Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 22 de agosto de 2011

Capitulo 207: El patito feo.




Muchos de nosotros seguramente cuando fuimos pequeños, nos reímos alguna vez de algún patito feo, porque está claro que en todos los colegios los había, en algunas pandillas también, en algunos barrios, etc. Estos días atrás me di cuenta al ver el comportamiento de varios niños hacia este otro, que él era el patito feo del barrio.

Normalmente esos niños (los patitos feos), eran un poco estomagantes, algunos eran unos “hurguillas”, se metían con los otros niños para luego cuando a él le pegaban o insultaban, poder decírselo a su madre o padre, normalmente casi siempre es la madre la que actúa en defensa de los patitos feos y la que a la voz de llamada de su hijo acude al lugar en busca del niño o de los niños que se han metido con su hijo, así este se siente más protegido que ningún otro niño y los demás niños, ya tienen otro juguete para divertirse. Que aburrimiento decía uno a otro, espérate, que nos vamos a divertir, le respondía el amigo, se iban hasta donde estaba el patito feo, le empezaban a empujar y a darle alguna colleja y ya estaba liada, este se iba corriendo a su casa llorando, diciendo según abría la puerta que le habían pegado, pocas veces decía nombre de quien había sido, por que entonces se la podía buscar más gorda, además a su madre no le hacía falta saber quien en concreto había sido, casi que mejor, porque de esta manera imponía más respeto dirigiéndose a todos en lugar de hacerlo a uno solo.

Las madres de los patitos feos no se dan cuenta que con sus actuaciones, no ayudan a sus hijos, al contrario, les hacen un flaco favor actuando así, es más fácil el mirar primero a tu hijo, sentarte a hablar con él, hacerle comprender que no se puede ir por la vida llamando a sus padres cada dos por tres por tonterías, que no hay que ser un “Hurguillas”, que no pueden ir de perdedores y cobardes por la vida, que si un día un niño te pega, otro día lo mismo le pegas tu y si eres tu el que “cobras” todo los días, lo mismo a tu hijo esas compañías no le vienen bien y lo mejor es cambiar de amigos antes de que sea tarde y sea ya conocido en todo el pueblo.

Esos niños cuando se hacen mayores actúan sobre sus hijos de una manera más rara de la que deberían, quizás porque no quieren que a sus hijos les pase igual que les pasó a ellos de pequeños y ya desde bien chicos les dan más voces de las que se merecen, quizás para que sean más espabilados de lo que fueron ellos. Siguen actuando mal, igual que los hicieron a ellos, aunque sea de otra manera esos niños tampoco serán en la vida, patitos normales, siempre tendrán más papeletas para ser patitos feos.

De todas formas no está mal de vez en cuando coger a nuestros peques y hablarles claro a la hora de estos temas, siempre con cuidado hay que explicarles que ningún niño tiene porque ser inferior a ellos, que no tienen porque reírse de nadie para hacerse ellos mas fuerte delante de sus amigos y si alguna vez los vemos hacerlo, no dudar en reñirlos aunque sepamos que el patito feo y su madre, son felices así, uno avisando a su madre cada dos por tres de lo que le hacen los otros niños y la madre saliendo detrás de su hijo cada vez que llega a casa en busca de los otros niños, muy triste que no sepamos en los tiempos que corren educar un poco a nuestros hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada