Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

sábado, 30 de marzo de 2013

Capitulo 459: Ruta Encina Terrona.




Saliéndonos de nuestro día habitual de paseos, hoy sábado nos dirigíamos hasta el pueblo de Zarza de Montánchez, desde donde comenzaba la ruta de hoy.

Diez mayores entre los que se encontraban dos miembros nuevos, y dos pequeños que han aguantado muy bien el recorrido.

En dicho pueblo tenían preparada la cuarta edición de la ruta “Encina Terrona”, que es donde finalizaba el trayecto. En nuestro grupo había ganas de conocer dicho monumento de nuestra dehesa, la cual muchos de los integrantes del mismo, no conocían. Siendo esa una de las causas por las que hoy, a las ocho de la mañana, partíamos de la plaza de Huertas, dirección Zarza de Montánchez.


Con la recogida de dorsales nos daban la bienvenida en el pueblo, y con más de ciento setenta participantes en dicha ruta, nos poníamos en marcha para disfrutar de callejas llenas de agua y barro. Antes nos habían dado una charla de cómo actuar en dicha ruta, aunque la verdad que con tantos participantes, resultaba imposible el perderse en el recorrido.

Hemos podido apreciar multitud de encinas grandísimas. Alcornoques enormes, alguna jara, hemos cogido “criadillas”, espárragos y el que ha querido incluso ha tenido la oportunidad de poder coger enormes cardillos, que por aquellas tierras, se crían de tamaño superior. Hemos pasado por el pantano de “Navarredonda” donde hemos optado por comernos el bocata. Dicha presa estaba a tope de su capacidad y según los vecinos, hacía dos días que había empezado a desembalsar agua. Una imagen muy difícil de apreciar en nuestra tierra y que este año por suerte, vamos viendo por casi todos los pantanos por donde pasamos andando.


Una vez levantado el campamento en el cual muchos han podido descansar poco, puesto que han ido llegando más tarde al descansadero. Es muy difícil organizar una ruta con tantos participantes y querer que la gente vaya andando agrupada. Cada uno ha ido andando a su ritmo y así, los participantes han ido haciendo acto de aparición poco a poco, como si de un desfile militar se tratara.

La ruta ha contado con un coche escoba donde había un botiquín por si alguno de los participantes, le ocurría algún accidente, cosa que por otro lado, no ha ocurrido por suerte para todos. Una vez alcanzado el pueblo, nos han recompensado con una pieza de fruta y agua para el que quisiera, antes de seguir la ruta hasta la monumental encina. Ese sin duda ha sido el peor trozo de trayecto, puesto que las piernas algo cargadas por los diecisiete kilómetros realizados, se negaban a volver a ponerse en marcha. Salvando este escollo, nos hemos dado de bruces, un kilometro y medio después, con la querida encina. Allí, delante de ella, recordábamos la cantidad de gente que dicho árbol ha visto pasar delante de su majestuoso tronco. Y es que con ochocientos años de edad, ya ha llovido algo sobre ella, y deben de haber sido millones las personas que por allí han pasado. Hoy también a parte de nosotros, había varios turistas aprovechando las fiestas para visitar dicho lugar, el cual es muy acogedor y está muy bien conservado. Yo creo que la encina lo merece y esperemos que nuestras generaciones venideras, puedan en un futuro visitar dicho lugar. Los puntales con los que la tienen sujeta son impresionantes y decían que este año han venido expertos en el tema ha podarla, de esa manera se aseguran una mejor conservación de su patrimonio, el cual por otro lado, están sabiendo muy bien explotar sus gobernantes.


Una vez echa más de cien fotos por parte de todos los allí presentes, hemos vuelto a desandar el camino que nos llevaba hasta el pueblo y en definitiva, hasta nuestros coches. Dando por finalizada la ruta, aunque bien es cierto que no del todo, puesto que nos quedaba lo mejor de la misma que no era otra cosa que un buen plato de paella y otro de entremeses, además de una botella de agua, un buen vaso de un excelente vino y una naranja de postre. En la romería del pueblo nos han dado todo eso y allí había muchas personas que han comido con nosotros el mismo menú. Dicha romería se celebra por cuarto año y es llamada el día de la encina. Una actividad bonita y que une a la gente de los pueblos de alrededor además de a los mismos habitantes de la Zarza.



