Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

domingo, 18 de febrero de 2018

Capitulo 894: Trujillo- Plasencia.




Volvía a jugar en casa el equipo trujillano una semana después de haber empatado contra el Diocesano con la polémica que generaron las decisiones arbitrales, entre ellas un dudoso penalti que le costó el empate final al equipo celeste.

El rival de hoy era el Plasencia, que se encuentra clasificado en quinto lugar de la tabla, justo detrás de los equipos de playoff. El equipo placentino tiene una gran plantilla confeccionada para jugar liguilla y hoy no podía  permitirse ningún traspiés para no alejarse del cuarto puesto.

Con el máximo goleador de la categoría en sus filas, este equipo sabe bien a lo que juega y tiene muy buenos jugadores para ello, ademas de un entrenador con experiencia incluso en segunda B.

En el equipo local lo mas destacado era la baja de Beato por tarjetas, al cual le hubiera gustado jugar hoy después de la muerte de su abuela, por la que se ha guardado un minuto de silencio en el Julian García de Guadiana, que presentaba buen aspecto en las gradas, aunque algunos compañeros de butaca me comentaban que hoy había menos gente de lo habitual, aun siendo un gran rival el que había enfrente.

El equipo Trujillano presentaba un once que si eres de los que vio algún partido al principio de campeonato y no le has vuelto a ver hasta ahora, no conocerás a muchos de los jugadores.
En portería el incombustible Jorge que ha hecho un gran partido a pesar de los goles encajados.

En defensa Selu volvía a ocupar el lateral derecho, Nieves el lateral izquierdo y en el centro de la zaga Bubble y Liberal. Por delante Pacorro, Manolo y Mario. En bandas Jetu por la izquierda y Kike por la derecha, aunque de vez en cuando cambiaban sus posiciones. Delante en punta Jaime.

En general el partido ha sido de dominio placentino sobre todo en los primeros compases, donde un gran Aarón era el dueño del centro del campo. Solamente la mala puntería de Luismi hoy ha hecho que los goles tardaran en llegar.
Por parte local el centro del campo estaba desaparecido y ni Manolo ni Mario eran capaces de hacerse con los mandos. En defensa el equipo ha estado muy bien y Liberal ha sido de los mas destacados hoy en la zaga.

Desde los medios placentinos habían calentado el partido insinuando que el equipo trujillano practica un juego violento y los que vemos al equipo jugar cada quince días nos sorprendemos ante estas acusaciones puesto que son totalmente falsas. Parece ser que el colectivo arbitral lee bastante los periódicos antes de acudir a Trujillo y hoy han vuelto a demostrar que expulsar a un jugador trujillano cuesta muy poco. Hoy nos han vuelto a privar de ver a nuestro equipo jugar de tu a tu a un grande, puesto que en el minuto 40 del primer tiempo el arbitro mostraba roja directa al lateral Nieves por dejar el codo ante el extremo placentino. Como me cogía justo la jugada en frente y no la he podido ver bien, he esperado al descanso para preguntar a los paisanos sentados en la banda por los hechos y todos han coincidido en que la tarjeta roja ha sido excesiva.

El caso es que el partido se le ha puesto muy cuesta arriba al equipo trujillano y menos mal que el remate de Luismi justo en dicha falta, se iba al larguero.

Final del primer tiempo donde a los puntos el Plasencia había sido mejor.

Uno que ha jugado al fútbol aunque no de forma profesional se puede imaginar lo que un entrenador puede decir a sus jugadores en el descanso, cuando juegas contra todo un Plasencia y con un jugador menos. Creo que los que conocemos bien a Nacho Lobo sabemos que es especialista en hacer creer a los jugadores que siempre se puede hacer mas, incluso cuando las condiciones son desfavorables. Y desde luego que así ha sido. El esquema de juego ha variado poco, la única novedad ha sido retrasar la posición de Kike al lateral para cubrir la baja de Nieves. Y no seré yo quien defienda esa frase hecha hace años en la que Don Helenio Herrera decía que con diez se juega mejor que con once, el caso es que hoy el equipo trujillano se ha vaciado de forma considerable en la segunda mitad. Un Pacorro mas en forma que nunca llegaba al cruce de forma espectacular. Jetu se multiplicaba por todo el campo y Manolo y Mario se hacían por momentos dueños y señores de la medular. Con Kike arrancando desde atrás hemos llegado varias veces con peligro y hemos defendido de forma colosal durante cuarenta minutos incluso teniendo alguna oportunidad para hacer gol.

