Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

Mostrando entradas con la etiqueta Desvàn. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Desvàn. Mostrar todas las entradas

jueves, 26 de mayo de 2011

Capitulo 132: Arriba en el "doblao"





También llamado "desván", pero yo creo que por nuestro pueblo, es mas fácil entenderte con alguien si lo llamas "doblao".

En el "doblao" de la casa de mis padres se guardaba todo, allí siempre te mandaban cuando buscabas algo por casa y no lo encontrabas, siempre te decían, "estará arriba en el doblao" y la verdad que casi siempre estaba allí lo que buscabas.
Muchos de los que leáis el blog, seguramente os vendrán recuerdos de los desvanes de vuestras casas antiguas o la de vuestros abuelos o padres, yo voy a escribir lo que recuerdo del de mis padres y de lo que por allí había guardado.

En primer lugar recuerdo como siempre había algún cubo de lata puesto debajo de alguna gotera, puesto que los "Doblaos" eran de teja vana, desde ellos se veían las tejas y por algún sitio podías ver hasta el cielo.

También recuerdo las artesas de la matanza por allí colgadas de alguna pared, junto con algún baño de esos grandes que se usaban para lavar las tripas de los cochinos sin olvidar como no, la mesa para matar el guarro. En definitiva, los trastes de la matanza, esos estaban casi todos allí guardados.
Y qué decir de las "enramadas" en las cuales se colgaban todas las matanzas, los chorizos, las patateras, las camas hechas con escobas para tender los tocinos y los jamones, allí los salaban encima de las escobas, que olor más agradable según abrías la puerta de la habitación de la "cecina".
Estabas deseando de que se acabaran las patateras para poder meter mano a los chorizos, por que los jamones estaba prohibido ni mirarlos hasta las fiestas del Rosario, esa era la fecha señalada para partirle y comerle.

Recuerdo como en la época de coger las patatas, era allí su lugar de curado final, recuerdo como mas de una vez ayudaba a mi abuelo cuando el las estaba arrancando, las metíamos en un cubo y las subíamos arriba, "Esparrámalas bien, que no se toquen unas con otras me decía", porque así duraban mas, había años muy buenos de patatas, te tirabas luego comiendo patatas siete días seguidos, que si con arroz, con “arromazas”, con huesos y alguna vez, patatas con carne, jejejejej. También recuerdo como hacían el “trueque”, te doy 7 kilos de patatas por 7 de cebollas, qué tiempos aquellos, no volveremos pronto a ellos ¿?

Allí era el sitio de poner los ajos también arrancados del huerto, si cierro los ojos, aun recuerdo el olor que desprendían solo al abrir la puerta y subir al desván, allí estaba mi abuelo sentado en una silla enristrándolos para después colgarlos para que se acabaran de secar, recuerdo un día como le cogí fumando, se lo tenían prohibido por que sufría de bronquios, por lo tanto el tabaco era una bomba para él, pero ya sabemos todos lo que es ese puto vicio, te estás muriendo y todavía sigues fumando, pues aquel día cuando me vio aparecer, se quito el cigarro de la boca y lo apretó en la mano para que yo no lo viera, segurísimo que aquel día se quemo bien quemado, pero para que no le viera con el y se lo dijera a mi abuela, aguanto hasta que me despedí y le dije que luego subía otra vez, me daba pena que se estuviera quemando por mi culpa.

Allí arriba también estaba el "cacharro" de la manteca, los jabones que se hacían con ella también andaban por allí, también era el almacén de mi padre cuando era fontanero, allí arriba tenia de todo lo que en fontanería te pudiera hacer falta, yo recuerdo alguna vez que otra como me ponía a enredar con las piezas, como si fuera un fontanero profesional y siempre se daba cuenta cuando había tocado algo, luego me lo decía, "ya has estado enredando con mi herramienta?? Yo siempre se lo negaba, aunque él no se lo creía.
También recuerdo algún poster o calendario, allí pegado de alguna mujer, por entonces con mucha ropa, no enseñaban prácticamente nada, de lo contrario seguro que mi madre no le hubiera dejado a mi padre ponerlos allí. jejejejej

Allí había alguna cama vieja con algún colchón de esos antiguos de lana, en los cuales me gustaba tumbarme, puesto que era una agradable sensación el hundirte en ellos y casi asfixiarte, no sé si todavía estará allí la cama, creo que si, no se para que se guardaban esas cosas, si eran totalmente inútiles, a quien ibas a subir allí arriba si por no haber, no había ni luz en la mayoría de los doblaos y si en alguno la había, las instalaciones eran más antiguas que la casa, esos interruptores que casi siempre estaban comunicados y te soltaban unos calambrazos que te quitaban las tonterías, un estilo pasaba con las "peras" de los dormitorios, esas daban unos calambrazos que te cagabas en todo lo que se meneaba cuando ibas a encender o apagar.
También teníamos aquellos cofres o baúles, que parecían sacados de películas de piratas, y que estaban todos llenos de ropa de sabe Dios cuando.

El típico nido de golondrinas no podía faltar, con todo casi cerrado por todos sitios y seguían entrando, y una vez hecho el nido, ya estaba prohibido tocarle, como eran las que le quitaron las espinas al señor cuando estaba en la cruz, tenían el cielo ganado y podían anidar donde quisieran !!!!


Pues no sé, seguro que se me olvidan muchas más cosas, pero ahora mismo no me acuerdo de mas, si vosotros recordáis alguna cosa más, no os importe escribirlas por aquí abajo, a mi me encanta leer vuestros comentarios, aunque es verdad que pocas veces os respondo.

Un saludo por cierto a todos los lectores desde el "doblao"