Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Capitulo 878: Ruta en Casas del Castañar.


Volver al Valle del Jerte en pleno otoño debería de ser una obligación para cualquier senderista de la comarca extremeña, puesto que sin duda es el lugar de toda la comunidad donde mas colores distintos se pueden apreciar. Por eso todos los años en esta fecha solemos ir en busca del otoño, aunque bien es cierto que este año ha llegado mas tarde.

Esperando las ansiadas lluvias que llegan a cuenta gotas uno se replantea mucho que rutas hacer, puesto que da verdadera pena ir a caminar por lugares que en otras fechas estaban radiantes de agua y de color verde y que este año por desgracia, son pacto de la terrible sequía que estamos padeciendo.
Por eso en la mañana de ayer tocaba visitar el querido Valle del Jerte y elegimos una ruta algo mas larga de las que solemos hacer por estas tierras que discurre por el pueblo de Casas del Castañar y sube hasta los riscos de Villavieja, pasando por los famosos castaños centenarios que son impresionantes.



La ruta es un poco rompe piernas y hay que estar un poco preparado para realizarla, si no quieres quedarte seco en alguna de las cuestas que hay en dicho recorrido. Nosotros ayer tuvimos la suerte por un lado de hacerla con niebla y por otro lado la mala suerte que no pudimos apreciar bien las vistas que hay en lo alto de la cumbre que coronamos. Lo que para caminar dentro del bosque nos vino bien, para apreciar buenas vistas nos vino mal, pero hay que quedarse con la buena mañana que pasamos, con una temperatura espectacular y trayéndonos en la mochila otro lugar que hemos conocido y que si por bien es, volveremos a recorrer mas pronto que tarde para esta vez, poder contemplar las vistas que hay en dicho paraje.



El muerdino estuvo de diez, disfrutar nuestras viandas en un lugar privilegiado buscando un cancho que nos protegiera del aire fresco que en la cima soplaba, no tiene precio y sin duda que regarlo con buen caldo de nuestra tierra ayuda a poner mas ganas de llegar al lugar pactado para dicho menester.

Si realizáis esta ruta llevad descargado el track e ir muy pendientes de el, puesto que hay un montón de desvíos que no están señalizados y que te harán dudar mas de una vez. Nosotros como siempre regalamos a nuestras piernas algún kilómetro extra, por si se nos hacían pocos los que había que caminar, pero no nos importó mucho, puesto que el lugar invitaba a perderse de vez en cuando.



Y el rato que estuvimos contemplando los castaños fue sin duda uno de los mejores momentos de la mañana, saber que aquellos ejemplares han visto pasar delante de ellos miles y miles de personas, así como animales salvajes y quien sabe si en el alguno de ellos no llegó a rascarse algún que otro oso de los que hubo cientos de años atrás en este precioso valle.




El agua nos hizo una pequeña visita y nos hizo dudar si ponernos los trajes de agua o seguir caminando hasta el coche a buen paso para no mojarnos mucho. Pero fue vista y no vista y cuando quisimos darnos cuenta apenas chispeaba.
Casi seis horas andando que nos hicieron aprovechar al máximo nuestro domingo que preferimos disfrutarlo de esta manera antes de quedarnos sentados toda la jornada viendo pasar las horas en el reloj.


Volveremos sin duda alguna con la esperanza esta vez de poder apreciar las vistas que ayer una espesa niebla, no nos dejó.


Nos vemos por las callejas, si la niebla nos deja ver.

La ruta











sábado, 9 de diciembre de 2017

Capitulo 877: Trujillo- Calamonte.



Volvía el equipo trujillano a su estadio después de ganar en Almendralejo al filial del Extremadura con la moral por las nubes. El rival que tocaba era el Calamonte que se encuentra colocado en la clasificación, justo un peldaño por encima del Trujillo con los mismos puntos. Por eso el partido se presumía igualado y muy trabajado por los dos equipos como así fue.

