Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

viernes, 25 de julio de 2014

Capitulo 590: Ruta por la garganta de Pedro Chate (Jaraíz de la Vera)



El pasado domingo rompiendo en parte con la monotonía de las rutas asiduas dominicales, me desplacé con parte de la familia a la localidad de Jaraíz de La Vera. Allí teníamos pensado pasar el día desde hacia bastante tiempo. Casi todos los años solemos pasar un domingo en dicho lugar.
A pesar del mes en el que estamos, el domingo amaneció bastante fresquito y todos temíamos que bañarse en dichas aguas podía ser una temeridad. Cuando digo todos me refiero a las personas mayores, los pequeños no se salieron del agua en toda la jornada festiva.



Pensando en que todo el día allí sentados podía ser aburrido, decidimos mi compañero habitual de rutas J.F .y un servidor llevarnos el calzado habitual de las rutas, por si nos daba el aire, salir a descubrir aquellos parajes. Al llegar y comprobar la temperatura tan buena que había, no dudamos en calzarnos las botas y salir a caminar.



La verdad que el lugar dejaba pocas alternativas, por lo que decidimos caminar garganta abajo, hasta donde nos fuera posible. Como mucho un par de kilómetros después era imposible seguir el curso del río y decidimos subirnos un poco mas arriba y continuar caminando río abajo. Es una verdadera pena el no aprovechamiento de dicho lugar para marcar alguna ruta. Varios antiguos molinos son visitables, aunque sean sus ruinas y la paz y tranquilidad que se respira por dicho paisaje es difícil de encontrar en otro lugar.



Decidios cruzar la carretera y seguir un poco mas abajo, pero en ese momento nos topamos con vecinos del lugar que nos aconsejaron desviarnos por otro lugar, para poner rumbo nuevamente al lago, que era desde donde habíamos partido.
No nos dio tiempo a caminar mucho, creo que sobre unos seis kilómetros, pero volví al lugar de salida un poco triste al ver por donde habíamos caminado y el abandono que sufre.

Del día de baño, bien. Fuimos valientes y nos dimos un par de "chapuzones" a pesar de la temperatura del agua. El lugar comienza a ser un espacio algo sucio, muchas colillas y varios restos de comida y latas por allí tirados, nos avisan del daño que puede llegar a hacer el ser humano a la naturaleza.

No sabemos respetar nuestro entorno y acabamos cometiendo atropellos por donde quiera que pasa la raza humana.

Un domingo mas que conocemos algo nuevo de nuestra tierra, que al fin y al cabo es de lo que se trata.






domingo, 13 de julio de 2014

Capitulo 589: Ruta hasta "El Bujío"



En días como el de hoy, me suele venir a la mente aquella frase o dicho popular que dice que los mejores planes suelen ser los imprevistos, los que se realizan sin tiempo ni preparo alguno.
Como ha sido el día de hoy, el cual ha pasado de ser un simple paseo que un par de miembros del grupo íbamos a dar alrededor del berrocal, a juntarnos casi sin querer ocho componentes del grupo y disfrutar de una bonita mañana calurosa típica del mes que estamos.

Aunque el color dorado se ha adueñado de todo nuestro campo, no deja de tener su encanto el contraste de dicho color con el de nuestros canchos y la verdad que también salen algunas que otras preciosas fotografías.


Como el paseo que teníamos previsto no iba a ser muy largo y la noche anterior teníamos pensado entretenernos, por culpa de varios acontecimientos que algún que otro componente del grupo tenia, optamos por quedar a las nueve de la mañana, una hora que desde luego no es la mas indicada para salir a andar en Extremadura un mes de julio. Aunque la verdad que después de varios años recorriendo nuestra inmensa comarca, nada nos asusta con respecto al calor ni al frío. Por eso ahora toca buscar lugares donde el agua te ayude a refrescarte y en ese aspecto tenemos suerte, porque mires hacia donde mires siempre hay una charca donde poder darte un baño, eso si, siempre y cuando no seas muy escrupuloso, como siempre existe gente.


