y los visitantes atacaban muy bien por banda izquierda. Así en el minuto 70 llegaba el empate, gol que toda la grada parecíamos presagiar.
Lejos de conformarse con el empate el equipo piporro dándose cuenta de su forma física se lanzó a por la victoria.
Cinco minutos después un claro penalti dentro del área trujillana le servía a Peñato para hacer doblete y colocar el 1-2 en el marcador.

La lesión del recién incorporado Pirelli hacía debutar al nuevo fichaje trujillano, que ha tenido poco tiempo y un mal escenario para demostrar nada.
En el minuto 80 y con el equipo local totalmente agotado y muy mermado mentalmente, el mejor jugador del partido Pablo Platero ponía el tercero en el marcador.

Sin tiempo para reaccionar el portero local Jorge ha evitado una derrota mas abultada. Llegándose al final con la victoria visitante por 1-3.

Justa derrota que nos servirá para saber que ningún equipo es fácil en esta categoría y que hace falta dar el cien por cien para sacar puntos.
Otro tema que no me gusta es ver las tarjetas tan tontas que nos sacan por protestar, un poco de humildad y a jugar señores, que queda mucha liga y el objetivo es salvarse y disfrutar lo que podamos.

Hay que darlo todo el domingo en Valdivia. Vamosssss

3 Puntos: Kike
2 Puntos: Jorge
1 Punto: Jaime

P.D: Hay que llamar a la federación y decirles de que color es nuestra camiseta, segundo partido que prestamos ropa al equipo visitante.

Fotografías: Jose Búrdalo.







domingo, 8 de octubre de 2017

Capitulo 861: Cruzando la plaza.



Uno entiende este momento si es de Huertas o ha pasado varias fiestas aquí. Uno sabe de lo que hablo si por su garganta algún gallo le ha visitado cantando la "salve". Algunos sabemos contener de puro milagro las lágrimas justo al escuchar el ultimo " Viva la Virgen del Rosario" lanzado al cielo por el cura de Huertas. Muchos nos abrazamos deseándonos la frase mágica de Huertas "que la volvamos a ver", mientras otros miran hacia la terraza de "los mellis" para ver lanzar los cohetes. Las vacas esperan dentro de los coasiles para salir corriendo calle palmera abajo en busca de los chiqueros que esta tarde habitaron durante el rato antes de salir. Y por fin el ultimo cohete explota en el cielo y los besos y abrazos que no habías dado antes a los paisanos y amigos, que toda la semana hemos aguantado las capeas juntos, es el momento de darlos.

Bajan las ultimas vacas y es el momento del reencuentro entre los que se sientan arriba y los que andamos por la zona de abajo. No puedo evitar seguir emocionándome al ver despedirse a los amigos que mañana vuelven a sus respectivas tareas estudiantiles. La universidad les espera y pasaran varios meses hasta que todos vuelvan a emparejar en su pueblo. Por eso las lágrimas inundan la arena del coso huerteño que parece querer despedirse también de todos.

Después de soportar las fiestas mas calurosas que un servidor ha conocido en lo que llevo vivido, sentarse un momento en el pilar a esperar a todos los amigos e hijos de la peña es un alivio de frescor. Aunque la pena ya se apoderó de todos siempre queda alguna sonrisa que dedicar al primero que diga que ya nos queda un día menos para las del año que viene.

Todos planeamos irnos pronto puesto que mañana toca volver a la bendita rutina y antes debemos de ducharnos, cenar algo el que sea capaz de hacerlo y volver a conectar la "puta" alarma que mañana se verá negra para despertarnos de este magnifico sueño que todos hemos vivido durante estos diez días que es verdad que se nos hacen largos en algún momento, pero que una vez llegado el final nos sigue dando pena a todos.

