Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

sábado, 30 de diciembre de 2017

Capitulo 884: El año que nos quedamos sin "correos"



Mientras unos pueden presumir de estas cosas, otros nos hemos quedado sin ellos este año. El servicio de correos en Huertas de Ánimas es penoso y nadie, absolutamente nadie ha puesto el grito en el cielo. Estamos tan acostumbrados a que nos atropellen que nada nos asusta ni nos hace movernos para exigir lo que nos pertenece.

Cuando uno lee en las redes sociales historias como las de "Ana", me emociono de forma instantánea y a la vez me siento culpable de pertenecer a la generación que no movió un solo dedo para hacer todo lo posible para que gente como "Ana", viviera y trabajara en nuestro pueblo.

Cuanta gente como la mujer que a continuación podéis leer hace falta en el mundo.
Gracias Chema por mostrarnos la historia de "Ana":




Ana, la que encabeza mi vida desde hace 20 años, es cartera rural. Atiende tres pueblos con unos 900 habitantes en total. Población vieja, de esa que sufrió la posguerra más cruda en el centro de Extremadura.
Se conoce cada casa, cada dirección, cada DNI, cada una de las historias que acontecen en el silencio de los pueblos.

No le importa hacer todo lo necesario para que esa gente tenga un servicio de calidad y personalizado. Ayuda a quien difícilmente sabe escribir o leer, trae y lleva a quien necesita desplazamiento y, sobre todo, ofrece una sonrisa que para sí quisiera toda la fauna tuitera.


Cuando llega la Navidad, los vecinos, sus clientes, la colman de regalos en la medida de sus posibilidades. Chacina de la matanza, una caja con turrones de la tienda, vino de pitarra, pequeñas propinas para nuestros hijos, dulces, regalos de todo tipo.


Como la persona de la que hablo es de una sensibilidad extrema y ejemplar, tiene por costumbre dejar una postal personalizada a la mayoría de la gente que se cruza cada día. Una postal manuscrita, personal, puro corazón.


Esa gente, generalmente abandonada por el tiempo, la suerte, la familia y la vida en general, le devuelve la ilusión de quien sabe que está viva por alguna razón. Esa razón es que haya alguien que ofrezca una pizca del mucho amor que ofrece a diario.


Esas lágrimas de felicidad, de agradecimiento, de sentirse VIVO, son las que me hacen creer que todavía es posible, que queda esperanza mientras gente como Ana realice su trabajo como sólo ella lo hace.


Porque la admiro, porque la quiero y porque me da la gana de contarlo, tengo que exigir que forcéis un poco el alma, joder. Es fácil y la recompensa es INFINITA.


Sé que hablar de estas cosas puede chocar en estos tuíteres tan de frivolizar, pero es que si no lo escribo reviento.

Por un 2018 lleno de Anas. Ale, a tomar por culo.

Chema Pizarro. @chemapizca



P.D: Si, lo mio fue una inocentada, pido perdón para quien se haya sentido molesto.
Seguimos!!!!!

jueves, 28 de diciembre de 2017

Capitulo 883: Fin de la historia.



Y aunque hubiera querido llegar a los 1.000 capítulos no puedo más. Harto de llevar esta mochila cargada todos los días sin apenas premio ninguno decido dejarlo.

Siete años después he decidido cerrar el blog aunque sea doloroso para mi. Me ha superado el estrés de tener que escribir cada ruta que hago; tener que denunciar todos los atropellos que se realizan en Trujillo casi sin que nadie haga caso y exponiéndome siempre al insulto fácil de gente que desde que empecé solamente se ha dedicado a insultar, aunque me queda la satisfacción de saber que por lo menos los he hecho leer algo que no es un periódico deportivo.

He escrito de muchos paisanos que ya no están con nosotros siempre desde el corazón, a pesar de que siempre alguien saliera dolorido-a. No era esa mi intención y si dejar para nuestros sucesores, alguna mención hacia esta gente para que siempre fueran recordadas.

Ya no puedo más!!!!

Hoy cierro una etapa en mi vida que empezó gracias a la mejor decisión que he tomado a lo largo de mis años y que fue la de dejar de fumar. Ese día comencé a escribir llenando de faltas de ortografía este humilde blog. Mi primera intención fue contar lo mal que lo iba pasando día tras día por culpa de la ansiedad que me iba provocando la falta de nicotina. Fui capaz gracias a ello de ir sumando días, meses y años sin volver a ponerme un cigarro en los labios, así mismo logré uno de mis mayores propósitos que no era otro que escribir un libro, gracias a mi amigo Joseba que confió siempre en mi.