Así, la ruta de hoy, teníamos previsto que pasara por la finca "el Bujio", donde hace bastantes años que la mano del hombre construyó casi sin querer un bonito lago, que a  día de hoy, después de haber sufrido varias remodelaciones, todavía está apto para el baño, aunque bien es cierto que los que le conocemos de varios años atrás, hemos visto como sus aguas van perdiendo calidad.


 Con todo eso una vez allí delante del magnifico lugar y acompañados de bastante calor, hemos optado por probar sus aguas que bien es cierto, que acostumbrados últimamente a bañarnos en aguas de comarcas mas al norte, estaba bastante apetecible y mas cálida.

Antes del baño y sin esperar las dos horas con las que nuestras madres nos tenían acojonados de pequeños, nos hemos comido el típico muerdino de pan, el cual hoy ha caído en el interior de uno de los túneles que existen en la autovía, refugiándonos de la calor que hacia a esas horas. El lugar no seria bonito para la vista, pero bien es cierto que se estaba allí de lujo con una corriente que nos ha hecho muy ameno el momento, justo antes del baño ya anunciado.


Después de recoger los bártulos y esperar al ultimo rezagado a la hora de volver a vestirse, hemos continuado caminando y a la vez pasando mas calor, aunque el agua del baño nos ha tenido frescos algún que otro kilómetro. Haciendo la ruta circular hemos pasado por el puente sobre el río Merlinejo, el cual sigue su decadencia a pasos agigantados y lo mas seguro es que si alguien no lo remedia, veremos un puente con varios cientos de años, dar con sus piedras en el suelo. Una pena.



Antes de llegar a la dehesilla hemos aprovechado otra magnifica charca existente para volver a refrescarnos, aunque la verdad que en esta charca han sido algunos menos los bañistas.
Apurando los últimos tragos de agua que nos quedaban en nuestras cantimploras, hemos seguido avanzando en busca de algún que otro refrigerio en alguno de los bares del pueblo, donde una vez puestos a la sombra, hemos estado comentando la mañana y viendo la ruta grabada, la cual se nos ha ido a quince kilómetros justos, los cuales en este mes bien parecen el doble de lo andado hoy.


En definitiva, otra mañana de senderismo casi improvisada y amena, donde no han faltado las risas y el buen rollo que al fin y al cabo es de lo que se trata, que para penar, ya tenemos el resto de la semana.

Nos vemos por las callejas.



La ruta






jueves, 10 de julio de 2014

Capitulo 588: Como hablar.


Y alguno me echará de menos. Seguramente sea algún familiar, los otros, andan bien descansados sin leerme, creyendo que sus críticas han sido capaz de tumbarme. Tampoco era tan difícil hacerlo, no sé dónde está el merito.
Con el grupo “Extremoduro” de fondo y a todo trapo, soy capaz de escribir. Aunque parezca mentira,  el ruido me sumerge en una burbuja y no oigo nada. El teclado de mi humilde y destartalado ordenador echa humo, tengo tantas cosas que escribir que no sé por dónde empezar.

Ya está, comenzaré con mi pueblo y con el lavado urgente de cara que le están pegando. ¿Contentos? Pregunte usted en Huertas, digo yo que habrá de todo. Los orgullosos de estos arreglos y los que sufren cortes de calles y con ello, trastornos en sus negocios. Tiene bemoles que la vida política sea así de triste, tres años viniendo a subir a la reina saliente solamente y el ultimo año, antes de volver a votar, nos llenan el pueblo de zanjas, cemento, hormigón, vallas y direcciones prohibidas. Que digo yo que esto si se repartiera en los cuatro años de legislatura, dolería menos que no ahora. Pues es fácil encontrarte estos días andando por el pueblo a gente que no suelta el coche ni para ir a por tabaco. Incluso más de uno ha comentado la posibilidad de hacer una ruta senderista por el pueblo. La cual comenzaría en el pilar viejo, saltando montones de cascotes por la calle palmera, continuando dirección consultorio médico, donde esquivaríamos un andamio que no sabemos si formará parte de la fachada o lo retiraran algún día de procesiones. Si continuamos dirección estanco, es fácil que algún conductor despistado venga en dirección prohibida, pero no se te ocurra recriminárselo que al último que lo hice casi me da con una caja de congelados en la cabeza. Lo puedo hasta comprender viendo como este señor, dos horas más tarde de su habitual trayectoria, le era imposible acceder a muchas calles de Huertas.