Una vez comido todos, nos hemos vuelto hacia nuestro pueblo con la sensación de haber pasado un gran día de campo y convivencia, además de haber realizado una bonita ruta que finalizaba en un lugar mítico y emblemático de nuestra tierra Extremeña, el cual debería ser de obligado cumplimiento para todos los extremeños, el conocerle.

Gracias a todos nuestros amigos de la Zarza por acogernos como verdaderos huéspedes y también dar las gracias a todos los integrantes del grupo senderista de Almoharin, los cuales nos tratan también como si fuéramos de su grupo siempre, donde emparejamos con ellos.

lunes, 25 de marzo de 2013

Capitulo 458: Maltrato, ( va por ti mujer)





_ ¿Estás bien? Espero que así sea. Has dado un gran paso, de mujer valiente, no todas son capaces de hacerlo. No se te ocurra sentirte culpable de lo que has hecho. Eso es lo peor que puedes pensar en estos momentos.

_ Yo le quiero, ¿sabes? Está pasando una mala racha y por eso se comporta así conmigo.

_ Que va, ojala y fuera solo eso. Es un cobarde y aunque tú no lo veas, te maltrataría de todos modos.

_ ¿Y qué hago yo ahora? ¿Dónde voy? ¿De qué viviré? ¿Cómo podré dar de comer a mis hijos? ¿Cómo se lo explicaré a ellos? Ellos le quieren mucho a su padre, aunque es verdad que han visto muchas cosas que no deberían de haber presenciado.

_ No te preocupes, ya he llamado al centro de atención a la mujer maltratada, viene una asistenta de camino hacia aquí.

_ Pero, ¡yo no necesito asistenta ninguna! Yo lo único que necesito es un lugar donde quedarme hasta que a “El”, se le pase esta mala racha.

_ Claro, a eso viene la asistenta. A aconsejarte y decirte los pasos que debes de seguir.

_ Creo que no ha sido buena idea el denunciarle. Seguro que se enfadará mas conmigo todavía y no querrá volver a mi lado, cuando esté mejor de lo suyo.

_ No tienes que preocuparte de “El”. Ahora lo más importante eres tú y tus hijos. No pienses en nadie más.

_ Si vivieran mis padres esto no hubiera pasado, hubieran hablado con “El” y hubiera razonado antes de llegar a este extremo.

_ No lo creo, seguramente que ya te maltrataba cuando tus padres vivían, incluso cuando tan solo erais novios, ¿A que si?

_ “El” me quería mucho. Siempre quiso lo mejor para mí. Cuando yo no hacia algo bien, el estaba siempre para corregirme. Me aconsejaba que ropa ponerme, que peinado hacerme, cuando debía de ir con pantalones y cuando con falda; era muy atento conmigo.

_ Eso no es ser atento querida, eso es ser un dictador, un canalla, un cobarde, que sin que tú te dieras cuenta, manipulaba tu vida a su antojo.

_ No digas eso, “El” siempre ha querido lo mejor para mí.

_ Ya está aquí la asistenta, ahora cuéntale a ella todo lo que te ha venido pasando, sin callarte nada. Sin ningún miedo. Ellas están acostumbradas a estas situaciones y casos como el tuyo.

_ No sé si quiero verla, creo que es mejor que se vaya y yo vuelva a casa, “El” debe de estar preocupado sin saber donde andamos los niños y yo.

_ Tranquila, “El” sabe perfectamente que no volverás a casa. Ya le han comunicado la denuncia y está en lugar seguro para ti y para los niños.

_ Pero, pero yo no quiero que le metan en la cárcel, no es ningún asesino.

_ Es peor que eso, y tranquila, lo más seguro es que no entre en la cárcel todavía…


Caso uno:

Tres meses después, esta mujer retiró la denuncia sobre su marido. El cual tres días más tarde acababa con la vida de su esposa. Luego intentó suicidarse sabiendo que no lo conseguiría, pero de esa forma podría alegar en el juicio enajenación mental, rebajando con ello la pena de cárcel.



Caso dos:

Tres meses más tarde esta mujer estaba viviendo en un lugar de acogida junto a sus hijos, los cuales estaban felices de ver a su madre feliz. No estaba siendo fácil aquello, pero entre las asistentas, y sus numerosos amigos y amigas, la ayudaban a quitarse la venda de los ojos. Ojos que durante muchos años, demasiados, habían estado totalmente ciegos.
Ahora, a día de hoy, se alegra de haber tomado aquella decisión ayudada por su fiel amigo el cual jamás dudó de las palabras de su amiga, a pesar de que “El mal tratador” también había sido amigo suyo desde la infancia.
Que sensación más rara siente cada día al levantarse y vestirse, sin que nadie le diga la ropa que se tiene que poner, ni el peinado que debe de hacerse. ¡Qué feliz se siente!, lastima de no haber dado el paso muchos años antes….

domingo, 24 de marzo de 2013

Capitulo 457: Ruta: Entre puentes, llanos y berrocales.