El equipo local volvía a ofrecer un parte de bajas terrible unido a la sanción de su jugador mas tarjeteado Liberal, por lo que Nacho Lobo tuvo que hacer de nuevo encaje de bolillos para ofrecer un once de garantías. Sin Bublle, Doncel, Manolo y Chori y con la baja de Liberal, la medular la ocuparon un buen Beato junto a un incansable Juanlu, el cual despedía a su abuela esta semana, por lo que el partido contó con un minuto de silencio antes de que el colegiado pitara el comienzo.

La defensa compuesta por Bussy, Nieves, Manu y un correctísimo Pacorro, que se marcó un partido casi sin errores. Con Manzano junto a los dos jugadores anteriormente nombrados era el encargado de poner en juego todas las faltas y los corners que se lanzaron, siempre con peligro pero fue difícil crear ocasiones de gol.

La parte delantera sin Chori, estuvo cubierta por un peleón Kike por una banda y la otra la ocupó Alex, que estuvo mejor en la segunda parte que en la primera. Arriba como un náufrago, estuvo un guerrero y combativo Jaime que demasiado solo le tocó pelear cada balón a los centrales del Calamonte que eran verdaderos armarios.

El equipo Calamonteño se presentó en Trujillo sabiendo a lo que iba a jugar, arropado por numerosos seguidores se mostró como uno de los mejores equipos tácticamente que ha jugado en el Julian. Con dos filas de cuatro y un hombre jugando en punta, que con su altura peleaba todos los balones que le llegaban por alto, porque hay que decir que el terreno de juego está en pésimas condiciones para poder practicar el futbol que este equipo trujillano viene mostrando a su parroquia por lo que los dos equipos tuvieron que abusar en exceso de balones colgados.


El arbitro, de los que casi nunca suelo opinar desquició a los dos equipos, dejando unas veces jugar demasiado y otras veces mostrando amarillas que para todo el publico eran excesivas. Así mismo dejó protestar demasiado a los jugadores y en ningún momento demostró que el que manda en el terreno de juego era él. Quizás el peor arbitro que ha pasado por Trujillo.

En cuanto a las ocasiones del partido por el Trujillo no apunté ninguna de peligro en todo el partido, a pesar de que los cambios de Lobo fueron para ir en busca de la victoria, volvimos a ver jugar a Wily y Martins y Mario ocupó el puesto de un agotado Juanlu.

Cabe destacar el buen partido que se marcó el visitante Enrique el cual me sorprendió por su desparpajo con y sin el balón, ademas de ser de los pocos jugadores que se dedicaron solamente a jugar y no discutir ninguna de las decisiones del colegiado.

Mi compañero de butaca y yo comentábamos que el Calamonte con mejor físico que el equipo trujillano, debería de haber ido a buscar el partido en la recta final, pero le vimos demasiado conformista y con mucho respeto hacia el equipo local, por lo que se llegó al final del encuentro con un 0-0 en el marcador que dejó contentas a ambas aficiones viendo la igualdad de los dos equipos. Buena entrada de público y aficionados que repetían después de haber presenciado el triunfo contra el Cacereño, que parece que hizo volver a creer en este equipo a muchos paisanos que tenían abandonado al equipo.

Último partido de la primera vuelta en el Julian que ya no volverá a recibir ningún partido hasta el 14 de enero, donde vendrá a visitarnos el lider Moralo. Pero antes despediremos la primera vuelta en Coria y comenzaremos la segunda en Castuera.
Con 25 puntos en nuestro casillero se puede calificar de sobresaliente esta primera vuelta. Ya queda menos para llegar al objetivo de la salvación, que es sin duda nuestra meta. Que nadie se confunda.

Puntuación:

3 puntos: Pacorro

2 puntos: Beato

1 punto: Jaime


Fotografías: Miguel Mateos y twitter oficial del Calamonte



lunes, 4 de diciembre de 2017

Capitulo 876: Ruta en Monroy.



