Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Capitulo 613: Ruta en Valdastillas.



Y llegó el domingo y con el, la ilusión de realizar una de las rutas que mas ganas había de hacer dentro del grupo. Nombrar el Valle del Jerte es nombrar una de las zonas mas bonitas, cuidadas y bastante bien anunciadas de nuestra Extremadura. La verdad que da igual ir a una población u otra, sus habitantes se sienten orgullosos de pertenecer a sus pueblos y siempre muestran un especial agrado con los forasteros que visitamos dichos lugares. Es difícil no entablar conversaciones en estos pueblos, bien con las mujeres o con los hombres, los cuales siempre nos comentan las rutas que vamos a realizar y por supuesto nos aconsejan lo que no podemos dejar de ver y visitar.



Así a las siete y media de esta mañana, quedábamos en el lugar de siempre para montarnos en nuestros coches, comprar pan y poner rumbo a la ciudad de Plasencia, la cual siempre luce espectacular con su catedral de fondo cuando coronamos el cerro una vez cruzado el parque Nacional de Monfrague. Es verdad que el camino puede parecernos un poco pesado, dado que la distancia es un poco mas larga de lo que habitualmente solemos recorrer los domingos, pero la ruta de hoy lo merecía. Ver las caras de los que hemos tenido la oportunidad de desplazarnos al lugar, no tiene precio. Y es que no es para menos, todo lo que yo pueda escribir aquí en este articulo se quedará corto para describir lo vivido hoy.




Al poco de montarnos en los coches y con pocos kilómetros recorridos, el agua hacia acto de presencia y aunque en poca cantidad, no nos ha vuelto a abandonar hasta llegar al lugar de destino, la localidad de Valdastillas, la cual cuenta en la actualidad con poco mas de trescientos sesenta habitantes. Sus casas no pierden las construcciones típicas del Jerte y podemos observar la madera mezclada con el adobe y los ladrillos en muchas de sus fachadas.




Una vez aparcados los coches y puestos los trajes de agua, buscábamos el lugar del comienzo de la ruta, la cual está muy bien señalizada y es imposible perderse en ella. Es una alegría para los senderistas que se cuiden estos detalles, porque aunque hay varias formas de poder seguir los senderos, no hay nada mejor que observar en vivo las señales.




El agua que nos caía no era abundante, pero lo justo para tener que ponernos los gorros de los chubasqueros. Los colores otoñales nos salían al paso y las cámaras de fotos empezaban a trabajar hoy a diestro y siniestro. Rutas como las de hoy hacen que cada pocos pasos te apetezcan inmortalizar el momento y el lugar. Pocos metros llevábamos andados cuando el agua dejaba de caer, lo justo para poder quitarnos los trajes y andar un poco mas cómodamente.
El otoño ya en si es espectacular en colores, pero mentiría si no dijera que en el Valle del Jerte es mucho mas espectacular. Cerezos, castaños, higueras, membrillares, robles, madroños, naranjos y algún que otro árbol mas, hacen todos juntos una explosión de colores que son dignos de ver.




Si a todo eso le añades el liquido elemento que es el agua, creo que ya no se puede pedir mas. Y la ruta de hoy lo tenia todo, colores, agua, buena temperatura y buena compañía. Los nueve que hemos ido al pueblo de Valdastillas hemos sido sin duda unos verdaderos privilegiados. Poder observar en vivo la garganta del Caozo es casi indescriptible, por muchas fotos que veas hasta que no pisas el lugar y sientes el agua de la cascada mojarte la cara, no te das cuenta de lo impresionante del lugar.



La ruta es corta y la pueden hacer cualquier persona, desde gente mayor a niños pequeños. Es un lugar perfecto para pasar un día cualquiera, pero si eliges esta estación del año, sin duda que no te va a defraudar.
La vuelta es por otro lugar distinto que la ida, lo que sin duda la hace mas amena, porque hay que decir que la ruta discurre bastante trozo por una carretera asfaltada lo que no nos suele gustar mucho, pero hoy ese aspecto no nos ha importado nada.




Llegando de nuevo al pueblo, nos topamos con una coqueta piscina natural la cual aprovechan en verano los lugareños para refrescarse. Los "Cuqueños y los visitantes disfrutan por igual de dicho lugar y sin duda que te queda el regusto de volver a visitar la localidad en época estival y refrescarnos en el agua que hoy nos ha impresionado tanto.




Un lugar muy recomendable y una ruta perfecta para hacer, no dudéis ningún momento en ir si tenéis la oportunidad y luego me comentáis si estoy en lo cierto o si exagero en mi articulo, ya veréis como sin duda me he quedado corto.
Un placer volver al Valle del Jerte del cual me siento enamorado.

Nos vemos por las callejas.

La ruta.





domingo, 16 de noviembre de 2014

Capitulo 612: Ruta en Arroyomolinos de Montanchez, 2.014.