Cruzas la plaza despidiéndote de todos y cada uno de los conocidos que te vas encontrando por la zona, haciendo mas hincapié al encontrarte de frente con alguno de los miembros de la comisión, uno que ha pasado por ahí sabe lo que gusta que te agradezcan tu esfuerzo al terminar las fiestas.
Tenemos que comprar algo de pan para cenar y uno se rebusca en los bolsillos para ver si entre las pipas que todavía quedan, encuentras un misero euro que te haya sobrado para pagar.
 Lo compras aunque algunos deciden pasar por una abarrotada churrería y despedir las fiestas al son de unos cuantos churros, total el régimen le empezaremos todos mañana.

Y justo antes de enfilar la calle que me lleva  a casa, decido ir a hacer el ultimo pis en los acertados servicios públicos que hemos estrenado, aunque una sonrisa se me escapa al encontrarme justo delante del pedazo escalón que hay que subir para acceder a los mismos. Es allí donde decido escribir esto justo al llegar casa, pensando en cumplir el pacto que cada año hago con la patrona del pueblo, aunque te vea poco y no nos llevemos muy bien, al año que viene nos volvemos a ver.

Buen viaje a todos y enhorabuena a todos y cada uno de los que habéis hecho posible que en el podium de las mejores fiestas de la comarca, siga reinando en el primer puesto las fiestas de Huertas de Ánimas.

Salud para las del año que viene.

Fotografía de portada: Carlos Bravo.









jueves, 5 de octubre de 2017

Capitulo 860: Cambiar odio por abrazos.



No lo quisimos creer y sucedió. Abrazados sería diferente.
No lo quisimos ver y apareció en todas las televisiones del mundo. Un abrazo nos hubiera sosegado a los dos.
No quisimos ver el odio que nos han inculcado y lo estamos viendo, leyendo y algunos padeciendo. Si nos hubiéramos dado aquel abrazo que ahora duerme cerca de Marte la vida seguiría su curso.

Unos simples trapos pueden con relaciones de hace muchísimos años. Abrazados nos hubiéramos arropados al mismo y el frío no vendría a visitarnos.
Familias divididas por pensar diferente, por creer en cosas distintas y por no abrazarse desde hace... que se yo.

No soportamos salirnos del camino marcado a pesar de saber que existe una vereda por la que se puede atrochar.
No queremos creer que juntos estamos bien y pensamos que existe la tierra prometida, esa que en tantos cuentos hemos leído desde que tenemos uso de razón.
El miedo se ha disfrazo de odio en muy poco tiempo a pesar de no conocer todo lo sucedido. Abrazados seguro que el final hubiera sido otro.
Gente que en lugar de abrazarse se han dedicado a sembrar odio a ambos lado del camino, como si ellos tuvieran las llaves de los candados de nuestro futuro, de nuestro bienestar y del cajón donde guardamos nuestros abrazos.

Quisiera tener la llave maestra que abriera esos candados, sin necesidad de recurrir a la fuerza de una cizalla para romperlos. Estas herramientas deberían de sobrar en nuestra sociedad y seguro que es posible cambiarlas por abrazos.

Porque no nos merecemos un mundo peor. Porque sin apenas dejarnos opinar ya nos han tildado de lo que somos o lo que según ellos quieren que seamos. Porque en esta historia solo puede haber dos bandos y si no quieres comulgar con ninguno de los dos, es necesario darte un empujón y ponerte debajo de la bandera que ellos te adjudiquen.

Yo quiero ser frontera en esta negociación y llenarla de abrazos. Para cuando deseen pararse en sus caminos y levanten sus frías cabezas, puedan ver perfectamente que así solo han llegado al punto que la gente de paz jamás desearemos para nuestros hijos.

No seré yo quien desee que le corran a palos a nadie, ni que a los que llevan los palos, otros les tiren piedras. Porque todo eso se calma con los abrazos que no os distéis a su debido tiempo, y que nosotros, los que vivimos en las fronteras entre palos y piedras, guardamos para repartidlos en ocasiones excepcionales.