De esta manera se denomina a la única ruta que existe marcada, en los alrededores de Trujillo. El trámite de su marcación, corrió a cargo de ADICOMT y la verdad que se agradece tal molestia, aunque bien es verdad que se deberían de marcar algunas rutas más, las cuales deberían de ser obligatorias de andar por parte de cualquier habitante de Trujillo.

Volviendo a la ruta de hoy he de decir que me ha sorprendido para bien, puesto que nunca antes a pesar de haber andado mucho por todos nuestros alrededores, había realizado dicha ruta. Esta comienza justo detrás del silo, en donde han construido el helipuerto. Justo allí está situado el cartel que anuncia la ruta aunque bien es cierto que ha sido pasto de los vándalos, los cuales, le han “grafiteado” completamente.



Esta mañana a las ocho en punto como cada domingo, salíamos de la plaza de Huertas los tres únicos miembros del grupo que nos hemos atrevido a andar. En lugar de comenzar la ruta desde Huertas, hemos optado por ir en coche hasta el silo de Trujillo. Allí, donde se instala el ferial, hemos dejado el coche y mochilas al hombro, nos hemos dispuesto a ver lo que nos deparaba el día, que por otro lado y a simple vista, podíamos suponer que estaría cargado de agua, cosa que al final, a pesar de las nubes amenazantes que nos han acompañado durante la ruta, nos han dejado andar sin mojarnos nada.

Con los trajes de gua bien localizados por si nos hacían falta, hemos comenzado la aventura de hoy. La cual transcurre en sus primeros kilómetros, por una de las partes del berrocal quizás menos conocidas por muchos, aunque bien es cierto que uno de los integrantes de hoy, lo conocía como la palma de su mano, dado que se ha criado por esos canchos. Así que nos ha venido bien su compañía a la hora de explicarnos nombres de cercas y regatos.


La verdad que lejos de lo que yo pensaba, es una ruta muy entretenida y no sé si será en parte, por la cantidad de agua caída, o por lo bonito que esta el berrocal en la actualidad, pero el caso es que nos hemos divertido andando. Saltando charcos inmensos. Buscando “pisaeras” para no mojarnos los pies, cosa que ha sido imposible de evitar dada la gran cantidad de agua acumulada en todas las callejas por donde transcurre la ruta.

Saliéndonos del recorrido marcado, hemos desviado nuestros pasos volviendo a subir por una calleja dirección a Trujillo de nuevo. Allí queríamos ver la fuente del “plato”, donde nuestro compañero Mané nos venía contando, que en épocas de sequia muchos paisanos venían a abastecerse de agua, puesto que dicha fuente jamás la vieron seca. A parte de ser uno de los lavaderos donde antiguamente las mujeres de Trujillo, venían a lavar sus ropas. Nuestra sorpresa, además de desilusión, ha sido el llegar hasta dicho lugar y verlo comido en su totalidad por zarzales. Siendo imposible de apreciar lo bonito del lugar, aunque bien es cierto que los chorros de agua, se veían caer entre los zarzales. Volvemos a lo de siempre. Patrimonio de la humanidad la plaza solamente o ¿todo el entorno? Es una pena lo poco que vale conservar nuestras antigüedades y por dejadez municipal, no podamos aprovecharnos de ellas. Que mandar un par de jornaleros a trabajar allí un día o un par de ellos, no es nada costoso y por lo menos valdría la pena. Que conste en acta nuestra repulsa ante tal descuido, ahora harán lo que quieran, como siempre…

Una vez que hemos desandado el camino hasta la fuente, hemos continuado por la ruta marcada, la cual nos ha deparado otra de las sorpresas de hoy y que hacía algún tiempo que no encontrábamos. Como ha sido el comprobar que otro espabilado de turno en lugar de arreglar los portillos de su pared, ha optado por la tremenda y con varias cancillas, se ha apoderado de la calleja por la que transcurre dicha ruta. Es penosa, ridícula y lamentable esta actitud, pero yo voy más lejos. Los señores del “Seprona” ¿a que se dedican aparte de denunciar a cazadores descuidados? ¿No es su responsabilidad el velar por las callejas, caminos y cordeles? No lo sé, por eso pregunto. Pero mosquea mucho que estas callejas que son bastante transitadas por senderistas, ciclistas y conductores de motos, estén cortadas a su antojo por estos señores. Esperemos que este escrito caiga en manos de la autoridad competente y tome medidas.