Hacía mucho tiempo que teníamos metida entre ceja y ceja esta ruta, pero por culpa unas veces de unas cosas y otras veces de otras, no habíamos podido venir a conocer otro de los pueblos de los "cuatros lugares". Hace algún tiempo que conocimos Talavan e Hinojal en un par de rutas que hicimos un día que por cierto, la lluvia nos visitó. Hoy en día está todo tan seco que no apetece lo que debiera salir al campo, pero como los domingos están para conocer sitios nuevos, ayer aprovechamos el día y las ganas de algún compañero más para realizar esta sencilla ruta la cual te lleva hasta el poblado romano que allí existe y que cuenta con mil seiscientos años de antigüedad.



Como el pueblo de Monroy no está muy lejos quedamos a las ocho de la mañana en la plaza de Huertas desde donde arrancamos cuatro amigos para patear caminos y callejas extremeñas.
Uno de los cuatro acompañantes se crió en dicho pueblo y tuvo la suerte de que el colegio les llevara por aquellos años a visitar el poblado, por eso ayer mas de un suspiro se le escapó mientras hacíamos la ruta. Y es que el tiempo no para y cuando menos miras pasas de estar sentado en el pupitre a estar sentado delante del televisor sin nada que hacer.



Esta ruta es una de las que nuestro maestro Teófilo Amores tiene marcada y bien explicada en su blog "Enfilando..." Nos encanta realizar rutas suyas puesto que es sin duda uno de los mejores senderistas que conoce nuestra región ademas de explicar perfectamente todo lo que encuentras en la ruta que vas a realizar. Al leer su comentario sobre el poblado, lo mejor es copiar aquí todo los detalles del mismo, puesto que mejor no se puede describir lo que el poblado te va a mostrar.
En pocos pasos me encuentro al borde del recinto de la Villa Romana. Hay una alambrada, con acceso por varias partes, que marca los límites “de respeto” y paneles que indican dónde estamos y qué estamos viendo.
Los restos de la Villa fueron descubiertos en 1971 por dos vecinos del pueblo, José María Sierra Simón y Santiago García Jiménez que comunicaron el descubrimiento al Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Salamanca que tras diversos trámites realizó una primera excavación al año siguiente. Fue entonces cuando se pusieron a la vista algunas zonas de la llamada “pars urbana” (zona señorial o vivienda del propietario) y, entre ellas, el peristilo, la galería y las habitaciones provistas de mosaicos, así como la entrada, algunas salas contiguas y otras dependencias de uso agrícola al Sur.




El trabajo in situ fue abandonado durante casi diez años, hasta que en 1981 se hizo cargo de las mismas el catedrático de Arqueología de la Universidad de Extremadura Enrique Cerrillo Martín de Cáceres y continuaron de forma ininterrumpida hasta 1985.

Las ruinas ocupan una superficie aproximada de 5 hectáreas y se ubican en las laderas de dos cerros, por medio de los cuales corre el Arroyo Aguzaderas en el que, en la época en que la Villa estuvo habitada, se hizo un pequeño embalse para aprovechamiento de sus aguas.


El arroyo divide en dos partes las edificaciones, por lo que se ha denominado a los dos grupos Complejo Sur (primera excavada, donde se ubica la casa señorial y de los campesinos, siervos y esclavos que tenían a su servicio) y Complejo Norte, excavada en 1984 y 1985 y donde se ubican almacenes, áreas de trabajo, establos, hórreos, etc…

Las “villas” fueron el modelo más difundido de explotación agrícola y ganadera en época romana. Sus actividades principales estaban centradas en el cultivo de la vid, el olivo y los cereales, combinado con el mantenimiento de una cabaña ganadera formada principalmente por ovejas, cerdos y vacas.