No sembréis más odio por favor, cambiadlo por abrazos antes de que sea demasiado tarde y todos nos arrepintamos de ellos.

Firmado:
Un extremeño anonadado y triste.

martes, 26 de septiembre de 2017

Capitulo 859: El último embajador.


Una voz potente retumba justo detrás mía, a la vez que una mano enorme me toca el hombro izquierdo. Sin darme la vuelta estoy seguro de saber quien es, pero juego a imaginarme la ropa que trae puesta y apuesto conmigo mismo que su cabeza viene cubierta con la gorra que estos días, lucirá en las fiestas del pueblo.

Huele a tabaco rubio y sin dudarlo, se que ese cigarro es suyo. Mira que le dijeron que tenía que dejarlo y el muy cabrito viene fumando. El olor a colonia abunda en su cuerpo aunque no me suena que sea la misma que traía otras veces.

Seguro que viene con sus inseparables gafas de sol que no las deja atrás ni cuando está nublado. Traerá los ojos como para mostrarlos; ya me han comentado que ayer tuvieron cena para preparar el menú de las fiestas, aunque eso a él le da igual, se come lo que le pongan delante. Cocido, frito o asado. De pelo a pluma, el caso es juntarse alrededor de algún manjar.

Este año cambio de sitio en las capeas. la farola del Charco tiene los barrotes demasiado estrechos, no sé quien fue el técnico que la diseñó. pero viendo la distancia entre barrote y barrote, me puedo imaginar quien fue. Tampoco hay tantos en la peña con ese tipo "pilsen". Además de que cada vez beben menos y se dedican a tirar los cubatas encima de los que nos gusta dar un pase, eso si, sin arriesgar mucho. A no ser que el arroz con gallo de corral le hayan cocido con vino de pitarra y entonces al mezclar, nos de por ser mas valientes de lo habitual. Algún día, quizás el miércoles que es el día donde toreamos los mas cobardes, ¿Verdad Pandereta? Tú ya lo hiciste un año que te vi yo.
Si Julio "Saturio" me deja el capote y Manolo Marcos se agarra al otro lado a lo mejor me atrevo, pero seguro que Vito "Jumeo", Pañero y Antonio Mateos tiran de mi y me meten dentro de los barrotes, como si esa vaca fuera a hacerme algo.

Donde me pongo este año los barrotes son de madera, la han montado los "Coloraos" y unos cuantos más después de apretarse tres "botellines" "anca Galvez" que se ha puesto contento al verme. No te jode, siempre invito a to Dios que hay recostado a la barra. Popi y "Sino" me dicen a voces desde la otra punta del bar que si me salvo y yo ni me acordaba de que aquello significaba pagarles una. Estos dos siguen igual que siempre y dicen que están esperando a los hermanos Eloy y Manolo para tirar ahora de la soga, aunque al que se oye venir de lejos dando voces es a "Zarito" y Manolo "Cojones", vienen diciendo que el jamón este año se le comen ellos en su farola.

No han subido las vacas y Manolo "Colorao" ya está cantando. Le acompaña "Aleandro" que con la ya famosa canción de "La calleja la Rocha", hace cantar a todos. Juanjo "Tupío" me hace de rabiar quitándome la gorra y dándosela a Tío Gonzalo, que dice que él no ha sido.
Nada mas salir la vaca atropella con el muñeco de serrín que Tío Juan Pulga ha hecho a los muchachos que andan por aquí, para que se diviertan. La cornada no es muy honda y con un pañuelo le han hecho un torniquete. El inventor ha sido "Rubinche" que hoy ha dejado pringado a "Lolete" con las ovejas y se ha escapado a ver las capeas. Dice que las vacas de Torremocha no se las puede perder, aunque le ha dicho su hijo Dieguito que no han echado las grandes, no vaya a ser que tengamos que contar alguna desgracia. Han visto a Juan y Medio y Rufino "Solivilla" un poco "al pistados" a mediodía y no se fían de ellos.

