Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 26 de octubre de 2015

Capitulo 690: Del Espino al Resbaladero


Voy andando deprisa que la tarde se nos va. Maldito cambio de hora que nos obliga a cambiar nuestra forma de vida....

Y no escribo mas. Hoy hablan las imágenes que tienen el poder de deciros mas cosas que cualquier escritor experimentado.

Huertas de Ánimas, mi pueblo....














La ruta.

domingo, 25 de octubre de 2015

Capitulo 689: Ruta en Garciaz, 2.015.



Y como viene ya siendo tradición dentro de nuestro grupo, allá para cuando la festividad de todos los Santos llega en el calendario y las castañas caen al suelo saliendo de sus erizos, nos gusta ir a realizar esta preciosa ruta.
Aun recuerdo en mi mente la primera vez que acudimos a este bonito y coqueto pueblo, sin apenas saber nada de los encantos de su bosque. Fue un día emocionante del cual quedamos todos prendados.
No por ello cada vez que voy, uno no deja de sorprenderse y es que sus vistas, sus paisajes, sus gentes, son todos muy acogedores.


Hoy a pesar del cambio horario, a las siete de la mañana nos dábamos cita en la plaza de Huertas, ocho valientes senderistas que seguimos empeñados en no acabar con nuestras rutas. Es verdad que años atrás este día nos juntábamos bastantes mas, pero por motivos variados quedamos algunos menos.


El día amanecía con algo de niebla y la noche había sido algo lluviosa pero la temperatura matinal era estupenda para andar. Pasando por la panadería como cada domingo. hemos comprado pan para el posterior muerdino, cosa que nunca se puede dejar de realizar, puesto que es lo que nos tiene en pie.
Poniendo rumbo hasta Garciaz hemos ido hablando de nuestras inquietudes y nuestras vidas dentro del coche, acto que va relacionado con el senderismo. Es reconfortante volver a emparejar con algunos senderistas que llevaban tiempo sin venir.
Entre risas y charlas nos hemos presentado en la plaza de Garciaz unos minutos antes de las ocho de la mañana. Colgadas las mochilas hemos empezado a caminar y a recordar años anteriores en dicha ruta.


La temperatura seguía acompañándonos y las primeras cuestas nos hacían despojarnos de las primeras ropas. Risas y conversaciones. Recuerdos y añoranza de los que no han podido venir. Y con todo ello las primeras castañas que nos vamos encontrando por el suelo.
Entrando en la zona que mas nos gusta donde se encuentra el castaño mas grande, las castañas abundaban de forma espectacular y la estampa era preciosa. Fotografías para el recuerdo y mas risas.

Y así coronamos el cerro Marco, lugar donde nos gusta hacer la parada para comer algo. La niebla no nos deja ver mucho terreno y las fotos de rigor que solemos hacer arriba del todo, hoy nos quedamos sin ellas. Pero tenemos el muerdino y la mesa empieza a coger color. Chorizos, patés, quesos, patateras, algo de vino y alguna dulzaina para el postre. Este rato no nos lo quita nadie. Disfrutamos, reímos y a la vez nos alimentamos. Prueba esto, prueba lo otro, trae un trago, pasa la bota y así echamos el rato del muerdino.






En el descenso las setas empiezan a aparecer y algunos parasoles nos tenemos que llevar para probarlos. Es impresionante la cantidad de frutos que un bosque puede llegar a dar. Eso si, siempre que el agua haga acto de aparición.


Y kilómetro tras kilómetro y con la mochila llena de castañas vamos arrimándonos al pueblo un poco cansados, puesto que la ruta es algo mas larga de las que solemos hacer. Los algo mas de dieciocho kilometros van pesando cuando llegamos a la ermita del pueblo, lugar donde paramos para refrescarnos y consumir la poca agua que nos queda en las mochilas.
Y lo siguiente es llegar de nuevo a la plaza de Garciaz donde recogemos todo en los coches y ponemos rumbo hasta Huertas, donde com uma cerveza fresca nos despedimos hasta la proxima ruta, que esperemos que no tardemos mucho en hacerla y volver a disfrutar de la compañia de buenos amigos que domingo tras domingo, logran que seamos capaz de desconectar de la vulgar rutina.


Nos vemos por las callejas.

La ruta
















martes, 20 de octubre de 2015

Capitulo 688: Cinco al día.


Haciendo caso a los médicos, dietistas y todos los que no tienen otra cosa que hacer y emplean su tiempo en estudios de esos raros, he decidido que lo de cinco al día es posible y voy a comprobar si es bueno para la salud.