Una vez alcanzado el rio Magasca, según la ruta, hay que cruzar la carretera nacional V. Detrás del restaurante Magasca continua la misma y cruzando por encima del antiguo puente, giramos bruscamente a la izquierda donde el cordel nos espera para continuar la ruta.



Da gusto el poder ver cómo van los ríos este año de agua. Merece mucho la pena poder hacer cientos de fotos para, seguramente, que en épocas de sequia, poder recordar por donde iba el agua. Un poco más adelante hemos optado por comernos el correspondiente tente en pié, que no por ir menos componentes, íbamos a perdonar. Una vez acabado de comer, hemos continuado la marcha con el mosqueo de comprobar cómo iba de agua el arroyo “Matacordero”, el cual debe su nombre por lo visto a una tormenta caída que sorprendió a un rebaño que pastaba en sus proximidades y que se vio devorado por el agua que dicho regato llegó a acumular. Fueron varios los corderos que se ahogaron y de ahí viene su nombre.


Hoy como podíamos imaginar venia aventado y era imposible el cruzar por el cordel. Así, hemos tenido que desviarnos por la finca colindante para buscar un puente por donde poder atravesar dicho regato. Una vez cruzado hemos vuelto a la ruta hasta llegar al puente antiguo, en donde de nuevo, hemos tenido que cambiar el itinerario para no mojarnos los pies más de lo que los llevábamos mojados.

 Por la finca de al lado hemos seguido andando hasta volver a encontrar otro pequeño puente por el que hemos podido cruzar. Un par de kilómetros más adelante y con tres bolsas llenas de “pamplinas”, hemos alcanzado la ermita de Santa Ana, la cual sigue doliendo la vista de ver el lamentable estado en el que se encuentra y lo que la queda por estar así.

Un poco más adelante volvíamos al silo donde teníamos aparcado el coche. Después de haber andado unos quince kilómetros más o menos, los cuales la verdad que se hacen muy cómodamente. Por eso dicha ruta es recomendable de hacer, pero si es ahora, ir provisto de calzado acuático.


sábado, 23 de marzo de 2013

Capitulo 456: Operación puerto.




Hoy me vino a la memoria aquellas vueltas ciclistas a España, Tours de Francia o Giros de Italia que con tanta expectación seguía de pequeño. A pesar de no ser un ciclista activo, siempre me encantó este deporte; y sobre todo seguir aquellas retransmisiones que se hacían casi siempre en etapas de montaña. Recuerdo aquellos años de Marino Lejarreta. De Peio Ruiz Cabestany, del equipazo Orbea, Teka o del gran equipo Reynolds. Luego el Kelme, el Zor, Once y muchos más que ahora mismo no recuerdo.

Por aquellos años yo disfrutaba muchísimo viendo las escapadas en etapas de montaña, todos los corredores eran valientes y no esperaban a ninguna orden de nadie para atacar. Sabían perfectamente que el momento ideal era cuando las cámaras conectaban en directo, de esa manera se aseguraban el salir en televisión y que se hablara de él. Eran tiempos duros de cobrar muy poco, pero demostraban amor por ese deporte tan sufrido y poco remunerado.

Recuerdo como si fuera ayer una de aquellas vueltas ciclistas a España, la cual se celebró por el mes de abril. Lo recuerdo porque por aquel entonces falleció mi abuelo materno. Como por aquellos años la iglesia obligaba a guardar luto, la televisión quedaba prohibida de encender como mínimo un mes, eso en algunas casas. Otras se tiraban tres meses y algunas incluso un año. Como si no encendiendo el televisor, guardaras mejor el luto por tu ser querido fallecido.

Ese año la vuelta estaba muy emocionante y mi tío Paco, gran aficionado como yo a este deporte, estaba negro al saber que no podíamos ver aquellos finales de etapa, donde Arroyo, corredor del Reynolds, se jugaba el triunfo final. Estaba claro que en casa de mi abuela la televisión nos iba a ser imposible de ver. En casa de mis padres tampoco, así que acordándonos de la casa de mi tía Catalina, allí nos refugiamos bajo llave, con aquella televisión de pocas pulgadas que por lo menos ya era en color.