Tengo hambre y nada mejor para calmarla que la patatera con queso de "Tupío", como la echaba de menos. Me vuelven a dar mi gorra y ocupo sitio en uno de los tablones que Antonio Teniente, Casimiro Pino y Andres "Jandalo" han estado montando estos días. Dicen que hay que ponerles algún puntal debajo, porque somos muchos y no vaya a ser que pase como el año pasado que por lo visto se cayeron unos cuantos de la farola, aunque a ninguno les pasó nada.

Juan "Cascarilla" sale con los mansos para recoger la vaca y cuando lo hace, la gente le aplaude. Su hijo Quini está al tanto por si tiene que echar una mano a su padre.

Y así vamos pasando la tarde hasta que salga la última y nos vayamos a echar un baile. Aunque antes tengo que ir a ver a "Churri" me ha salido un espolón y me lo tiene que quitar, que así no puedo correr mañana las de Tío Luis Ricardo, que esas siempre son de las mejores. Tendrá que colarme, pues tiene la consulta de bote en bote desde que ha venido.

Pues nada Pandereta, este año te toca a ti darlas un pase que yo se lo daré desde aquí arriba y estaremos pendientes de vuestras fiestas, eso sí, sin descuidar las nuestras que cada año por lo visto son mejores. A pesar que nos pasa lo mismo que a vosotros, cada vez menos apoyo por parte del excelentísimo ayuntamiento.

Da recuerdos a los de mi peña, El Charco de Tía Rentera, y diles que no chocheen tanto y salgan a disfrutarlas como si no hubiera un mañana, que van estando todos muy mayores para lo jóvenes que son.....

Siempre en mi memoria "Manolón", te echaremos de menos.



Fotografías: Pagina Web de Huertas de Ánimas.






lunes, 25 de septiembre de 2017

Capitulo 858: Ruta Belén- Guadalupe.


Mentiría si dijera que el día que me comunicaron la fecha de la ruta, una sensación de miedo y acojono se apoderó de mí. Si el año pasado dije que no me atrevía a realizarla por falta de entrenamiento, este año me empezaron a tentar los amigos de Belén mucho antes, para que no me valiera la misma excusa del año pasado. Así que cuando se organiza la cena para saber quienes vamos y quienes no, uno ya no se echa para atrás. La verdad que da gusto estar con este grupo de gente enamorada de grandes retos y por supuesto el senderismo.


Unos llevan un poco de esto, otros un poco de lo otro y ya está montada la cena. Allí a los nuevos no se si nos dan mas ánimos o si por el contrario nos quitan las ganas de hacerla, el caso es que te aconsejan que llevar, como hacerla y poco más, luego cada persona es un mundo y tiene que saber hasta el limite que puedes llevar a tu cuerpo.



Una semana de andar después de currar algo mas de la cuenta para preparar esta ruta y ya está. Sin miedo ninguno. Noches pensando en que debía de preparar y bromas por el grupo de wasap de la gente que íbamos a realizarla.
La noche antes duermo poco y el sábado por la mañana toca currar un rato, no mucho que a las cuatro de la tarde nos ponemos en marcha. Cuando te dicen que la distancia son unos 65 kilómetros mas o menos un escalofrío te recorre el cuerpo, pero a la vez me viene a la mente esa fuerza necesaria para saber que yo debo de poder con este reto sea como sea.


Una vez cargadas las neveras y mochilas de apoyo en el coche que será nuestro ángel de la guarda y que conducirá un tal Manolo (jejejeje), comenzamos a caminar justo desde el parque de Belén, donde nos ponemos en marcha 11 senderistas a los cuales se nos unirán 15 kilómetros después, otros tres compañeros más.
La verdad que hace un poco de calor para caminar, pero sabemos que esta temperatura no debe de durar mucho. Pronto nos vamos conociendo un poco mejor todos los caminantes que antes no habíamos salido juntos y vamos recortando distancia hasta la primera parada donde se unen los nuevos compañero@s.