Sabemos que el fútbol no entiende de leyes ni merecimientos y por eso quizás este deporte sea tan seguido en todo el mundo. El publico del Julian sufría a la vez que nos hacían sentirnos orgullosos los jugadores de ser participes del partido que estábamos viendo. De forma heroica estábamos aguantando ante uno de los mejores equipos que han pasado por este campo. Unas veces eran Bubble y Liberal, otras Pacorro y Manolo. Mario cortaba de forma providencial y Jaime se dejaba la piel en dura pugna con los rocosos centrales placentinos.

Y mirábamos el reloj una y otra vez y pensábamos que el empate sería igual que una gran victoria en caso de conseguir terminar con la portería a cero. Pero como he escrito antes el fútbol no entiende de leyes, ni de merecimientos, ni de lucha. Un enorme Luismi que había fallado todo el partido ocasiones clarisimas recoge un balón en la frontal y la pone en la escuadra de Jorge que no pudo hacer nada. Y en ese momento te das cuenta de la grandeza de los jugadores trujillanos y de el esfuerzo que habían hecho hasta ese minuto. Te pones en su piel y duele, pero también esta manera de perder te hace mas fuerte y nos une más si cabe a seguir al pie de ellos, apoyándolos en cada partido y dejándonos la garganta y las palmas a la hora de animarlos.

Si antes creía en este proyecto hoy sin duda que me hacen reafirmarme más aún en mis creencias. Porque estamos deseando de volver a verles jugar, dejarse el alma por esta camiseta como lo vienen haciendo partido a partido y estoy convencido de que el premio de permanecer un año mas en esta categoría se conseguirá. Y ese día lo celebraremos todos juntos, jugadores y afición y recordaremos todas y cada una de las piedras que hemos ido esquivando por el camino. Recordaremos el penalti injusto de la semana pasada, la expulsión excesiva de hoy contra el Plasencia y con estos detalles nos iremos curtiendo en esta categoría donde la ciudad debe permanecer mientras siga habiendo afición para ello.

Gracias por hacernos disfrutar, sufrir y emocionarnos con vosotros. Aúpa Trujillo.

Puntuación:

3 Puntos:

Jorge, Selu, Nieves, Liberal, Bubble, Mario, Pacorro, Manolo, Kike, Jetu, Jaime.
Alex y Kevin.

Grandes!!!!!








Capitulo 893: Ruta en Navatrasierra.



Ayer nos poníamos de nuevo en ruta esta vez lo hacíamos en sábado para atender otros compromisos en la jornada dominical.



El tiempo quiso sumarse a esta ruta y nos acompañó un día esplendido para realizar el bello y noble deporte como es el senderismo. A las siete de la mañana nos dábamos cita en la plaza de Huertas y desde allí nos encaminamos hasta la panadería habitual para acarrear el pan del posterior muerdino. Aquí quiero hacer un inciso para seguir apoyando esta palabra que no se pierda del vocabulario extremeño. El otro día un seguidor del blog y fiel amigo de la naturaleza me animaba a seguir usando esta bella palabra, dado que él hacía lo mismo cada vez que paraba en cualquiera de sus rutas a comer algo.




La ruta escogida para el día de ayer discurre por la poco conocida localidad de Navatrasierra, la cual está poblada por unos doscientos habitantes y pertenece al termino municipal de Villar del Pedroso. Este pueblo tiene una historia muy antigua y ya hay noticias suyas allá por el año mil doscientos en los que por entonces era una alquería. Su nombre viene de estar entre dos sierras que antiguamente estaban rodeadas de abundante agua y de ahí viene Nava entre sierras.
Esta localidad está situada a 730 metros sobre el nivel del mar y dista de Huertas de Ánimas en una hora y tres cuartos, siempre a velocidad prudente, puesto que el viaje forma parte de nuestras rutas y si hay que parar para ver de cerca algo que nos inquiete lo hacemos, al igual que pasar por los pueblos cercanos a la ruta elegida para conocerlos.




La ida la hicimos por todos los Ibores y la verdad que es sin duda una de las carreteras que mas me gustan a la hora de conducir. Las vistas que te vas encontrando de las Villuercas son impresionantes y su trazado sinuoso es muy entretenido para el conductor. Si a este hecho le sumas en la parte final una carretera estrecha en la que te van saliendo ciervos,corzos y un montón de pájaros que no solemos ver por nuestra zona, te dan ganas de llegar, bajarte del coche y colgarte la mochila para comenzar a descubrir este precioso paraje.




Y eso hicimos ates de las nueve de la mañana, con algo más de fresco que en nuestro pueblo comenzábamos a caminar buscando la sierra de la Palomera, desde el merendero de los Horcones, donde aparcamos el coche.
El comienzo de la ruta te hace entrar pronto en calor al subir por un cortafuegos empinado y de unos doscientos metros de largo. Decir que antes de ir a realizar esta ruta es conveniente informarse del tema de monterías, para no llevarse ningún susto durante la ruta.




En general a pesar de un par de repechos, la ruta es muy cómoda y sencilla de realizar y aunque puede resultar larga, los 19 kilómetros se hacen casi sin enterarte, sobre todo hasta los trece o catorce, donde uno va andando por esta sierra que te hace perder la noción del tiempo.

El famoso muerdino nos le comemos al lado de una charca en una explanada donde el sol va haciendo acto de presencia y se agradece. El ruido de unas moto sierras nos acompañan durante este rato, la limpieza del lugar es necesaria y nos gusta comprobar como por donde quiera que últimamente caminamos, se están preocupando por nuestras sierras y bosques, para posteriores estaciones donde siempre es un peligro tener descuidadas estas zonas.




Lo que menos nos entusiasmó de la ruta fueron los últimos kilómetros que los hicimos por asfalto, quizás por falta de previsión nuestra o por seguir la ruta que nos habíamos descargado, el caso es que si volvemos algún día sin duda que buscaremos otra alternativa.






Y la vuelta la hicimos por otro lugar para conocer otras zonas que sin duda tenemos demasiado olvidadas y que estoy seguro que seguiremos conociendo domingo a domingo, porque Extremadura es igual de grande que hermosa y asombrosa y nunca te deja indiferente.



Nos vemos por las callejas.

La ruta

























domingo, 11 de febrero de 2018

Capitulo 892: Trujillo - Diocesano.



Volvía el equipo trujillano a su campo y esta vez tocaba recibir a otro recién ascendido como el Diocesano, un viejo conocido de otras categorías al que conocemos muy bien por estas tierras.
Con la necesidad de reencontrarse con la victoria, el partido había sido declarado de suma importancia tanto por la afición como por los jugadores trujillanos, que en la segunda vuelta no hemos visto ganar al equipo todavía.

Por culpa de los carnavales se ha registrado la peor entrada de la temporada, aunque los seguidores mas fieles nos hemos dado cita.
En el once podíamos destacar uno de los fichajes nuevos, en el lateral derecho ha jugado Selu y la verdad que nos ha gustado mucho a todos los allí presentes. Un jugador muy rápido y habilidoso sin miedo a encarar, justo lo que se le pide a un lateral.
En la portería Jorge no tuvo a penas trabajo. En banda izquierda Nieves hizo buen partido como toda la defensa. Los centrales de hoy Bubble y Liberal fueron muy superiores a los atacantes cacereños, que no inquietaron la meta local en todo el partido.

En la medular han jugado un correcto Pacorro, secundado por Beato que hizo muy buen partido y por un espectacular Mario, que sin duda ha realizado el mejor partido en lo que lleva jugando en tercera con el equipo trujillano.
Arriba Kike por banda derecha muy incisivo durante todo el partido y Alex por banda izquierda, que fue de mas a menos durante el partido. Muchas ganas en la primera parte buscando desbordar a su par, pero en la segunda mitad anduvo más desaparecido. Arriba en punta estuvo Jaime, como siempre peleándose con los centrales rivales y hoy con el premio del gol, de un autentico golazo diría yo que le fabricó Jorge con un saque de puerta, magnifico control de Jaime y sin pensarlo disparar a puerta, batiendo por alto al portero visitante.