Gracias a aquel “zulo” que encontramos, pudimos esquivar el rezo que nueve días después de la muerte de mi abuelo, debían celebrar en casa de mi abuela. Mientras, mi tío y yo, disfrutábamos de aquellos ciclistas que nos hacían sentir un verdadero amor por ese deporte, los dos allí sentados, con los visillos de la puerta bajados para no ser vistos, nos poníamos nerviosos al ver las escapadas de unos y otros. Las estrategias consistían en esperar a tu jefe y llevarle lo más lejos posible. No había “pinganillos” ni nada que se le pareciera. Era ciclismo puro y duro, el deporte que enamoraba a todos sus seguidores.

Con el paso de los años alguien se empeñó en cargarse este bello deporte y tengo que decir que lo consiguió. Por lo menos en mi persona sí. Día tras día nos enterábamos de algún caso de dopaje más. Ciclistas ilustres los cuales teníamos todos en pedestales, dada su gran profesionalidad que nosotros nos tragábamos sin saber nada.

El caso reciente de Angstrom fue el que colmó mi vaso de la paciencia por intentar seguir amando este deporte, ese día se me cayó un mito y me vine abajo al escuchar las palabras de aquel tramposo ciclista. Reconociendo las artimañas que había estado usando a lo largo de los años. Y pensar que para algunos fue fuente de inspiración a la hora de superar canceres como el suyo. Una verdadera pena el que nos engañen como a chinos entre unos y otros.
Seguramente que el ciclismo no sea el único deporte en el que el doping está a la luz del día. Quizás otros deportes como el fútbol sean intocables en estos casos y no interese saber nada de la verdad que existe bajo las sabanas de los clubes. Algún día seguramente que todo saldrá a la luz y se nos volverán a caer mitos a todos; y volveremos a sentir pena y lástima por los que nos han engañado tantos años. Volverá a ser duro el encontrarnos con estas realidades que harán un daño en nuestros sentimientos muy grande como ya hizo estos años atrás, el dopaje en el ciclismo.

Como echo de menos aquellos años de ciclismo puro y duro en el que todos los participantes se dejaban la piel sin aprovechar sustancias prohibidas…. O quizás no fuese así, pero por lo menos no lo sabíamos.

jueves, 21 de marzo de 2013

Capitulo 455: Esperando al lider.




Ahí seguimos. Muchos parecen que quieren dar el primer paso en su búsqueda, seguramente movidos por el acojono que supone que les toquen su paga. Que por lo visto dicen que endurecerán el método de cobro de las mismas. Eso, unido al tiempo que llevan sin hacer nada, da pie a moverse en busca del líder.

Ahora queda lo peor que sin duda es encontrarle. Porque no vale cualquiera. Lo suyo sería un tío que llevara mucho tiempo en el paro, como ellos. Si puede ser, que haya agotado todo tipo de prestaciones y viva de la caridad de su familia, como prácticamente todos los que buscan ese líder. Que, aunque ejerza de líder, siga viviendo de igual modo, es decir, sin ver un solo euro por su trabajo. Si empieza a cobrar por ser líder, será uno más de los muchos que existen ya vinculados a algún partido político, y eso, no es lo que busca esta gente.

Pero, ¿tú crees que habrá alguien dispuesto a ejercer de líder en esas condiciones?

Creo que no, a lo mejor un tío parecido a Hugo Chávez, con su chándal puesto a diario. Que tenga ganas de enfrentarse a los que nos gobiernan. Que se atreva a organizar alguna manifestación en la puerta del ayuntamiento. Quizás alguna acampada un poco sonada de los mil y pico parados que hay en la ciudad. Sería como el día del “Chiviri” pero en el “Paseino”. Cada uno con su tienda y su saco de dormir. Habría que hacerse el fuerte puesto que los policías seguro que intentarían desalojar el campamento rápidamente, pero ahí estaría nuestro líder para dialogar antes de que actuaran. Seguro que habría consenso con las fuerzas del orden y si no, pues nos aseguraríamos el salir en todos los telediarios. Qué más da que te den con una porra o que te pisotee quien te gobierna, al fin y al cabo es lo mismo. Uno, dolor físico y el otro, dolor totalmente psíquico.