Es cierto que el primero suele ser fácil, sin agobios y pasa rápido, casi sin darte cuenta. Quizás uno lo puede hacer cualquiera en la vida normal y no darte ni siquiera por aludido.
Unos lo hacen en pareja, otros prefieren tríos y algunos cuantos mas, prefieren hacerlo en grupo. Es fácil encontrarte siempre con alguien haciendo lo mismo. Llueva o truene. Haga buen tiempo o no, siempre hay alguien expuesto a este fin.

Como el que no quiere la cosa vamos camino del segundo. A muchos con este, empiezan a doler les las piernas, las caderas y algún hueso mas. Otros muchos aguantan bien todavía el segundo, no tienen prisa y muchas personas usan bastante la lengua para no darse cuenta de que el segundo acaba de caer. Dicen que así se les hace mas cómodo y corto, aunque algunos lo hacen igual de deprisa que el primero. Son la mayoria de los que se toman este estudio al pie de la letra.

Entre el segundo y el tercero es la parte mas difícil y en la que mas se suda. Un sudor que sale a borbollones y que según se acerca el final del tercero, dicho sudor empieza a ser frío. Incluso uno ve Vírgenes y todo a pesar de que muchos de los que la ven, son ateos.

Del tercero al cuarto puede resultar un poco monótono. La experiencia que uno va cogiendo se vuelve en nuestra contra y lo único que te distrae un poco es el emparejar de nuevo con las parejas, tríos y grupos que anteriormente hemos visto. Saludar y continuar en busca del cuarto, donde las piernas uno ya no las siente.

El último es el que te acaba de dejar un poco tocado y uno, lo único que desea es una buena ducha al acabar el quinto. Casi hemos perdido el apetito y una poca de agua casi vale para colmar nuestra hambre de momento. Está claro que según pase el tiempo tendremos mas apetito.

Y mañana volveremos a por otros cinco, como buenos campeones, a pesar de que seguro las piernas estarán un poco resentidas durante el primero y quizás también el segundo. Pero los tres restantes uno se considerara todo un experto.

Por eso mañana a eso de las ocho y pico u ocho y algo, volveremos a subir al castillo andando y bajaremos, para cumplimentar los cinco kilometros que andados a diario, hacen que uno se sienta mejor físicamente.
Si alguien quiere unirse a los cinco al día, no tiene nada mas que ponerse mirando hacia Trujillo y dejar que una pierna siga a la otra.





lunes, 19 de octubre de 2015

Capitulo 687: Un pasito màs, mujer valiente.



Que ya queda poco. Que ya queda nada.
Que la vida te vuelve a sonreír, a ti y a los tuyos.
Que lección has dado a todos, sin haber ido a clase.
Que magnifica interpretación de mujer valiente.

Te quedas sin nada por darlo todo
y ahora que te hace falta, sigues regalando cariño.
Que muestra de fuerza, de orgullo de sinceridad,
nunca un mal gesto, una sola mueca, un solo quejido
delante de nadie. Fuerza y mas fuerza.
Orgullo y mucho cariño a los tuyos.

Tu puedes con ello y con todo lo demás.
Otros quizás no, pero tu, si.
Siembras tu casa de esperanza y el que pisa en ella se contagia.
Haces de tripa corazón ante decenas de visitas,
no siempre son agradables. No tengo el cuerpo para ellas.
Pero callas. Ante el dolor, una sonrisa. Ante la adversidad, una luz de esperanza.

Intentas seguir guapa, mas guapa, mucho mas guapa. No estas sola, aunque a veces creas estarlo.
Tu familia está a tu lado. La ves, la sientes, aunque a veces necesitas tu espacio.
Te le dan, no te agobian, te comprenden, te quieren, te aman.
Eres su ejemplo a seguir. Su espejo donde mirarse. Sus zapatos que ponerse.

No bajas la guardia, no dejas de pensar en ello.
¿Porque yo? ¿Por que a mi? rezo poco, o rezo nada.

Claro que se puede. A mi no me vence sin haber luchado.
Mi vida ha cambiado. Tengo otras prioridades e intento inculcarles.
¿Acaso hay algo sin tener salud?
Me vuelvo a levantar nada mas tener fuerza para ello.
Me calzo, me peino. Mi pelo, que pena de mi pelo.
Mi pañuelo, no entiendo la vida sin mi pañuelo.
¿Me queda bien? dime que si, aunque sea por cumplir.

Otra semana que pasó y sigo igual de fuerte.
Se que tendré días malos, mas de los que quisiera.
Pero seguiré luchando, no se hacer otra cosa.
Mi familia me necesita. Mis amigos, que falta hacen los amigos...