Con respectos a las obras comenzadas, han sido muchos los vecinos que creían tener posibilidades de acceder a un puesto de trabajo, aunque solamente hubiera sido un mes, pero después de entrevistarse con los titulares de dichas obras, se han dado cuenta de que no se precisa a nadie. “Esto de tener el pueblo patas arriba y no trabajar nadie autóctono en ello, no puede ser bueno”, es la frase más escuchada en bares y comercios, los cuales cada vez visitamos menos. Y eso es malo, puesto que siempre se han arreglado todos los conflictos en los bares y ahora nos vemos con una lata de cerveza de un supermercado trujillano que dicen que se ha comido a otro y que seguramente supondrá varios despidos más en la ciudad, los cuales se unirán a los mil trescientos parados, que cada día se manifiestan en la plaza mayor, justo debajo de la estatua del conquistador “Huerteño” por parte de madre.

Una vez acabada la ruta por Huertas, nos disponemos a subir a la muy noble y leal, la cual sigue gobernada a golpe de “somos los mejores y nadie nos puede decir lo contrario”
La oposición haciendo valer su status, intenta seguir oponiéndose a todo. Confiados en que los resultados de las europeas, se reflejen en las generales. Ahora lo que les ha enfrentado ha sido la compra de una iglesia, que incluso a mis compañeros columnistas les ha hecho volver a escribir. Números escondidos y tapados que no se atreven a exponer claramente por parte de ninguno de los políticos, (como siempre). Incluso los ha habido que han preferido irse de vacaciones antes de hablar de iglesias, total, si tienen mayoría y van a hacer lo que les salga de la vaina, (Los que mandan). Hablan de museo de no sé qué historia, con lo bien que quedaría otra vez el bar “sotana”, con su bóveda reforzada para que todos los asistentes podamos volver a saltar y cantar en dicho recinto, incluso el “Alabaré a ti señor”.

 Mucha pasta es la que se escribe y se habla, y nadie comenta los puestos de trabajo que se podrán crear; da igual, de los actuales mil y pico, antes de las elecciones estarán trabajando aunque sea solo quince días, por lo menos el cincuenta por ciento de ellos, los cuales olvidaran su anterior estado y pregonaran que los actuales gobernantes son dioses que nos van a sacar de esta maula en la que estamos entallados. Los mismos que engañaron diciendo que cobrarían “x” dinero al entrar y ahora cuando hacen sus respectivas declaraciones de la renta, se asustan de lo que tienen que devolver. Yo hubiera preferido que cobrara el señor alcalde, por lo menos es senador, que no se qué significa, ni cuál es su labor, pero suena de bien…

Y escurriendo mi lata de cerveza no puedo dejar de saludar al maestro escuela matemático y contertulio de una emisora de radio local, el cual es incapaz, el actual gobierno, el anterior, José Antonio Redondo cuando estuvo y ni tan siquiera Benigno Fernández, pasando por el difunto Villanueva, de traer a los festivales, una sola actuación que le entre por el ojo. Qué tristeza da escucharle “en diferido” todos los miércoles despotricar de unos y otros, de actuaciones que vengan, de teatros que se hagan, de actos deportivos, de calles que se arreglen y no sé cuantas cosas más, siempre tiene un “pero” y un contra, y eso que como él dice, “yo soy de Olivenza” y del centro, (menos mal).

Y yo ahora cambio de canción y como me gusta la música en general y me da igual quien venga a cantar, cambio al grupo del “ Robe” por Amaral y con ellos canto el estribillo que da pie al título de mi artículo: Como hablar, si cada parte de mi mente es tuya…


Cuidaros, que la vida nos da sorpresas.

sábado, 5 de julio de 2014

Capitulo 587: Ruta en el Torno.



Siguiendo con la sana costumbre de salir los domingos a caminar, el pasado lo volvimos hacer por tierras del Jerte, donde sus espectaculares paisajes nos tienen a todo el grupo enamorado.

Esta vez la ruta que preparamos discurría por el pueblo de El Torno, muy famoso en Huertas por ser de allí el cura de nuestro pueblo. Nuestro objetivo ademas de conocer otro pedazo de nuestra Extremadura, era también volver a traernos unas pocas de cerezas y cambiar comentarios con los habitantes del pueblo. La verdad que conseguimos hacer las dos cosas.



