Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 1 de agosto de 2011

Capitulo 190: Los pecados capitales (la envidia)







Según la iglesia católica, los pecados capitales son siete:
LUJURIA

GULA

AVARICIA

PEREZA

IRA

ENVIDIA

SOBERVIA

La verdad que los he tenido que buscar por qué no me los sabia, aunque parezca mentira, los he olvidado a pesar de sabérmelos durante muchos años.

El primero de ellos la Lujuria es usualmente considerada como el pecado producido por los pensamientos excesivos de naturaleza sexual!!! ……. La verdad que viendo el significado de todos, seguramente  los cristianos de hoy en día pecan asiduamente y el que diga que no miente, que es otro pecado, el mentir.

Pero yo me quiero quedar con el pecado capital que más se usa y por lo menos a mí, mas me molesta, “La envidia”.
Según la wikipedia, la envidia es: En términos médicos la envidia ha sido definida por diversos términos según los diagnósticos psiquiátricos. El que más ha marcado redundancia en los últimos tiempos es la frase citada por el Dr Saúl F. Salischiker
"Cuando una persona se obsesiona y deja de vivir por estar pendiente de tu vida o en este caso en la vida de su adversario, de su entorno, y entre otras cosas siente agobio por cada uno de sus triunfos… Aparte de mostrar signos graves de inferioridad, te muestra que estas tratando con una persona psiquiátricamente enferma."
Primera definición.- Tristeza o pesar del bien ajeno.
De acuerdo a la primera definición la envidia es sentir tristeza o pesar por el bien ajeno. De acuerdo a esta definición lo que no le agrada al envidioso no es tanto algún objeto en particular que un tercero pueda tener sino la felicidad en ese otro. Entendida de esta manera, es posible concluir que la envidia es la madre del resentimiento, un sentimiento que no busca que a uno le vaya mejor sino que al otro le vaya peor.

Segunda definición.- Emulación, deseo de algo que no se posee.
De acuerdo a la segunda de las acepciones la envidia se puede encuadrar dentro de la emulación o deseo de poseer algo que otro posee. Siendo en este caso que lo envidiado no es un sujeto sino un objeto material o intelectual. Por lo tanto en esta segunda acepción la base de la envidia sería el sentimiento de desagrado por no tener algo y además de eso el afán de poseer ese algo. Esto puede llegar a implicar el deseo de privar de ese algo al otro en el caso de que el objeto en disputa sea el único disponible.

§  Una tercera posibilidad para comprender lo que la envidia implica sería la combinación de las dos acepciones mencionadas anteriormente. Cualquiera sea el caso, la envidia es unsentimiento que nunca produce nada positivo en el que lo padece sino una insalvable amargura.
§  Otra definición de envidia, es que el envidioso cuenta mentiras sobre la persona a la que envidia o las cosas que tiene, para poder tenerlas, en ocasiones la envidia puede hacer que el envidiado muera a manos del envidioso.
Yo no creo que el envidioso sea un enfermo psiquiátrico, por que de ser así, no cogería toda la gente que la sufre en ningún manicomio, por muy grande que fuera.
Es rara la conversación que se hable, que no tenga tintes de envidia, la hable quien la hable, siempre si lo analizas bien, hay algo de envidia en las palabras de algún contertulio, aunque muchas veces no nos demos cuenta y lo veamos normal.

Esto no es nada más que una reflexión, a la cual os invito, pararos un momento el día que estéis hablando de alguien y pensad, le estoy envidiando en algo a la persona de la que estoy hablando?? Seguramente que siempre no sea así, pero muchas veces sí y antes de que nos digan que no estamos cuerdos, es mejor empezar a alegrarse de lo bien que les va a unos y a otros, si ves que te es imposible enterarte de una noticia de alguien y alegrarte por esa persona, entonces no hace falta que vayas a un psiquiatra, ya te digo yo que lo que tú tienes es muy grave y necesita una revisión de la masa celebral.

Hay tanta envidia en este mundo y tanta gente que la sufre día a día en sus carnes, que probablemente pueda ser la enfermedad del siglo veintidós, muchos de ellos son cristianos apostólicos y van todos los domingos y fiestas de guardar a misa aunque luego sean unos cochinos envidiosos imposibles de curar, pero ellos lo arreglan todo en un momento contándoselo a un cura, y haciendo caso a este a la hora de mandarte rezar tres padres nuestros y dos aves Marías, otros son capaz de arruinar su vida solo por estar a la altura de la persona envidiada, lo malo es cuando esta persona se entera y la sigue el juego, si tú tienes esto, yo me lo compro más grande y mejor, por lo tanto es más caro, pues la persona envidiosa es capaz de no comer un mes, solo por comprarse lo mismo o incluso hace un esfuerzo más grande todavía para que sea mejor lo que se ha comprado ella. Nunca se dan cuenta de que están jugando con ellos, ese es el gran problema de estas personas enfermas, las cuales pasan por la vida con más pena que gloria, tan solo por tener la enfermedad del siglo veintidós y no reconocerlo nunca, bueno si lo reconocen, pero lo hacen antes ante un cura que ante quien les puede curar, que son los médicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada