Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 24 de abril de 2017

Capitulo 825: Un domingo por Gredos.



Si te gusta la naturaleza como me gusta a mi, seguro que uno de los lugares donde mas puedes disfrutar, es en la sierra de Gredos, donde a decir verdad, hacia tiempo que no iba. Por eso había que organizar una ruta por estas tierras, antes del mes tan ajetreado que nos espera.




Si te gusta el senderismo da igual el lugar que escojas para hacerlo, lo que por lo menos para mi es mas importante, es rodearte de gente que tenga las mismas inquietudes que tu y el mismo cariño a la naturaleza. He salido a caminar con muchas personas a lo largo de estos años que llevo haciéndolo y he de decir que me adapto a cualquier grupo rápido, sobre todo cuando ves que cada ruta que haces con ellos, me lo paso mejor que la anterior.




Desde hace bastante tiempo el grupo tan numeroso que fuimos aquí en Huertas se ha ido diluyendo poco a poco. Unos por temas de trabajo ( los menos por desgracia), otros porque no les apetece y algunos mas porque la naturaleza no les atraía tanto como parecía los primeros años.





El caso es que de los ocho o nueve habituales los últimos domingos hemos pasado a ir muchas rutas dos o tres miembros nada mas. Ante esta situación decidimos "abrir fronteras" y buscar nuevos compañeros de ruta, con la intención de salir mas gente junta y de esta manera, abaratar los viajes.
La verdad que hemos tenido suerte, porque desde que salimos con el grupo senderista de Belén "La trocha", nuestras rutas han vuelto a ser mucho mas divertidas.





Ayer no iba a ser menos y a pesar del madrugón que tocó pegarnos a eso de las cinco de la mañana, cuando otros muchos iban a acostarse, nosotros nos montábamos en los coches y poníamos rumbo al Pueblo de Ramacastaña, donde se uniría a nosotros una valiente compañera que venía desde Madrid.
Allí después de tomar café, continuamos viaje y un poco antes de las ocho de la mañana, estábamos aparcando los coches en la plataforma, la cual a esas horas  ya soportaba varios coches de senderistas que habrían hecho noche en los refugios de la montaña.




Nuestra intención era subir hasta la famosa cumbre de la "mina", donde hay unas vistas espectaculares. Siempre y cuando la nieve nos dejara realizar dicha ruta, cosa que una vez cerca de la cima, comprobamos que nos iba a ser muy complicado seguir adelante. Y como en la montaña ates de valientes hay que ser precavidos, decidimos no continuar puesto que la nieve estaba congelada y no llevábamos herramientas imprescindibles para caminar por ella. Ante un par de resbalones lo mejor fue cambiar el recorrido.

El muerdino nos le comimos a una altura considerable, donde las vistas no dejaban de ser preciosas y junto a nosotros las cabras montesas que nos alegraban la jornada. Daba pereza bajar de aquel sitio puesto que la temperatura también acompañaba y muchos de nosotros nos sobró ropa durante la ruta.

Como al bajar íbamos bien de tiempo, decidimos ir hasta la laguna, la cual hay que decir que parecía una procesión de gentes yendo y viniendo. Muchos amantes del senderismo con sus ropas correspondientes,, pero también mucho dominguero que seguramente no tenían ni idea a donde venían, no tenias nada mas que comparar las ropas de unos y otros para darte cuenta de ello.
Incluso algunos padres con niños demasiado pequeños para llevarlos tan lejos. Ellos sabrán lo que hacen...





El tramo mas cercano al mirador estaba cuajado de nieve pero ya era blanda y no resbalaba tanto, por lo que fue si duda donde mejor lo pasamos. No pudimos dejar de hacer alguna que otro bola e intercambiar tiros con ellas.
Numerosas fotografías y el sol que apretaba un poco, por lo que los que no nos dimos crema en la cara sufrimos alguna que otra leve quemadura. Mas o menos igual que las que sufre un albañil trabajando encima de un tejado...




Tocaba bajar hasta los coches, sin duda que es lo mas aburrido y a la vez peligroso, puesto que tienes que ir con las orejas tiesas para no pegarte algún susto. Y poco a poco fuimos descontando pasos hasta llegar de nuevo a la plataforma, donde la mayoría optó por meter un rato los pies en agua "fresca" para aliviarlos.



Volvimos a parar en Ramacastaña para refrescarnos y despedir a nuestra amiga Xandra, la cual volvía para Madrid.
Nosotros la vuelta la hicimos recordando lo bien que lo habíamos pasado y a la vez nos vinimos con la pena de no haber hecho cima en La Mina, pero esto nos hará volver mas pronto que tarde para conquistarla. Aunque ayer no nos hizo falta para pasar una impresionante jornada dominical, donde los ocho amigos lo pasamos en grande. Así da gusto madrugar los domingos.