Venimos ya con las orejas tiesas por culpa de una gran cuesta que nos ha tocado subir con bastante calor, por lo que nada mas ver el coche de apoyo, nos tiramos a el en busca de algo fresco. Unos agua, otros zumos y alguno una cerveza bien fría que nos alegra el cuerpo. La gente va comisqueando poco pero a menudo. Barritas energéticas, frutos secos, alguna fruta y chocolate. Aunque alguno mete mano ya a un primer bocata.


Un cuarto de hora después seguimos sumando kilómetros al contador y nos ponemos en marcha, vamos hablando y contando historias de aqui y de allá, con tantas horas por delante la verdad que da tiempo a tocar muchos temas de actualidad que a todos nos inquietan. Los nuevos vamos preguntando por la zona que vamos a recorrer y los veteranos bromean diciéndonos que eso no es nada para lo que nos queda, frase que el compañero Jorge y un servidor hacemos nuestra durante casi toda la ruta.


A buen ritmo seguimos caminando y de vez en cuando voy preguntando al compañero Cesar, nuevo en la ruta también, los kilómetros que va marcando su gps. No le quiero dar mucho la tabarra, pero es que uno se concentra mejor sabiendo lo que lleva andado o mejor dicho, sabiendo lo que nos queda por andar.

Un poco antes de venir la noche y con 22 kilómetros recorridos, volvemos a ver aparecer al coche de apoyo, donde ahora si metemos mano todos o casi todos a los bocatas, que regados con cerveza entran mejor.
La temperatura es espectacular para caminar y después de un trozo de caminar por el asfalto, nos volvemos a meter en caminos por donde un servidor por lo menos camina mejor.
Sobre las once de la noche llevamos unos 30 kilómetros y algunos tiran ya de manga larga ante la bajadas de temperatura. Yo estoy bien con la camiseta y prefiero seguir así.
Sobre la una de la noche fue uno de los peores ratos a la vez que divertidos, el Serpa se despistó ante la noche cerrada y por hacernos mejor la ruta donde no hubiera que saltar alambradas altas, se equivocó de zona y dimos un pequeño rodeo de unos tres kilómetros o así según los gps. Cristian, Jorge y yo, bromeábamos sobre el despiste y la verdad que lejos de agobiarnos fue un rato bueno de risas y chistes. Otros los hacía menos gracia y debatían por donde debíamos de tirar; Xandra y su padre discutían por el agua y al final todos acabamos riéndonos de la situación cuando el serpa se centró y nos volvió a llevar por el buen camino.


Para mi lo peor de la ruta son los dieciocho kilómetros que se hacen por asfalto hasta llegar a Berzocana. El cansancio va haciendo mella y si a ello se une el sueño el caminar se hace mas pesado. Siento las primeras bojas en la planta de los pies, lo cual no me asusta mucho puesto que las he tenido varias veces, lo que me acobarda es que me queda mucha carretera por andar.
El coche de apoyo aparece y uno no sabe que comer ni que beber, un plátano y una barrita que a mi no me solucionan el cansancio, pero como dicen los compañeros hay que meter algo en el cuerpo.


Sigo la estrategia del ciclista Alberto Contador para motivarme y pienso que si yo voy cansado, como irán los demás que llevo al lado.
Jorge da síntomas de no poder mas y Cristian siente dolor en los tobillos. Junto con Adora. la mas longeva del grupo (que valiente es), deciden subir los últimos kilómetros que nos quedan hasta Berzocana en el coche de apoyo. Es una buena decisión cuando vas en grupo no querer hacer mas de lo que tu cuerpo puede, puesto que pones en serios aprietos a los compañeros si algo te pasara.