De los mil y pico, novecientos dirían que si van. Luego de esos novecientos, se presentarían ese día cincuenta como mucho. Estos cincuenta, se crucificarían para siempre en su ciudad y seguro que no volverían a trabajar en ningún lado. Además de llevarse algún “porrazo” de la autoridad, que contra cincuenta parados si se atreverían.

Una vez desalojado el campamento, el líder pasaría a disposición judicial, mientras los ochocientos cincuenta cobardes que no se presentaron, irían por ahí presumiendo que ellos sabían lo que iba a pasar y dirían que por eso no se presentaron. Seguirían pasándolas putas con lo poco que tienen y cuando volvieran a escuchar en la televisión, que enredan los que les gobiernan con sus pagas, volverían a poner el grito en el cielo y volverían a buscar al líder. El mismo al que le cayeron, tres meses de trabajos sociales tan solo por organizar la acampada aquella famosa, a la vez que desastrosa.

 Él, no quiere volver a ejercer de líder. No ha vuelto a ponerse el chándal y al ayuntamiento solo va a pedir comida para sobrevivir.

Aquel buen hombre por lo menos lo intentó. Dio la cara por un montón de gente sin recibir nada a cambio y puede presumir bien alto, que no fue un sumiso más de aquellos novecientos paisanos que le buscaron a él, para que ejerciera de líder. De aquello, solo queda el chándal colgado en una percha de su triste armario. Bueno, eso y el orgullo de haber intentado luchar contra la causa, aunque sin resultado ninguno. Nadie dijo que fuera a ser fácil, pensaba al pasar por la puerta del ayuntamiento. Desde luego que con esta actitud ciudadana, cualquiera gobernaría en cualquier ciudad del mundo….

martes, 19 de marzo de 2013

Capitulo 454: Misión olvido


De los últimos libros leídos, este es sin duda uno de los que aparte de haberme gustado mucho, me ha llegado al corazón. Y puedo decir que no es fácil ese hecho, soy muy frio cuando leo y pocas veces suelo caer en los tópicos de la gente.
 No por tener un libro muy buena fama me seduce solo con eso. Es más, el anterior libro de esta gran escritora. “El tiempo entre costuras”, me dejó bastante frio y a pesar de que reconozco que es una gran obra, creo que le sobran paginas contando poca cosa.

 Sin embargo, este libro: “Misión olvido”, me ha cautivado desde el principio. Con una gran historia descrita de una manera mágica y perfecta, su autora nos lleva a lo largo del libro por una serie de lugares muy bien descritos. Hasta el punto de que las cuatrocientas setenta y tantas de páginas que tiene, se te hacen cortas.

De esta escritora me encanta, la cantidad de palabras que escribe poco conocidas. Para cualquier lector humilde y sin muchos estudios es un lujo el poder aprender según vas leyendo muchas de ellas. Es más, muchas de las frases del libro es fácil que las recuerdes una vez acabado de leer el mismo.
En definitiva, un libro que merece mucho la pena y que no te dejara indiferente. Totalmente recomendable.

SIPNOSIS:


Incapaz de recomponer sus propios pedazos, la profesora Blanca Perea acepta a la desesperada lo que anticipa como un tedioso proyecto académico. Su estabilidad personal acaba de desplomarse, su matrimonio ha saltado por los aires. Confusa y devastada, la huida a la insignificante universidad californiana de Santa Cecilia es su única opción.
El campus que la acoge resulta, sin embargo, mucho más seductor de lo previsto, agitado en esos días por un movimiento cívico contrario a la destrucción de un paraje legendario a fin de construir en él un enorme centro comercial. Y la labor que la absorbe —la catalogación del legado de su viejo compatriota Andrés Fontana, fallecido décadas atrás— dista enormemente de ser tan insustancial como prometía.
A medida que se afana en vertebrar la memoria de aquel hispanista olvidado, junto a ella va ganando cercanía Daniel Carter, un colega americano veterano y atractivo que no ocupa el sitio que debería ocupar. Entre ambos hombres, uno a través de sus testimonios póstumos y otro con su complicidad creciente, Blanca se verá arrastrada hacia un entramado de sentimientos encontrados, intrigas soterradas y puertas sin cerrar.
¿Por qué nadie se preocupó nunca de rescatar lo que Andrés Fontana dejó a su muerte? ¿Por qué, después de treinta años, alguien tiene interés en que todo aquello se destape al fin? ¿Qué tiene que ver la labor inconclusa del viejo hispanista con todo lo que está ocurriendo ahora en Santa Cecilia? ¿Qué le movió a desempolvar la historia no contada de las misiones del Camino Real? Antes de encontrar respuestas, Blanca aún tiene mucho que entender.
Amores cruzados, certezas a medias e intereses silenciados que acabarán por salir a la luz. Viajes de ida y vuelta entre España y Estados Unidos, entre el presente y el pasado de dos lenguas y dos mundos en permanente reencuentro. Entre el hoy y el ayer de aquellos trasterrados que, saltando fronteras y obstáculos, vivieron a caballo entre ambos empujados por la necesidad, el deber o la pasión.
Desde los viejos franciscanos que a lomos de mulas fundaron las míticas misiones californianas a los hispanistas y escritores exiliados que a pesar de la nostalgia nunca lograron regresar. De los militares norteamericanos que llenaron la España agridulce de los años cincuenta de bases, dólares y cigarrillos rubios a un impetuoso estudiante dispuesto a cualquier cosa por una mujer. Con todos ellos entreverados en la propia historia de Blanca, Misión Olvido compone una narración emotiva e intensamente humana.