El conjunto de construcciones que forman esta villa de los Términos constituye el núcleo desde el que se dirigía la explotación.
El complejo sur es el más extenso. Las construcciones se distribuyen en torno a un gran patio central o zona de tránsito. El edificio más importante es la casa del propietario, que incluye la zona de servicios, las termas y diversos espacios destinados a usos funcionales, talleres y viviendas.



Es la parte de la villa de construcción más reciente en el tiempo. Para su creación se procedió a un allanamiento de la colina y a la habilitación de un espacio destinado a la vivienda del señor. Se construyeron, además, otros edificios que pudieran brindar servicios a éste, como las cocinas y los talleres de producción artesanal.

La vivienda del propietario de la villa se situaba en el lado oriental del gran patio del complejo sur. La casa se estructuraba alrededor de un patio central porticado o peristilum, al que se accedía por un pasillo pavimentado con lajas de pizarra.
En torno al patio porticado se distribuían las habitaciones de la vivienda. La más importante se llamaba tablinum, un salón don el paterfamilias solía celebrar reuniones. El mismo está realizado con pavimento de mosaico decorado con motivos geométricos que actualmente está tapado para evitar su deterioro, por lo que no queda a la vista.



Otras dependencias importantes de la residencia señorial se destinaban a dormitorio, comedor y cenador (cubiculum, triclinium y oecus respectivamente).

Como complemento a la zona residencial, y sin acceso desde la misma, se encuentran las estancias destinadas al buen funcionamiento del conjunto, como las viviendas del servicio y las cocinas.

La villa contaba con talleres artesanales destinados tanto a las necesidades interiores de la villa como a la venta en mercados cercanos.

En la propia villa estos talleres elaboraban materiales de construcción y se encargaban del mantenimiento de las infraestructuras y de los aperos agroganaderos.
El edificio que albergaba estos espacios se emplazaba en el sector norte del gran patio que articulaba el área residencial de la explotación. La forma de la planta era rectangular. Un punto de entrada en su frente meridional conducía a un pasillo longitudinal que facilitaba el acceso a cuatro habitáculos en los que se compartimentaba eta construcción. Se han podido identificar los espacios correspondientes a la carpintería, la forja (en la que todavía se conserva el hogar) y un alfar.



Por doquier trozos de arcilla, algunos con marcas o dibujos, así como ladrillos macizos.

Como ya he dicho, entre un complejo y otro discurre el Arroyo Aguzaderas. En el cauce del mismo, y muy cerca de la zona de las termas (donde también estaban los baños), hubo un muro semicircular realizado a base de rocas de cuarzo blanco cuya finalidad era retener el agua, tanto proveniente de las lluvias como la que proporcionaba un manantial que existe en las inmediaciones. Hoy el muro ha sido eliminado en su parte central.

El complejo norte posee un carácter principalmente funcional. Las edificaciones se distribuyen dejando un gran patio poligonal, posiblemente de uso ganadero, La zona más alta está ocupada por el hórreo o granero de la explotación.

Foto 0448 c

Nada más pasar el arroyo vemos la otra colina sobre la que se asienta el Complejo Norte, también rodeado por una alambrada. Esta parte de la villa es la primera que se construyó y habitó y continuó en uso aún después de construirse y habitarse la más moderna.

En cuanto accedemos al interior del recinto vemos a nuestra izquierda varias edificaciones rectangulares. Al parecer aquí no se encontraron restos de arcilla, lo que ha llevado a los investigadores a pensar que su cubierta debió estar hecha a base de ramajes. Esto y las características de la estructura lleva a pensar que fueron destinadas a establos o cobertizos, razón por la que se encuentra alejada de la parte dedicada a vivienda.

Un poco más arriba está el edificio principal en torno a un trapezoidal. Las edificaciones ubicadas en la parte más baja de la pendiente parece que también fueron establos.