Cuando llego a Berzocana llevamos cincuenta kilómetros andados y una sensación de cansancio que por momentos parece querer apoderarse de mi mente. Decido ir hasta la fuente del pueblo donde me quito las botas, calcetines y pantalones y me meto dentro del pilón, que tiene el agua entre fresca y fría. La sensación de alivio me viene pronto, pero me da pena al ver allí metidos también a mis compañeros de ruta Jorge y Cristian diciendo que no pueden seguir. Aunque parezca una tontería da mucha rabia e impotencia ver así a las personas y no poder hacer nada por ayudarles.
Un rato allí metidos los tres y Carlos " el de las Huertas", que no hay un tío mas duro que él en toda la comarca, y que si le dijesen que hay que volver andando de nuevo a Belén, estoy seguro que se apuntaba.

Fuera del pilón nos ponemos una muda limpia y caminamos hasta la plaza, donde nos esperan los demás con la mesa puesta de una terraza y la cena servida. Tengo la sensación que no voy a poder comer nada, tengo nauseas y muy poca hambre. Por momentos me viene a la cabeza la decisión de acompañar a mis compañeros y abandonar, pero recuerdo que tengo en la mochila una bebida energética, que junto a un analgésico, me tomo esperando a ver si aquello hace efecto.


Mientras, mis compañeros degustan la cena y Manolo abandona ya el coche de apoyo para comer también algo (lo que traga) y desde allí se une a la ruta. El coche le relevan los dos retirados y Adora decide continuar, a pesar de tener algún que otro dolor. Los mas jóvenes David y Sergio se los ve bien. Juan Andres tira de reflex para un gemelo acalambrado y su mujer Charo es igual de dura que Carlos Relámpago, no los duele nada. A nuestro Serpa Panchito tampoco y Merche con otro poco de reflex lo soluciona todo. Xandra y su padre siguen a vueltas con quien bebe mas agua que el otro...jejejeje

Según los veteranos vamos con una hora y pico de retraso y esa frase me cabrea un poco. Pienso que en los 20 kilómetros que quedan lo querrán recuperar y yo por entonces no estoy para andar muy deprisa.

La mezcla explosiva hace efecto y los gases retenidos salen del cuerpo y a pesar de no creer mucho en esas bebidas, es cierto que el sueño me abandona y el cansancio un poco. Pronto me pruebo un poco andando por allí para ver si puedo continuar y decido que sí. La decisión tiene que ser muy pensada puesto que es el ultimo punto donde un coche puede ir a por ti, bueno, cinco kilómetros mas arriba para ser exacto el coche desaparece. Por lo que desde allí, amaneciendo, cogemos lo necesario para terminar.

Me gusta que lo que queda sea por caminos de tierra aunque es cierto que nos quedan unas bajadas peligrosas y unas subidas un poco duras pero voy bien, mejor dicho, vamos todos bien. Sin prisas pero sin pausas apagamos linternas y recogemos todo los "achiperres" que nos han ayudado durante la noche.

Nos va quedando poco y eso se va notando en el carácter de cada uno. El final de la ruta le vamos viendo cerca y eso que paramos otro par de veces para reponer líquidos y alguna que otra dulzaina que madre e hija llevan en sus mochilas. La verdad que de hambre y sed no mueres en esta ruta con todos ellos.


Los compañeros no dejan de animarme al saber que soy el que peor rato había pasado y también porque no decirlo, al que mas kilos le sobran (cago en to). Si vuelvo lo haré mas delgado, fue la promesa que hice al grupo. Jejejeje

Cuando ves las primeras casas de Guadalupe al fondo, la sensación es indescriptible y ese momento  le guardo para mi. Quedan cuatro kilómetros para los setenta pero ya se que el final le toco con los dedos, aunque con los del pie va a ser difícil, puesto que las cuestas abajo me han producido mas bojas de las que tenía en sitios que jamas antes me habían salido.