Una novela luminosa, un tributo a las segundas oportunidades,
la reconciliación y la reconstrucción.

El reencuentro con la autora que nos cautivó entre costuras y
nos volverá a seducir con una misión inolvidable.

lunes, 18 de marzo de 2013

Capitulo 453:Feliz aniversario.




Quizás doce años con papeles no son nada, 
Lo nuestro viene de mas atrás…
 Para mi es media vida a tu lado.
Vida que no tendría sentido fuera de tu seno.
Vida que no me importaría tirar por la borda
si en este barco no viajas tú.

Porque no me atrevo a dar un solo pasó sin ti
No he inventado esa posibilidad todavía
Y como comprenderás, ya es tarde para ni si quiera pensarlo.
Solo te pido que me dejes seguir siendo la sombra de tu ser
Con eso me conformo, no me atrevo a pedirte más
Porque me da miedo pedir más de lo que doy, eso no es bueno.

Si me dejas seguiré siempre contigo, si me dejas caminaré a tu lado
Si me dejas seré la sombra que no te abandonará ni en días nublados
Si me dejas…..mi vida y mi camino los doy por finalizados.
No hay un solo día que no piense en ti, que tonto de no saber mostrarlo
Quién sabe si por vergüenza, quien sabe si por pudor, o será puro conformismo
Como si dicha flor no hubiera que regarla jamás, que iluso.

¿Cuántas flores murieron en manos de jardineros inútiles?
¿Cuántas no fueron capaces de sobrevivir a unos brazos llenos de espinas?
Te prometo regarte todos los días del año y si algún día no consigo agua para ti
Lloraré a mares para que no te falte nunca ese liquido tan necesario para vivir
Y si tú quieres, seguiremos viendo pasar la vida, ¿se te ocurre otra cosa mejor?

Esto va demasiado deprisa como para andarnos por las ramas
A nosotros no nos molestará ningún perro flauta, ni mucho menos los putos banqueros
Que luchan día tras día, para amargarnos nuestra existencia,
Como si uno no tuviera las espaldas curtidas de tanta hostia recibida.
Aquí les esperaremos, brindando al sol con las copas llena de amor
Este manjar no se acabará nunca, dicho manantial jamás le veremos seco
Y si por desgracia algún día es así, espero ser elegante y agradecido, eternamente agradecido…

domingo, 17 de marzo de 2013

Capitulo 452: Ruta en Campillo de Deleitosa.






Probablemente en todo lo que llevamos andado por nuestras tierras, la ruta de hoy es sin duda con diferencia una de las más difíciles de describir. Por mucho que yo quiera explicar lo vivido en nuestras carnes, es imposible que ni siquiera os podáis hacer una idea de los parajes que encierra dicha ruta, por muchas fotos que se muestren del lugar.

A las siete y media de esta mañana, nos poníamos rumbo al pueblo de Campillo de Deleitosa, del que separan siete leguas de Trujillo y nueve de Cáceres. El día no pintaba muy bien, aunque es cierto que en Huertas no llovía, pero según nos íbamos acercando a dicho pueblo, el agua iba haciendo acto de presencia. Lejos de amilanarnos, nos gusta hacer frente a las dificultades meteorológicas, y la mayoría íbamos provistos de trajes de agua, que visto lo visto, prácticamente no nos han hecho falta.
En la plaza del pueblo aparcábamos nuestros coches y nos colgábamos las mochilas de los hombros. En ese momento una vecina de Campillo, se acercaba a su iglesia la cual con mucho gusto, nos ha enseñado. Es un edificio del siglo XVII con signos de varias restauraciones posteriores. Nos contaba dicha vecina que lo último que habían arreglado había sido el tejado, que visto a posteriori el interior del templo, hacia mucha falta.