Gracias a todos los lectores que de manera fiel siempre me habéis leído, respetando mis escritos a pesar de que seguramente muchas veces estuvierais en contra de ellos. Gracias a todas las personas que durante este tiempo me han parado por la calle para pedirme que escribiera de esto o aquello, estando siempre abierto a hacer de mi blog una gran ventana hacia el exterior.

A todos los lectores de fuera de España les pido perdón por no seguir poniéndoles al día de lo que sucede en nuestra ciudad y a la postre en nuestra comunidad Extremeña la cual como siempre me habéis podido leer, adoro.

Seguiré escribiendo o no quien sabe, pero ya sin ninguna presión y cuando yo lo desee, pudiendo decidir si quiero salir a la luz o guardarlo para mi.

Hasta siempre.

Marcos.




domingo, 24 de diciembre de 2017

Capitulo 882: Resumiendo el año senderista.


Se puede decir que ha dado para mucho. En mi afán por seguir conociendo nuestra tierra he podido caminar por lugares nuevos e impresionantes, unas veces acompañado de gente del pueblo y otras veces con amigos de Belén, con los que se puede decir que he conectado muy bien. Compartir el sentimiento de andar puede ser normal, pero compartir las ganas de conocer sitios, madrugar un domingo mas que cualquier día de la semana para desplazarte a dos horas de tu casa, llegar de vuelta cuando el domingo da las boqueadas y en ese instante estar diseñando la ruta del domingo siguiente, no todo el mundo lo comparte.

En enero comenzamos a caminar por Romangordo, una mañana fría y con una niebla impresionante, que nos hizo caminar a ciegas muchos kilómetros aunque lo pasamos fenomenal.


También tuve la oportunidad de hacer una de las rutas mas duras que he realizado este año la cual transcurría por la comarca Hurdana, en la localidad de Pinofranqueado. La ruta fue tan dura que alguno de los senderistas que fuimos no la acabaron y tuvieron que abandonar antes. Yo a pesar de lo poco preparado que estaba por entonces después de varios meses sin andar fuerte, fui capaz de terminarla aunque me costó un horror.

Entre ruta y ruta fuimos conociendo despedidas tristes y dolorosas. En enero nos dejó un gran amigo de mi padre y mío que nos dejó un tiempo tocados y muy triste, a Serafín será imposible olvidar.

Para despedir enero tuvimos la suerte de conocer un nuevo pueblo, Robledollano. Fue una ruta pasada por agua en muchos kilómetros, cosa que nos alegra viendo la poca que cae últimamente.

El mes de febrero le comenzamos peregrinando desde casa hasta el pantano de Burdallos, siguiendo el río Merlinejo. Este día también nos llovió algo y la ruta fue de las buenas, de las que rozan los 20 kilómetros.

Tuvimos la suerte de volver al Valle del Jerte, en concreto hasta los famosos "pilones". Los encontramos espectaculares y casi para nosotros solos, nada que ver con el verano.

De nuevo anduvimos por los famosos "Barruecos" que este año han estado muy de moda gracias al rodaje de "Juego de Tronos".


Nos dejó tío "Vito" en febrero, casi con 96 años y yo le escribí algo también.

A mediados de marzo salimos de Extremadura para conocer la localidad de Monachil y la preciosa ciudad de Granada, junto con la famosa Alhambra. Un fin de semana precioso y lleno de risas y buen rollo.
Celebrando el quinto aniversario del grupo hicimos una ruta por nuestra zona, esta vez con algún caminante más.
Despedimos marzo en uno de los lugares mas magicos de Extremadura, el valle del Jerte en esta fecha es digno de visitar.

Ya en abril volvimos a visitar a nuestros amigos de Almoharin, para hacer con ellos la ruta del garbanzo y degustar un buen cocido una vez terminada la ruta.

Tuve la suerte de visitar Granadilla junto a mi familia y conocer de cerca uno de los pueblos mas bonitos de Extremadura.

Nos tocó despedir este mes a nuestra vecina y amiga "Churri", otro mal rato de este año.
Este mes tuvimos la suerte de pisar nieve yendo hasta Gredos para realizar una bonita y emocionante ruta.
Mayo

El mes de mayo le tuvimos super ocupado organizando la comunión del peque de la casa. Casi no me dio tiempo ni a caminar.

Pero por lo menos tuve la suerte de realizar por primera vez la ruta de los ingleses, en la que echamos un día inolvidable lleno de buen rollo y mucha gente.