Pero me da igual, al frente Guadalupe con su belleza de monasterio esconde todos los dolores que uno pueda llevar y al llegar a la plaza no se si tengo ganas de llorar o de reírme al abrazar a los compañeros de ruta y saber que la hemos completado.

Al ver a Jorge y Cristian me alegro y a su vez me da rabia de que no hayan podido terminarla conmigo, pero no por eso los voy a quitar ningún merito. Ya están hablando de ir a terminar el trozo que no hicieron y todo el grupo ha dicho que les quiere acompañar. A mi me da igual volver, con este grupo humano voy al fin del mundo.

Una experiencia única y muy recomendable para saber el limite que tiene tu cuerpo y como puede llegar a reaccionar ante el dolor.
Una visita a la "Morena" para que los creyentes pidan sus cosas y después alguna cerveza para refrescar y celebrar lo conseguido.

Gracias de nuevo a todos los que me habéis ayudado a superar este reto, sin duda que me ha hecho conocer mi cuerpo mejor.

Al grupo de senderismo la Trocha de Belén deciros que aquí tenéis un amigo para lo que os haga falta.












































Capitulo 857: Trujillo- Santa Amalia.


Volvía el Trujillo a jugar en casa después de la abultada derrota sufrida en Azuaga, donde además de la perdida de los tres puntos, sufrió el equipo la expulsión de su jugador Liberal y su posterior y desmesurada sanción de 6 partidos.

Ante esta baja y los tocados Chori y Martins que apenas habían entrenado entre semana, Nacho Lobo tubo que hacer encaje de bolillos para confeccionar un equipo que fuera competitivo. Así que en defensa salíamos con Pacorro y Buble de centrales, muy bien los dos en lineas generales. En banda lo hacíamos con Doncel por la izquierda y con Bussy por la derecha, este ultimo sufrió mucho a la hora de defender y se vió desbordado varias veces por el equipo rival, que la verdad se vio que nunca dominó el partido, ni aun cuando se puso delante del marcador.

Pero antes de eso el Trujillo muy pronto tuvo una muy clara quedándose Willy delante del portero rival y no fue capaz de resolver.
El Trujillo comenzó a desplegar el juego que nos viene demostrando jornada tras jornada, dando igual el rival que tengamos enfrente. Y la verdad que eso gusta al publico que ayer volvió a ser numeroso y vimos gente nueva que decidió acercarse a ver al equipo y que una vez terminado salieron muy conformes con lo visto.

El Santa Amalia se veía desbordado en el centro del campo y se dedicó a despejar balones y cortar el juego del Trujillo como fuera, faltita a faltita permitidas siempre por el peor arbitro que ha pasado por el municipal; y eso que fue malo para los dos equipos sin imponer nunca en ningun momento el mismo criterio.
En una de las muchas jugadas trenzadas que el equipo local hizo durante el partido, un  muy buen Kike culminaba en gol una jugada llevada por banda derecha. Alex estuvo muy bien y Manzano jugando por el centro, es mucho mejor jugador que pegado en banda.

Pero sin duda que el mejor jugador del partido por parte del Trujillo fue su portero Jorge, el cual a pesar de los dos goles encajados fue capaz de sacar dos goles cantados, que de haber terminado en gol hubiera sido muy complicado para el equipo levantar dicho resultado.

Se llegó al descanso con el 1-0 y el publico contento y expectante sin hacer alardes de estar ganado el partido ni mucho menos.

En la segunda mitad el equipo rival salió mucho mas enchufado y el Trujillo se vio desbordado hasta que en el minuto 53 empataba el Santa Amalia.
Un palo muy duro para el equipo local que estuvo unos minutos muy tocado sin apenas reacción y fruto de ello fue el segundo gol del Santa Amalia en el minuto 65, que se ponía delante del marcador con apenas dos zarpazos en todo el partido.
Un reproche hacia el jugador experimentado del Santa Amalia Antxo, el cual se dirigió a la grada con gestos que un jugador de su categoría no debería de hacer nunca. Ademas a partir de ese momento estuvo perdiendo tiempo cada vez que podía y el pésimo arbitro se lo permitía.