La parte derecha del complejo (zona este) forman un conjunto de cinco habitaciones a las que se accedía desde el patio central. Algunas conservan los restos de hogar. En alguna de las dependencias se han encontrado restos de fundición, lo que ha dado pie a pensar que pudiera haberse destinado a actividades metalúrgicas.

Un panel instalado en el lugar, bastante deteriorado y que he limpiado como he podido, nos da una idea de la estructura que pudo tener esta parte del Complejo Norte.

Como ya he indicado, esta parte del Complejo está peor conservado que lo que hemos visto anteriormente.

En la parte más alta de la colina está lo que, para mi gusto, es el elemento más singular del Complejo Norte: el hórreo.
La producción de cereales constituía la base sobre la que se asentaba la economía dela villa, por lo que resultaba importantísima la conservación y almacenaje del grano. Parte del cereal cosechado se guardaba en una habitación denominada “hórreum”, que era el granero situado en lo más alto de la colina.


Era una edificación rectangular asentada sobre ocho muros paralelos entre sí y de igual longitud. Sobre esos muros iban colocadas lajas de pizarra que unían un muro con otro y que formaban el pavimento del hórreo. Este sistema permitía que el aire pasara por debajo, evitándose la humedad que hubiera generado un contacto directo con el suelo.

El edificio tenía paredes de madera y una cubierta de materiales vegetales.

Al estar el edificio separado también de la zona habitada, se evitaban los peligros del fuego.

Una panel informativo (cuyo dibujo también he tenido que retocar al estar parcialmente deteriorado), presente cómo debía verse el edificio:

Lo que ha llegado hasta nosotros son, básicamente, los ocho muros que servían de apoyo al hórreo.

Aún tuve tiempo, antes de iniciar el regreso, de poder ver allí mismo alguna piedra magníficamente tallada, con ángulos rectos perfectos y que debió ser utilizada como sillar en su momento.

Un último vistazo al Complejo Sur desde la colina donde se emplaza el Complejo Norte me sirve para despedirme, con cierta pena, del emplazamiento que ha estado lleno de sugerencias de las conversaciones de la gente, las risas de los niños que habitaron este lugar hace 1.600 años que, a su vez, tendrían unas preocupaciones muy parecidas a las que tenemos ahora.

Nos vemos por las callejas.


domingo, 26 de noviembre de 2017

Capitulo 875: Trujillo- Cacereño.

Hoy veintiséis de noviembre del año 2.017 hemos tenido la suerte de presenciar en Trujillo un partido que pasara a la historia. Hacía demasiados años desde la última vez que estos equipos se enfrentaron en tercera división, tantos que muchos de los allí presentes ni habían nacido. Por eso y por que el Cacereño venía como líder empatado a puntos con el Moralo el duelo había despertado gran expectación en la ciudad trujillana. Hoy hemos podido ver a gente que era la primera vez que pisaba el Garcia de Guadiana, otros volvían después de varios años desenganchados del mundo del fútbol y otros esperaban este partido para volver a disfrutar del fútbol en su ciudad, estos lo han conseguido.

Después de la exhibición de grandeza y entrega demostrada en Don Benito donde el equipo estuvo bajo mínimos, había ganas dentro de la plantilla de que llegara este duelo. Sabían de antemano que la afición cacereña no dejaría sola a su equipo y se desplazaría en masa hasta Trujillo y la verdad que así ha sido. El campo presentaba un aspecto de grandes ocasiones y el buen rollo entre ambas aficiones ha sido la mejor noticia del encuentro. Y digo esto porque uno se ha acostumbrado a presenciar siempre alguna que otra bronca vayas al campo que vayas y hoy me asustaba que volviera a ocurrir algo con tanta gente en el campo. Pero hay que decir bien alto que ha sido una fiesta del futbol donde unos se han ido mas contentos que otros.