Así a las siete de la mañana volvíamos a quedar en la plaza de Huertas, desde donde nos poníamos en marcha dirección el Torno. Este domingo nos volvíamos a juntar varios senderistas habituales, los cuales por un motivo u otro, hacia tiempo que no emparejábamos en alguna ruta, y aunque parezca mentira, se echa de menos a los habituales.
Once componentes poníamos dirección al Jerte, donde hora y media después, llegábamos al pueblo del Torno.Una vez allí, optamos por preguntar a los vecinos para saber el lugar exacto por donde comenzaba la ruta.



Así estuvimos charlando un buen rato con tío Lucio, el cual nos dijo que conocía a algún que otro de los senderistas que íbamos. Este hombre por lo visto había sido conductor de un camión, recorriendo toda la comunidad. Conocía mucha gente de Huertas y Trujillo ademas de conocer muy bien a Don José, nuestro cura. Después de unas convincentes explicaciones y echar unas risas con el le hicimos caso y pusimos rumbo dirección el Rebollar, donde empezamos a ver las primeras marcas de la ruta.



Los primeros cerezos se dejaban ver abarrotados de su fruto. Sabíamos que durante la ruta no nos abandonarían por eso decidimos coger algunas cerezas a la vuelta. Según empezamos la ascensión, nos topamos con otro vecino de la localidad, el cual nos iba contando que todos los días se daba este paseo hasta la primera garganta. Tío Antonio nos decía que tenia ochenta y dos años, vecino de El Torno poseía también algunas tierras de cerezos, pero nos contaba que él, ya no las recogía, que solía adjudicar la recogida a personas que se dedicaban a ello. Con ganas de conversación el tío Antonio no nos dejaba despegarnos de su lado, por eso decidimos alguno de los del grupo, aflojar el ritmo y andar con él un buen rato, hasta la primera garganta, donde este señor optó por finalizar su paseo. Con alguna que otra foto nos despedimos de él y continuamos la ruta.



Está claro que con la ruta realizada en Navaconcejo todavía en nuestra retina, era difícil que otra ruta nos volviera a sorprender tanto. Aun así, esta ruta discurría por paisajes muy bonitos y las risas y el buen ambiente que se daba en el grupo, hacia que la mañana fuera hasta el momento bastante entretenida.
Sabíamos que alguna garganta con varias cascadas nos encontraríamos a nuestro paso, pero antes de eso decidimos bajar hasta un bonito y acogedor merendero donde aprovechamos para comernos el muerdino de pan. Con tanto senderista aquello parecía una boda con "bufett" libre, chorizos, patateras y alguna que otra golosina de postre, llenaron nuestros estómagos.
Olvidándonos que debíamos de subir una gran cuesta que anteriormente habíamos descendido, algunos nos acordamos tarde de ello y el bocata nos hacia sudar mas de costumbre.



En ese momento comenzaba lo mejor de la ruta, la garganta dejaba oír desde lejos el rugir del agua y las primeras cascadas salían a nuestro encuentro. Un lugar muy bonito y muy recomendable para la vista.
Seguimos ascendiendo hasta que coronamos, un lugar donde otro bonito merendero nos salia al paso. Desde allí todo era descenso. Los habitantes de El Torno se afanaban en la recogida de cerezas. Los coches y furgonetas llenos de ellas nos adelantaban dirección hasta la cooperativa donde entregaban dicho fruto. Nosotros íbamos degustando todos los cerezos cuyas ramas caían hasta el camino por donde íbamos andando. Alguna que otra cereza de recuerdo y llegada al pueblo, donde otras dos señoras nos enseñaban el lugar donde nació y vivió nuestro sacerdote, ademas de hablarnos muy bien de toda su familia.





Después de hacernos algunas fotos para el recuerdo en el monumento construido a los caídos y olvidados en la guerra civil, nos volvíamos a Huertas con la sensación de haber conocido otro pedazo de nuestra comunidad, ademas de haber charlado con gente sana y noble de la cual debemos estar orgullosos de haber conocido.












La ruta.