Nos vemos por las callejas, aunque estén cubiertas de nieve.






sábado, 22 de abril de 2017

Capitulo 824: Hasta siempre Churri.


El sueño vino a buscarme un par de veces. La primera casi consigue vencerme, pero con un quiebro de ultima hora, logro esquivarlo. La segunda se topó con un fino dolor de estómago que por arte de magia y en honor a algo, me acompañó hasta altas horas de la madrugada.

Sin poder dormir, tu figura viene y va de mi mente, y poniéndote de ejemplo, me niego a quejarme ni siquiera un ápice a pesar que el dolor que me acompaña, cada vez es mas fuerte.

Silencio!!! vamos a comenzar. Y tu cara vuelve a mi mente. Seria, como una gran profesional de todo lo que te proponías, allí estabas tú. Detrás del telón sin darte importancia ninguna. Difícil de mantener el tipo ante los ataques de risa que entre ensayo y ensayo, salían siempre a relucir.

Tú casa un hervidero de gente. De toda la comarca e incluso de fuera de la comunidad. Tus dotes para curar toda clase de dolencias que tuvieran que ver con los pies, eran conocidas por todos y pocos Huerteños pueden presumir, de no haber pasado consulta.

Te conocí muy pequeño, amiga de mi madre siempre te tuvo presente hasta ultima hora. Mas aun después de compartir enfermedad con mi padre durante estos últimos años.

Me puse en pie para aplaudir tú grandeza desde el primer día que me dijiste que la cosa era seria, y que tocaba plantar cara a la obra mas difícil que a cualquier actor le puedan adjudicar.
Hubo tiempo para todo. Risas a pesar de. Llantos en días de bajón que escondiste siempre a todo el mundo. Tú gran hazaña debía de ser, que el día que abandonaras el barco nadie te recordara sin estar un segundo luchando contra la bestia que tantos seres queridos se ha llevado por delante.

Nuestros encuentros eran emocionantes. Preguntarte por tu salud y ante tu respuesta de "estoy mu buenecina gracias a Dios" dentro de mi ser siempre brillaba un hilo de esperanza, que hacían que mis insignificantes problemas se quedaran en eso.

Levantarte un solo día mas para ti era una gran victoria y eso lo sabia toda tu familia y todos tus amigos que como gran persona que eres, han sido muchos a lo largo de tu vida.

Y por arte de magia y como si me hubiera quitado un gran peso de encima, mi dolor de estómago se va diluyendo y a la tercera vez que viene en mi busca el sueño, logra vencerme.

No pienso derramar ni una sola lágrima, las voy a cambiar por una eterna sonrisa siempre que te recuerde puesto que era tu voluntad. Y poniéndome de nuevo en pie y doliéndome las palmas de las manos de aplaudirte, te digo y te diré siempre: Gracias "Churri" por ser un ejemplo de lucha, garra y tesón. Los astros se llevan una gran persona, con la falta que hacen en este mundo que nos ha tocado vivir....






lunes, 17 de abril de 2017

Capitulo 823: El silencio de Granadilla.



Y es que duele solo de pensar que te pueda pasar a ti. Una vida, tu familia, tus vecinos y tus costumbres, todo ello borrado de un plumazo en un abrir y cerrar de ojos. Sin poder defender tus derechos ante el dictador de aquellos años.



Cincuenta años después de que fueran obligados a salir sus últimos moradores, el pueblo sigue oliendo a cerrado. Si no fuera por el turismo, aquello sería igual que un cementerio. Las restauraciones siguen sembrando de vida los veranos, aunque no estén de acuerdo con ellas, los herederos de los antiguos moradores.









Una vez dentro de la villa uno retrocede en el tiempo y según paseas por la misma tu mente vuela de un lugar a otro.
Si cierras los ojos imaginas niños corriendo por sus calles de un lugar a otro jugando a cientos de juegos que hoy ni se conocen. Gente mayor con sus "zachos" al hombro volviendo a sus casas antes de que el sol les abrase sus caras.










Olores a guisados y estofados que envuelven todo el pueblo, mientras las mujeres recostadas en los quicios de sus puertas, cuchichean del ultimo noviazgo del hijo de la vecina de por bajo.

Así se imagina uno lo que fue aquella villa y se niega a ver lo que es ahora.





Y las palabras sobran y lo que mas reconforta es volver a ver una y otra vez las fotografías que pude hacer.





Ni siquiera sabemos explotar un lugar así. Cosa que no me sorprende sabiendo que somos de donde somos. Como me decía un chaval del País Vasco ayer dentro de aquel castillo: Si este pueblo estuviera situado en nuestra comunidad, tendría otro trato bien distinto. Aprovechando su encanto y belleza a la vez que podrían vivir de ello varias familias.





Lo de siempre, tenemos la materia prima pero no sabemos extraerla.





Si no conocéis Granadilla merece la pena una visita. Os emocionará pasear por sus calles.





Nos vemos por las callejas.