Como era medio del club y los socios pasábamos por caja me he ido un poco antes al campo. En los aledaños podía observarse la gran afluencia de gente y un gusanillo nos corría por el estómago antes del comienzo del partido.
Tenía una corazonada de que hoy el equipo podía sacar algo positivo de este encuentro y creo que dicha corazonada me vino el domingo pasado cuando el arbitro pitó el final del encuentro en la ciudad calabazona, allí cuando los jugadores saludaron a los aficionados que nos desplazamos, en sus caras se veían las ganas de sacarse la espina contra antes mejor. Y que mejor que contra el Cacereño ante tu afición, aunque puede ser que hoy hubiera incluso mas gente del equipo visitante que del local.

Metiéndonos en el partido la alineación local volvía a tener demasiadas bajas y uno piensa que será difícil repetir equipo en esta liga, viendo las lesiones y sanciones que tenemos jornada tras jornada. Ahí uno se tiene que detener y volver a elogiar al grandisimo entrenador que tiene este Trujillo y que seguro que será reconocido por todos cuando ya no esté con nosotros (espero que tarde mucho este día). Preparar un once competitivo pasa a ser una tarea casi imposible y Nacho Lobo lo consigue partido tras partido y ya ni los propios jugadores saben si son titulares indiscutibles o suplentes de lujo. Y eso la verdad que al grupo le viene de perlas puesto que salga quien salga lo hace bien.
Hoy con las bajas de los dos centrales titulares en los últimos partidos Bublle y Manu tocaba recomponer de nuevo la defensa. Y quienes conocemos a los jugadores bien sabemos que reemplazar a estos pedazos de centrales es complicado. Pero Nacho mira a su plantilla y ve entre todos a un tal Pacorro que sin duda ha hecho el partido de la temporada, acompañado de un tal Liberal al que los árbitros le tienen cogida la matricula en todos los partidos y nos privan demasiadas veces de verle jugar. Hoy estos dos artistas se han merendado a toda la delantera cacereña que una y otra vez se ha topado sino con uno, con el otro. Se han dejado la piel y el equipo lo ha notado mucho.
Bajo palos un tal Jorge ha completado uno de los mejores partidos de su carrera. Quizás sin paradas increíbles pero por alto ha estado inmenso dando una seguridad a su defensa contagiosa. De sus saques en largo han venido alguna que otra oportunidad de gol.

Por banda izquierda un tal Bussy se ha dejado el alma tapando una y otra vez a jugadores con mejor curriculum y mejor caché y que hoy han estado por debajo del nivel del joven trujillano. Por banda derecha Nieves se le veía muy motivado y en la primera parte le tocó defender al jugador mas incisivo del cacereño, sacando con buena nota el enfrentamiento. Con una amarilla demasiado pronto uno defiende con menos ímpetu y tienes que saber llegar al cruce en el momento exacto.

En el centro del campo la batalla ha sido bestial. Un tal Juanlu ha vuelto para quedarse y de que manera. Por alto ha tocado todos los balones posibles y alguno mas. Un tal Mario ha sido su mano derecha y entre los dos han destruido el laboratorio del equipo rival, aunque algunos no se lo reconocerán y se quedaran con el mal partido del Cacereño, sin investigar el porque de ello.

Un tal Manzano nos asustaba a todos con su entrega y valentía de todos los partidos pero hoy, multiplicada por tres. Si había un partido marcado en su calendario era este y vaya partido que se ha marcado. El primer gol del equipo ha sido obra suya después de un buen control y un derechazo ajustado al palo derecho del portero.

El público que había asistido expectante a un gran inicio trujillano empezaba a creerse que este partido se podía ganar. El publico visitante empezaba a ver al equipo trujillano como un rival difícil de batir y así ha ido transcurriendo la primera mitad.

Un tal joven trujillano llamado Kike recorría una y otra vez su banda esperando que un tal Manolo, le pusiera algún balón en sus pies y golpear de nuevo al equipo cacereño.