Justo premio la ventaja local visto el fútbol que ambos equipos estaban demostrando sobre el verde. El Trujillo controlando el partido en todo momento sin pasar apuros. El arbitro demostró desde el principio que no iba a ser de silbato fácil y la verdad que a mi me gusta este tipo de arbitraje, donde tiene que ser la falta muy clara y descarada para pitarla. Los jugadores no parecían entender de que iba hoy el tema arbitral y varias veces han permanecido tirados en el suelo esperando que les pitaran algo, el colegiado lo tenía muy claro. Algunas de las faltas han sido claras y no se han pitado y las únicas tarjetas han sido para los locales, la mayoría de ellas por protestar decisiones.

Llegábamos al descanso con el partido controlado pero con ventaja corta para estar tranquilos. Con la mañana soleada que hemos tenido uno dudaba entre ponerse al sol o a la sombra y los jugadores bebían as agua que de costumbre.

El descanso a quien peor le ha sentado sin duda ha sido al arbitro, el cual nada mas comenzar la segunda mitad pitaba un agarrón en el área local de los muchos que hay en todos los partidos y que en esta categoría no se suelen pitar. Pero el error no es ese, cuando nos hemos quedado de piedra ha sido al comprobar con nuestros ojos que el linier había levantado el banderín avisando de la posición incorrecta de uno de los atacantes del Diocesano y el arbitro lejos de consultar a su asistente, se ha ido al punto de penalti sin escuchar a nadie y sacando tarjetas a quien le pidiera explicaciones. El asistente se ha dirigido al lugar que le pertenece cuando se pita una pena máxima y por galones ni siquiera ha sido capaz de explicar a su jefe lo que había visto. Por lo que la pena máxima no tenía marcha atrás. El jugador del Diocesano transformaba el penalti engañando a Jorge.

Desde ese momento al arbitro se le ha ido el partido de las manos, un partido que no ha tenido ni una entrada violenta ni un mal gesto por ninguno de los dos equipos y que el trencilla ha complicado a base de pitar unas veces todo tipo de jugadas y otras veces no pitar absolutamente nada. Nosotros, el publico, no dábamos crédito al robo que nos estaban haciendo en nuestra propia casa delante de nuestras narices de esta forma tan descarada. Ha expulsado al entrenador local, al segundo de a bordo y de milagro nos hemos escapado los aficionados de ser expulsados también, puesto que a este señor se le había ido por completo el partido y la situación de las manos. Y no soy de los que me gusta opinar del arbitraje, pero el robo de hoy ha sido tan escandaloso que no puedo pasarlo por alto. Por que está claro que el Trujillo es un equipo humilde que anda peleando por mantener la categoría a base de enfrentarse a grandisimos equipos que la mayoría de las veces te pueden vencer, pero perder el respeto a un equipo por ser un recién ascendido pitando en contra este tipo de jugadas de las que hoy mismo ha habido una decena en el partido no nos lo merecemos. Desde aquí pido a los árbitros que nos miren de la misma forma que a los demás equipos y que respeten a todos los aficionados que nos gusta el fútbol y que hacemos maravillas para acercarnos al campo. No es justo que nos pasen este tipo de cosas que no es la primera vez que ocurre y que ojala y sea la ultima vez que escribo de ello.

Muy buen partido del equipo trujillano con premio insuficiente para los méritos mostrados por ambos equipos. Un punto menos para la salvación que es nuestra meta y por la que vamos a luchar equipo y afición, a pesar de todas las piedras que nos están poniendo en el camino.

Puntuación:

3 Puntos: Mario

2 puntos: Selu

1 punto: Jaime.

Próximo partido de nuevo en casa contra el Plasencia. Nos vemos en el Julian el domingo.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Capitulo 891: Ruta por el Cíjara.