Los cambios de Chori y Martins tocados durante la semana se notaron mucho, aunque no fueron ellos y si un gran Manolo que de un fuerte disparo desde fuera del área, ponía el balón en la escuadra derecha del portero que no pudo hacer nada. Este gol enchufó a la gente que se dedicó a animar a su equipo y estos se dieron cuenta que se podía ganar el partido. Dos ocasiones claras de Martins, otra de Manzano y al final otra jugada trenzada del equipo que aprovechó muy bien Manzano para poner boca abajo el Julian, que disfrutaba del resultado para mi justo en ese momento.

Sin tiempo para reaccionar el Santa Amalia le entraron las prisas que nunca tuvieron con el 1-2 y el Trujillo hizo lo mismo que ellos habían sufrido minutos antes, dormir el balón y dejar pasar los cinco minutos largos que el arbitro añadió.

Final del partido y el publico exultante aplaudiendo al equipo que se dejó la piel en el campo y tuvo una justa recompensa. Tres puntos de oro para seguir creciendo y enganchando al publico que cada día somos mas.

Puntuación:

3 puntos: Jorge

2 puntos: Manolo

1 punto: Manzano

Fotografías: Jose Burdalo.

















martes, 12 de septiembre de 2017

Capitulo 856: Entrenar en los recreos.




Cuando era pequeño nunca me importó que llegara el temido mes de septiembre, mes que volvíamos al colegio. Muchos decían que les gustaba volver porque se reencontraban con los compañeros después de casi tres mese sin verlos. Yo no era de esos, a mi me gustaba volver porque sabía que en dos semanas estábamos corriendo delante de los gigantes y cabezudos y luego, delante de las vaquillas de por la mañana, Cuando todo era normal y apenas había ningún percance. Hoy se han empeñado entre unos y otros en quitar esa ilusión a los chavales que entrenan estos quince días muy duro en sus recreos, saben que tienen que estar en forma para estas carreras a pesar de que a muchos de ellos no los dejarán ni asomarse a la plaza. Me da pena de ellos.

Las leyes están para cumplirlas, eso está claro, pero todas las leyes, porque llegado este mes el pueblo no huele a flores, huele a una planta que para unos debería ser legal y para otros muchos no. Como de momento es ilegal, los que deben de hacer cumplir la ley y el orden, deberían poner el mismo empeño o más en estas cosas, que no en bobadas y tonterías.

Me asusto de tener que volver a escribir de nuevo de este tema, pero lo de Huertas con el tema de drogas pasa ya de castaño oscuro y cuando uno está criando como se dice por aquí, su deber es preocuparse de la educación de sus hijos. Me importa tres cojones que los de siempre vuelvan a recriminarme mis escritos, no me pienso callar hasta que vea que mi pueblo es un lugar seguro para mis hijos. Y por desgracia hoy en día no lo es.

Uno piensa muchas veces que si los que trapichean con este tema son bien vistos por la fuerza del orden y les dejan hacer, porque mas claro no lo pueden tener.

Ya vale, hagan algo (su trabajo) de una puta vez y limpien este pueblo de camellos, dromedarios y animales que nos son autóctonos de aquí.

Mis hijos y sus amigos seguirán entrenando para correr delante de las vaquillas y mucho mas deprisa, delante de los gigantes y cabezudos, mientras corran delante de estas cosas sus padres estaremos contentos, pero viendo como está el pueblo no dudamos que algún día delante de quien corran puedan ser las fuerzas del orden y ese día por lo menos yo estaré tranquilo con mi conciencia, sabiendo que puse todo lo que estaba de mi parte por buscar y construir un pueblo mejor. Lo demás está en vuestras manos.