En su interior, habita San Sebastián, uno de los días de fiesta del pueblo y el que da nombre a dicha iglesia. Nos contaba también que en la actualidad viven en el pueblo unas sesenta personas, pero que en épocas de fiestas y vacaciones, se triplica dicha población. Apenada protestaba por la falta de ayudas por parte de todos los estamentos regionales, decía que se tenían que buscar la vida para todo y eso por otro lado, les ha hecho gente recia, sana y noble.

Después de salir de dicha iglesia, dicha vecina nos indicaba el camino por donde empezaba la ruta que nosotros llevábamos grabada en nuestros móviles, pero que por falta de cobertura en el lugar, no hemos podido consultar. Así hemos empezado a subir por unos parajes preciosos, llenos de alcornoques, escobas en flor, jaras apunto de enseñarnos sus flores y mucho síntoma de naturaleza en su pleno esplendor; y es que el agua es vida y así se nota este año por todos los lugares donde vamos. Mientras seguíamos subiendo por un camino con buen firme, algunos buitres se nos cruzaban con su vuelo tranquilo. En ese momento el camino por el que habíamos ido andando se nos acababa. No nos ha quedado más remedio que desviarnos un poco de la ruta y sin duda ha sido lo mejor del día, puesto que trepar entre jarales impresionantes ha sido duro a la vez que gratificante. Hemos tenido la oportunidad de apreciar unas vistas únicas e irrepetibles. Es de las rutas en las que las cámaras de foto, echan humo del uso excesivo que las damos, pero es que queríamos fotografiar todo el paisaje que ante nosotros se aparecía. Todo esto sin una gota de agua que nos mojara, una temperatura única para andar y buena compañía de los que hemos ido andando, ¿Qué más se puede pedir?



Lo más peligroso de la ruta sin duda ha sido el descenso hasta el canal, el cual hemos realizado campo a través por una cuesta que una vez acabada, daba miedo de mirar. Algunos resbalones nos ha costado a la mayoría del grupo, pero sin tener que resaltar nada importante. Las risas hacían acto de presencia y todos hemos llegado al canal, igual que si viniéramos de pegarnos con una manada de jabalíes.
Una vez alcanzado el canal, las vistas eran impresionantes. El ruido ensordecedor del rio nos acompañaba en nuestro descenso y pensando en el magnífico lugar que teníamos ante nuestros ojos, nos daba pena seguir andando y abandonar aquel paraíso.




En uno de los pocos lugares en los que el canal hacia de parapeto, hemos aprovechado para comernos nuestro bocata, el cual no sé si por culpa del paraje, nos ha sabido de forma diferente a cualquier otra ruta.
Una vez acabado de comer, hemos continuado por el canal hasta su finalización. Cinco kilómetros de construcción los cuales se conservan bastante bien y que sin duda sería bueno, que nuestras autoridades no echaran en el olvido. Mejor gastarte algo todos los años en su manutención, que no una vez que esté todo en el suelo, cosa que por desgracia venimos comprobando por muchos de nuestros parajes.
Una vez finalizado dicho canal, nos hemos topado con la antigua herrería, que por desgracia esta toda en ruinas. Allí un puente antiguo nos indicaba que debíamos de seguir por otro lugar para alcanzar de nuevo el pueblo. Una fuerte pendiente se despedía de nosotros y nos hacia sudar en su ascensión. Alcanzábamos el pueblo justo por su cementerio y de allí siguiendo por una fuerte pendiente, hemos vuelto hasta el lugar de partida. Justo en ese momento la lluvia hacia su aparición. Como si capricho de ella hubiera sido el no mojarnos hoy.




En definitiva una ruta que merece muchísimo la pena. Que no sé si es mejor que sea tan poco conocida para la mano atroz del hombre. Que si alguien va a realizarla que no lo haga en época de caza y si es así, que pregunte primero por si alguna cacería se realiza ese día. Que si vais intentéis respetar la naturaleza y sus seres que en ella habitan y por ultimo. Que disfrutéis como lo hemos hecho los nueve valientes, que hoy, nos hemos dejado engatusar por dicha ruta la cual sin duda alguna que volveremos a realizar no tardando mucho.