Venceré y me pondrán como ejemplo.
Aprovecharé todos los días que me levante de la cama
como si no hubieran otros.

Venga, un pasito mas, que si se puede.
Claro que se puede.

Para todas las mujeres que están sumergidas en la lucha contra cualquier tipo de cáncer.
Sois un ejemplo para la sociedad. Orgullosos de todas vosotras.









domingo, 18 de octubre de 2015

Capitulo 686: De vuelta a las andadas.



Y aunque quedamos pocos de aquellos veintitantos que no se perdían ninguna ruta los domingos, en el día de hoy decidíamos de nuevo ponernos en ruta  algunos de aquellos fieles senderistas. Desafiando a las inclemencias del tiempo y a todos los meteorólogos empeñados en que hoy seria un día lluvioso, nos hemos dado cita a las ocho de la mañana en la plaza de Huertas, seis senderistas y alguna mascota, para una vez allí, decidir entre todos hacia donde caminar.


El caso es que hemos puesto rumbo hacia la panadería del Motor, donde una vez comprado pan y puesto a buen recaudo, hemos decidido entre todos continuar dirección Huertas de la Magdalena, donde hay un buen numero de callejas todavía donde elegir hacia donde ir. Y la verdad que es un lujo este hecho. Poder decir ahora vamos por esta y un poco mas adelante nos metemos por esta otra y así como el que no quiere la cosa, uno va juntando metros andados y luego kilometros y el agua que intenta hacer acto de presencia y los trajes de agua son buscados rápidamente en nuestras mochilas para ponérnoslos. Es poca el agua que cae de momento, se soporta bien y después de tantos meses sin ver llover, es una bendición el hecho de salir al campo y ver llover. Así mismo vamos comprobando como el color verde se pega con el amarillo y en una dura lucha, este ultimo va abandonando los campos, después de haber vivido entre nosotros demasiados meses.



Cuentan los historiadores, que la comarca de Trujillo poseía unos seiscientos kilometros de caminos, callejas y cordeles, por los que poder desplazarse a cualquiera de los pueblos y localidades alrededor de la ciudad. Hoy en día muchos de aquellos caminos y callejas han sido absorbidos por la mano del hombre en unos casos y otros la dejadez de la autoridad competente, dejó que muchas de aquellas paredes que delimitaban dichos caminos, cayeran al suelo y dejaran de ser limítrofes.
Todavía a día de hoy son muchos los caraduras que intentan seguir expropiando caminos y callejas y añadiéndolos a sus propiedades, como si esto fuera la época de colonización donde el primero que llega a un lugar se viese obligado a quedárselo, a pesar de saber perfectamente que ese hecho es un delito.


Antes de llegar a la nueva depuradora que no sabemos en realidad si ya funciona al cien por cien, nos hemos dado de bruces con los restos de un pequeño incendio que hace quince días se produjo en ese lugar. Una pena como se han quemado varias encinas y menos mal que no llego la cosa a mas, puesto que el lugar es bastante abrupto y esta lleno de bastante vegetación. ¿Provocado? quien se atreve a decir que no...

Una vez alcanzado el punto mas distante de toda la ruta, hemos decidido entre todos girar a la derecha y alcanzar la parte antigua de Trujillo, por las callejas que van desde las Huertas de la Magdalena. Algunas de las cuales hay que decir que están totalmente intransitables y otras para desconsuelo nuestro, llenas de suciedad; la misma suciedad de hace un par de años donde ya hicimos una pequeña denuncia publica para que nuestras autoridades, tomaran cartas en el asunto. Parece ser que cayeron en saco rato aquellas denuncias y el aspecto de dichas callejas sigue siendo lamentable. En pleno conjunto histórico.



El mejor lugar para el ya tradicional muerdino de pan era sin duda la zona del "Espolón", un lugar mágico que en días lluviosos y grises, deja un aspecto espectacular.
Los pronósticos nos avisaban que alrededor de las doce el agua aparecería con mas fuerza, por lo que hemos decidido subir hasta el castillo, hacer alguna fotografía y descender camino de Huertas, siempre por las callejas. Un par de kilometros antes de llegar nos ha empezado a llover mas en serio y la sensación de caminar bajo la lluvia nos ha resultado muy agradable. Cuanto tiempo sin sentir este hecho.

Una vez de vuelta y con catorce kilometros para desentumecer las piernas, hemos llegado al lugar de partida donde después de compartir juntos una cerveza fresquita, nos hemos despedido hasta el domingo que viene donde iremos hasta Garciaz, para realizar una de las rutas mas bonitas a las que somos asiduos todos los años.


Nos vemos por las callejas, venga animaros y no os defraudará.




La ruta