Como recordábamos hoy tomándonos un refresco al terminar la ruta, uno espera con bastantes ganas que la fecha del calendario se tiña de rojo y marque el día como domingo, puesto que es sin duda el mejor día que los componentes del grupo de senderistas de Huertas, pasamos.
Hoy no podía ser de otra manera y a las siete y media de la mañana, nos dábamos cita en el lugar de costumbre, la plaza de Huertas, donde siempre iniciamos la mañana de los domingos. Allí solemos esperar un rato por si a alguno de los senderistas se le pegan las sábanas y unos diez minutos después de la hora acordada, ponemos rumbo a la panadería del pueblo donde compramos el pan para el posterior muerdino.


Hoy nos hemos juntado siete valientes y una vez en el pueblo de destino, se nos ha unido nuestra amiga Karin y su perro Salva, un verdadero placer contar con ellos en nuestras rutas, en las cuales, siempre acabamos aprendiendo cosas de Alemania, todo menos el idioma el cual es bastante difícil de memorizar.

Una vez en la plaza de Arroyomolinos y colgadas nuestras mochilas en los hombros, comenzábamos una de las rutas mas bonitas que todos los años nos gusta hacer, mas aún si el día esta con la niebla que existía hoy. Esta ruta está bastante señalizada aunque no estaría demás dar un repaso a dichas señales todos los años, además de controlar los posibles atropellos que la mano del hombre, suele cometer por donde quiera que pasa. No gusta ver atropellos como el ocasionado por cazadores y sus señales para acotar el terreno, queda bastante cutre el ver dichas señales clavadas en alguno de los antiguos molinos, los cuales deberían estar declarados patrimonio de Extremadura.


La ruta de hoy comienza con una leve ascensión la cual se va haciendo mas pronunciada según vas contando kilómetros en las piernas. A la vez que vamos ascendiendo nos vamos encontrando antiguos molinos a pocos metros de separación unos de otros, con lo cual nos damos cuenta de la cantidad de familias que antiguamente, debían de vivir de dichas construcciones. No creo yo que en toda la península existan muchos lugares como este, la pena es que no sabemos enseñarlo a los que nos visitan. Estoy seguro que si este lugar se encontrara en alguna otra comunidad, se hubiera invertido mas dinero en su conservación y probablemente que hubiera gente viviendo de nuevo de dichas construcciones, aunque no fuera haciendo el mismo oficio de molinero. Lo de siempre y como siempre...


Una vez que coronamos el último molino o primero según se mire, el terreno se nos vuelve favorable y ya solo es cuestión de seguir andando buscando la localidad de Montanchez, donde en sus calles siempre hay gente. Parece ser que vivir de los jamones y del vino, no les va mal hablando de turismo. Después de cruzarnos con una excursión y algún que otro turista despistado, hemos subido la pronunciada cuesta que nos lleva hasta el castillo de la localidad referida, el cual debe de ser uno de los puntos geográficos que mas hemos visitado en nuestras rutas, dado que muchas de las que hemos realizado pasan por allí.
En dicho castillo es costumbre de hacer la parada obligatoria para comernos el muerdino de pan, lugar donde siempre nos apenamos al ver el mal estado de conservación que existe en el, aunque hoy hemos visto como había indicios de estar haciendo algo de obra dentro del mismo. Que importante sería invertir dinero en su restauración y conservación, aunque visto lo visto, el dinero en Extremadura se invierte en otros asuntos menos importantes.


Una vez recogido el campamento hemos continuado nuestra ruta pasando de nuevo por la plaza mayor de Montanchez camino de una de las calzadas romanas que mejor estado de conservación posee. Un verdadero placer andar por ella y hacer volver a nuestras mentes en el tiempo y pensar la cantidad de gente que ha debido transitar por la misma.

La bajada hasta el pueblo de Arroyomolinos es preciosa. Transcurre muchos metros por callejas estrechas y con mucha vegetación, por lo que poseen un aspecto de selva que te hace creer que vas caminando por otro lugar mucho mas lejano del que en realidad, lo vamos haciendo.


Así quince kilómetros después alcanzábamos de nuevo la plaza del pueblo donde teníamos aparcados nuestros coches, con la satisfacción de haber pasado un buen domingo con una temperatura inmejorable para caminar y viendo que nuestras mascotas habían pasado también una buena jornada dominical, solo hace falta verles a estas horas de la noche.


Un placer haber hecho de nuevo esta ruta con una inmejorable compañía. Deseando de que el calendario vuelva a vestirse de rojo para volver a patear nuestros campos, los cuales se encuentran rebosando de agua por donde quiera que vayas y eso, eso hay que aprovecharlo amigos.

Nos vemos por las callejas.



la ruta


martes, 11 de noviembre de 2014

Capitulo 611: El espejo donde mirarse.



... Y allí estaba él. Pantalones viejos, camisa de cuadros de las que se llevaban y que casualidad, casi veinticinco años después, se siguen llevando. Que curioso esto de las modas, si aguantas la ropa unos cuantos años y no pierdes la figura, ten por seguro que esa ropa te la vuelves a poner.