Entre medias pude presenciar el ascenso del equipo trujillano a tercera división, toda una gesta deportiva para la ciudad.

En junio tocó volver a salir de la comunidad y conocimos una parte de Galicia, haciendo una bonita ruta y disfrutando un fin de semana muy bonito.

Fue sin duda una de las rutas mas duras de este año, la que realicé junto a mi amigo Javi por las apreturas del Almonte hasta el pantano de Santa Lucía.

En el mes de julio volvimos al Jerte a caminar y bañarnos en las frescas aguas.

Este mes es obligatorio ir hasta Campillo de Deleitosa a visitar la cueva de Juan Caldilla y darnos un baño en la garganta descuernacabras, un lugar solo para privilegiados como nosotros.

También tuve la oportunidad de hacer piragüismo, una actividad que no había realizado hasta la fecha y que nos reportó un dia de muchas risas.

Y en agosto subía a la cumbre mas alta de Extremadura, el Calvitero. Un día espectacular y lleno de ilusión.

Hay rutas que las dedico a recoger basura del campo, lo malo es que esto siempre lo hago solo, sin nadie que tenga la misma inquietud que yo.

En septiembre volvimos a disfrutar de unos días de relax por tierras gaditanas junto a nuestra familia andaluza.

Pero sin duda que la ruta mas espectacular que he realizado este año fue la que hice con mis amigos de Belen hasta la localidad de Guadalupe. 70 kilómetros que fueron una dura lucha de mis pies con mi mente. Finalmente fui capaz de lograrlo y me sirvió para conocerme mejor. Una aventura que seguro repetiré porque merece la pena.

Otro personaje que nos tocó despedir fue a nuestro amigo Manolo que nos dejó en el mes de septiembre demasiado pronto.

Ya en octubre  nos tocó disfrutar de las fiestas del pueblo y una vez terinadas nos fuimos a Portugal, para volver a descubrir una de las rutas mas bonitas que hemos podido hacer. Aveiro nos acogió y fue un fin de semana espectacular y como no,, de risas mil.

Nos acercamos a realizar una ruta por Malpartida de Plasencia acompañados de un ciento de senderistas que pasamos un buen domingo.

En noviembre pisamos algunos charcos, aunque la sequía que sufrimos es brutal.

Decidí ir andando desde mi casa a Jaraicejo, una ruta que cuando vuelva a llover en condiciones tengo que volver a realizar, ensalzando nuestras cañadas reales.

Nos plantamos en Madrid para reclamar un tren digno para nuestra Comunidad.

Y este mes de diciembre hemos retomado de nuevo las rutas con mas ganas, esta la hicimos por Monroy y estuvo bien.

En Casas del Castañar descubrimos un otoño un poco retrasado, pero que nos hizo conocer una ruta preciosa y que algún día volveremos a realizar seguramente.

Otra despedida dolorosa ha sido la de Tio Kiko, nos costará mucho asimilar su marcha.

La ultima que hemos podido hacer ha sido la ruta de los Canchos de Vadillo la cual hacía cuatro años que no realizábamos.

En definitiva un año lleno de kilómetros por nuestras callejas aunque me hubiera gustado hacer algunos mas. Este próximo año va a ser mas intenso. Nos hemos propuesto hacer rutas mas largas y enfrentarnos a desafíos importantes que ya iréis leyendo poco a poco y que me hacen estar entusiasmado.
Seguiré caminando con amigos de Belen y visitado rutas obligatorias por nuestra comunidad. Así mismo seguiremos conquistando pueblos nuevos junto a mis amigos Javi y Carlos, y quien se quiera apuntar, sabiendo que andaremos mas kilómetros que de costumbre y llegaremos a pueblos mas lejanos que aun no conocemos.

Nos veremos por las callejas un año más disfrutando de esta actividad que tanto me llena y la que tanto disfruto junto a amigos.




















lunes, 18 de diciembre de 2017

Capitulo 881: Volver a los Canchos del Vadillo.



Cuatro años después de haberlos conocido por vez primera, ayer volvimos a uno de los lugares mas espectaculares que existen en el geoparque Villuercas_ Jara.
Tal y como nos sucedió aquel día, ayer había la misma helada que cuatro años atrás, por eso con una temperatura de -3 grados, tocaba abrigarse bien.
A las siete de la mañana en la plaza de Huertas hacía un frío de cojones, pero pronto pusimos rumbo hasta la panadería del motor para hacernos con el pan del posterior muerdino, sin duda el mejor rato del domingo, incluso de la semana diría yo.