Había muchas ganas de volver a caminar por nuestra Extremadura volviendo a conocer lugares nuevos. El sitio elegido era los alrededores del pantano del Cíjara, donde existen varias rutas muy bonitas que todavía no habíamos tenido oportunidad de realizar. Pero como nunca es tarde, el domingo pasado se presentó la oportunidad de acercarnos hasta este lugar.

La ruta.

A las siete de la mañana nos poníamos en ruta, haciendo el ritual de siempre, pasar por la panadería a por el pan del muerdino, saludar a nuestro amigo Jose Luis que siempre anda por los alrededores de la misma dando "algo" de conversación a los panaderos que no se aburren con él. Arrancar el coche y buscar la carretera que nos debe llevar hasta Cañamero. Durante el viaje nos gusta contarnos que tal nos ha ido la semana y las novedades que no sabemos unos de otros,de este modo el viaje se hace mas ameno.




Debemos coger dirección Valdecaballeros y seguir la marcha hasta que en un momento dado, en la carretera vemos el cartel que nos dice que estamos en la provincia de Badajoz y un poco mas adelante volvemos a estar en la de Caceres. Esto nos provoca la risa y nos hace pensar un rato hasta que llegamos al lugar donde debemos dejar el coche, aunque nosotros decidimos dejarle en la pedanía de Guadisa y de este modo hacer algún kilómetro más de los planeados en la ruta. También aprovechamos para cruzar el pueblo y conocer las pocas casas que hay en el mismo, aunque una tirolina nos hace reírnos un rato al probarla alguno de los que vamos.




Atravesamos una alambrada la cual tiene el hueco hecho para atajar por una senda hasta llegar al muro de la presa. Esta impresionante construcción pertenece al pantano del Cíjara, el cual vamos a observar durante la ruta desde varios sitios.


Teníamos descargada la ruta que llaman del Pinar del Cíjara y que tiene alrededor de unos veinte kilómetros. Dicha ruta es circular y la puedes hacer en el sentido que quieras. Nosotros la hicimos al revés de lo que teníamos en los móviles y creo que una vez hecha, acertamos. Puesto que el principio es mas suave por este lado.


La sequía que sufrimos se nota en la capacidad del pantano, el cual deja ver las señales de tiempos mejores. La hierba quiere salir pero la hace falta mas agua y los hielos hacen que el color verde se vaya viendo mas oscuro. Con todo eso esta ruta deja ver el bosque mediterráneo  lleno de encinas centenarias y de alcornoques inmensos en algunos casos. Para mas adelante enseñarnos un espectacular bosque de pinos piñoneros, a los cuales pudimos presenciar como los despojaban de sus piñas unos valientes subidos a las copas de los mismos, jugandose el pellejo. La verdad que el día les estaba siendo productivo puesto que tenían un montón de sacos por todo el camino llenos de piñas.




El muerdino fue en un sitio espectacular, el mirador del búho es un lugar que no te puede dejar indiferente y es obligatorio estar un momento allí de pie mirando para todos los sitios que dicho lugar te ofrece. Si encima te sale el sol como nos ocurrió a nosotros, pues no se puede pedir mas en esta ruta.


Hay que seguir caminando descontando los kilómetros y adentrándonos en el bosque de pinos que nos sorprende para bien, al ver lo limpio que está, para que en caso de incendio no pueda arder nada. Da gusto caminar por el y hacer fotografías, que fácil es hacer las cosas bien.


Y cuando nos quedaban por hacer unos cincos kilómetros, quedaba presenciar lo mejor del día que no fue el ver ciervos, sino presenciar en primera fila la granizada que nos cayó durante un rato y que cubrió el verde del suelo de un manto blanco, igual que si hubiera nevado. Fue una experiencia nueva el caminar pisando granizos.




De nuevo el pantano delante nuestra y la posibilidad de subir a otro mirador que en una zona estratégica nos deja ver otra zona preciosa la cual disfrutamos mucho a pesar del aire que azota en el mirador.




Las ultimas fotos y toca volver al coche, y dentro de el comentar el día que hemos pasado y lo que nos ha parecido la ruta, la cual la damos el calificativo de gratificante y recomendable.




Nos vemos por las callejas.


La granizada.