Debajo de la camisa con las mangas remangadas, una camiseta un poco descolorida por culpa de unos cuantos de lavados. Ya hay ganas de empezar a hacer algo. No puedo defraudar a mis padres, los cuales tenían puestas muchas esperanzas en mi y en mis estudios. Me duele no haberles hecho caso, seguramente tengan razón como siempre y haya sido una dejadez por mi parte el haberme precipitado en esta decisión.



Pero, a mi me gusta trabajar, me quedo embobado mirando a la gente que trabaja cuando voy andando por la calle. Albañiles, mecánicos, barrenderos, pintores...que mas da el oficio, todos me parecen interesantes. Yo quiero ser uno de ellos y tengo que empezar ya. Quiero ser útil a esta nuestra sociedad. No quiero que hablen de mi como un chico poco trabajador que vive de sus padres, porque sin duda que es mentira.
Los fines de semana apenas manejo dinero, mientras mis amigos, casi todos trabajadores, ya tienen dinero para sus primeros vicios.



Nadie dice que esta experiencia vaya a ser fácil. Los fines de semana cuando me junto con mis amigos trabajadores, las primeras horas son para hablar de sus peripecias en sus respectivos trabajos. Broncas, accidentes y malas caras son ahora sus destinos. Todo esto se cuenta mejor con una cerveza en una mano y un cigarro en la otra. !Que pronto han empezado todos a fumar!, con eso de que ya trabajan el tener un cigarro en la boca parece ser que les hace a todos parecer mas hombres, cosa que sin duda no es así.
No me asustan sus batallas, tengo tantas ganas de que me pasen a mí, que no reparo en la mala leche que se me pondrá la mayoría de los días de trabajo.



Hoy ha sido el primer día que escucho el despertador, aunque creo que he visto todas las horas del reloj, estos nervios apenas me han dejado dormir y seguramente que lleve los ojos con mas ojeras que cuando salimos de fiesta. Da igual, cuando llegue a casa me acuesto y asunto arreglado.
Ya suena la puerta de su casa, ahí viene con el cigarro en la boca. Parece serio aunque al verme me dedica una tímida sonrisa. Al darme los buenos días la ceniza del cigarro cae sobre su ropa. Se sacude la camisa y abre la puerta del coche. Lo siguiente es abrir la del copiloto y la de los asientos traseros, donde torpemente soy casi incapaz de montarme. Al poco rato viene otro compañero de trabajo, el cual se monta en el asiento de delante. El jefe en lugar de darle los buenos días, le dedica una charla en tono despectivo para decirle que se había quedado dormido.



Poco después de un cuarto de hora llegamos a la obra. Un montón de piedras y una pared a medias de hacer nos esperan. Me mandan de allá para acá. Me piden piedras y la verdad es que con muchas de ellas no puedo. Me cabreo por mi torpeza. También se cabrean conmigo y creo que en ese momento me gano la primera de las mil broncas que me pertenecen en pocos días.
Intento aprender a mezclar el cemento. Aunque me parecía fácil ahora compruebo que no lo es tanto. O me paso con el agua o la quedo dura. Me pongo nervioso porque sé que otra nueva bronca está en camino. Me salvo esta vez y en lugar de la bronca me dan un consejo.!Como se agradecen estas enseñanzas!



Cansado a mas no poder nos montamos en el coche y regresamos a casa. Que ganas de contarles todo a mis padres, aunque lo que en realidad me apetece es ducharme y tumbarme en el sillón. Antes de meterme en la ducha me miro al espejo y me noto los bíceps mas grandes que el día anterior. Sin duda que han sido las piedras.
Cenando no dejo hablar a nadie, quiero contar todo lo que me ha pasado y aunque cansado, estoy súper contento y deseoso de que llegue un nuevo día...


________________________________________________________________

No sé quien inventó esta modalidad de estudios ni quien dijo a la edad que había que empezar a trabajar. Lo que tengo claro es que ni toda la gente vale para estudiar, ni todos los trabajadores serán buenos en sus trabajos. Los oficios cuanto antes se aprendan mejor. Doblar la "chepa" con muchos años encima cuesta mucho más que hacerlo de jóvenes y aunque los tiempos han cambiado mucho y las formas de enseñar también, creo que existen oficios que necesitan que los aprendices de los mismos, empiecen a edades tempranas por mucho que se empeñen en retrasar las edades para hacerlo.
Igual de importante es en esta sociedad el estudiar, que el trabajar.

Gracias a la fundación "La Coria" por dejar mirarme en este espejo, donde yo alguna vez, me vi reflejado.

Documentación gráfica de la Jornada de construcción de muros de Piedra Seca celebrada el 5 de noviembre en el marco del III Encuentro En Sintonía con el Berrocal Trujillano 2014. ¡Gracias a Domingo Holgado y Marcos Suero!, a l@s alumn@s y profesores de 1º de FPB (Agrojardinería) del IES Francisco de Orellana, a Estrella Pulido y l@s alumn@s del Programa de Formación Profesional Dual @prendicext "RENACER II", a los miembros de ADENEX, y a Luis Calvo por sus fotos. ¡En total 30 personas y 5 metros de muro levantado!