Y el último de los once magnifico, un tal Jaime se le hacían de noche todos los enfrentamientos que ha tenido con los centrales cacereños, sobre todo Carlos Fernandez que es un armario importante y que hoy ha demostrado que puede jugar en categorías superiores a la tercera.

Cuando el arbitro ha pitado el final del primer acto la gente se ha refrescado las gargantas ante la calor que el sol de otoño metía. Otros comentaban lo sucedido en el primer acto y temían la esperada reacción del Cacereño dada la diferencia de plantilla. Pero lo bonito de este deporte que muchas veces las ganas y el trabajo están por encima de los nombres. Como por ejemplo hoy ha sucedido.

El comienzo de la segunda parte nos ha dejado un cacereño mas ambicioso con su lateral derecho jugando casi de extremo, para mi sin duda el mejor de los visitantes, por donde han venido todas las ocasiones de peligro. El empuje visitante metía a los jugadores locales en su área y el publico comenzaba a ver como el empate podía llegar de un momento a otro. Y si, llegó en el minuto 63 en una jugada embarullada que Alex Garcia definía delante de Jorge que no pudo hacer nada.

Ahora la afición visitante se crecía y creía en la remontada, a mí me asustaba que el equipo local acusara el golpe y quedara noqueado, pero lejos de eso se ha repuesto bien y pronto. Se han vuelto a hacer con el control en el medio de campo y los cambios de Nacho le han venido al equipo de maravilla. Un tal Beato del que seguro que escribiremos tardes de gloria daba templanza al centro del campo. Un tal Alex salía súper motivado a jugar los minutos que el míster le ha dado. Y un tal Chori que nos daba el susto la semana pasada en Don Benito a redondeado la tripleta de cambios dando frescura al equipo.

Quienes no conocen a este entrenador y equipo pedían a sus jugadores que no anduvieran con contemplaciones a la hora de despejar la pelota y que se dedicaran a destruir las arremetidas del equipo visitante para conservar el empate. Pero este equipo no está hecho para el conformismo y quienes les conocemos sabemos que hasta el ultimo minuto van a buscar siempre la victoria, incluso como el día del Jerez que nos costó perder. Pero yo prefiero eso a ser un equipo del montón, de los que su entrenador dice no se juega mas y eso hacen.
En un balón dividido entre el ultimo defensor y el portero cacereño, el tal Alex cree en el balón y le lucha anticipándose al portero y plantándose solo delante de la portería rival para poner el resultado definitivo en el marcador.
Era el minuto 89 y el júbilo se establecía entre los aficionados locales los cuales se abrazaban como hacía tiempo que no lo hacían. Quedaba tan solo el descuento para poder escribir en la larga historia futbolística de la ciudad, esta gran victoria ante el mejor equipo de la provincia cacereña.

La verdad que no se lo que han añadido al final, pero se nos ha hecho eterno a todos los allí presentes que hemos visto los últimos compases puestos en pie.
Un par de balones colgados al área trujillana, la segunda amarilla a Nieves para no variar ningún partido y final del encuentro.
Alegría en la afición local y cabreo monumental en la visitante, quienes nos han confesado que hemos sido justos vencedores de la contienda.
Gracias jugadores y cuerpo técnico por devolver la ilusión a Trujillo y su comarca por el futbol, solo queda la unión de categorías inferiores para completar una gran temporada. Que los juveniles puedan debutar en el equipo de su ciudad, no cortéis las alas al futuro, gracias.

Hoy es uno de esos días en los que duele puntuar, puesto que todos merecen los tres puntos. Pero me tengo que quedar con estos tres:

3 puntos: Pacorro.

2 puntos: Bussy

1 punto: Juanlu.

P.D: La puntuación de los jugadores es una opinión mía, por lo que seguramente que muchos partidos no estarán los espectadores de acuerdo con ella. El resultado final de esta puntuación solamente en los partidos de casa será premiada con el primer trofeo al cual ya le han puesto nombre hoy.


(Vaya chapa)