Hace cuatro años cuando fuimos a este lugar hicimos una ruta mas corta y mas llana, ayer decidimos hacer otra ruta mas larga y con una subida bastante pronunciada. Por eso la ruta hay que catalogarla de moderada, porque una vez que pasas de 20 kilómetros se puede decir que de fácil tiene poco; si a eso le añades que debes bajar por un cortafuego muy empinado y luego subir por el mismo, la ruta es para estar un poco preparado.

Hace cuatro años

Al llegar a la localidad de Castañar de Ibor, debes cruzar el pueblo entero y como dos kilómetros mas adelante sale una pista a la derecha, donde al comienzo de la misma decidimos dejar el coche para comenzar a caminar. La verdad que el camino hasta allí no fue como todos los domingos, donde solemos contarnos nuestros sucesos de la semana, ayer el tema de conversación fue solamente uno y no fue otro que lamentar la muerte de nuestro amigo Kiko, por eso hubo momentos ayer donde los tres que fuimos estuvimos mas veces en silencio que de costumbre, pensando tan solo en esta gran perdida. Sin duda alguna que la ruta de ayer fue un homenaje hacia su persona, y allí subido en uno de los lugares mas impresionantes de Extremadura, mirando al cielo le dediqué unas palabras de admiración a la vez que le guiñaba un ojo, seguro que él me hizo lo mismo en aquel instante, puesto que una bocanada de aire fresco me daba en pleno rostro....



La ruta ademas de larga es bastante llana, transcurre casi toda por una pista por donde se camina muy cómodo, de no ser por la decena de coches que nos adelantaron los cuales iban a recoger aceitunas. Nos sorprendió gratamente la cantidad de olivos que hay en la zona y los que se están sembrando, eso asegura ganancias a los lugareños, aunque hay que decir que la mayoría de los obreros eran Magrebíes. Con el hielo encima todavía vareaban los olivos a mano para que las aceitunas cuernicabras, bastante pequeñas este año, cayeran en las redes dispuestas en el suelo. De allí a los sacos y de estos a los remolques; una tarea dura y no sabemos como estará remunerada, puesto que no pudimos hablar con ninguno de los trabajadores.




Si vais a realizar esta ruta debéis de averiguar si en la zona hay alguna montería, puesto que es zona de caza mayor y es mejor prevenir que curar. Nosotros tuvimos la suerte de encontrarnos de frente con varias ciervas las cuales nos iban alegrando el paseo que llega a ser un poco monótono por momentos al ver tan solo cientos y cientos de olivos.




Llegar hasta los canchos que llevan el nombre de la ruta es espectacular, el corta fuegos es bastante empinado y restos de la helada hacían que fuéramos con las orejas tiesas para no resbalar. Entre risas fuimos descendiendo pensando en que el muerdino debía de ser una vez que volviéramos a coronar el cortafuego, porque si te le comes abajo, cuando subas la cuesta puede salir el chorizo antes de tiempo....
Un rato contemplando los buitres que allí anidan y que han crecido con respecto a la ultima vez que estuvimos allí, la colonia es bastante numerosa y alegra ver sus vuelos sobre nuestras cabezas, por eso hay que evitar ir en época de reproducción, para no molestar a estas majestuosas aves.





La vuelta es por el mismo sitio y comienza con la subida que anteriormente habíamos bajado y que debe ser de las mas empinadas que hayamos hecho hasta la fecha, según hablábamos los tres. A nuestro ritmo parando las veces que haga falta, así fuimos ascendiendo. Una vez arriba solo quedaba buscar un buen lugar donde no nos diera mucho el aire frío que corría por aquella zona y que podía hacer que nos resfriáramos después de la sudada que nos habíamos pegado.



Una casa aparentemente abandonada y no terminada nos vino al pelo para recostados a una de sus paredes, sacar las viandas y degustar con ellas un buen trago de vino, el cual encerré hace pocos días y está cojonudo. (Gracias Víctor)

Una vez recogido el campamento nos pusimos en pie algo acalambrados después del esfuerzo que habíamos hecho minutos antes en la rampa, pero pronto estábamos caminando otra vez a buen ritmo en busca del coche, pasando por el mismo lugar que horas antes, donde el manto blanco se iba deshaciendo gracias a un tímido sol que no calentaba demasiado.




Y recortando camino fuimos sumando kilómetros, hasta 24 llegamos en la jornada de ayer, un buen entrenamiento para nuevos retos que nos esperan en el año que viene y que si todo va bien iremos contando.

Nos vemos por las callejas aun estando heladas.

La ruta