Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Capitulo 358: La carrera ha comenzado.


Todo el mundo tiene prisa, unos para desenredarse de lo que les espera, los otros, los acompañantes, para dejar de estar tan cerca de este infierno. Los directores de carrera a los cuales les han recortado todo, menos la dignidad y profesionalidad intentan poner un poco de orden, cada día con menos ganas, no me extraña nada.

Algunos comentamos entre nosotros que si fuéramos todos los corredores y el público conflictivos, la carrera seria imposible disputarla. Cuando es algún corredor el que protesta puede tener una disculpa, pero cuando es el público me pone de mala leche. En la línea de salida hay un papelito donde pone bien clarito: “Aquí se viene sin prisas, cada paciente necesita su tiempo”. Parece ser que el público no lo ve o no lo quiere leer, pasada una hora de espera se les olvida todo, la educación por los demás sobre todo. Todos los corredores cuando se apuntan a esta carrera saben las normas que en ella hay, el publico y preparadores de los atletas parece ser que no. Por lo menos algunos, otros, la gran mayoría intenta hacer cumplir las reglas y poner un poco de orden, en esta competición es fundamental eso.

Te quedas con los signos de amor de matrimonios entrados en años que llevan compartiendo su vida casi cincuenta años, algunos más. Y ahora se ven allí suspirando cada cinco minutos, deseando de despertarse de este mal sueño que sin gana ninguna les ha venido a su vida. A cada suspiro le acompaña un recuerdo, que bueno es acordarse de tiempos mejores vividos y que necesario.

Miras el reloj otra vez y vuelves a resoplar, el compañero de al lado resopla mas fuerte, el veterano les sonríe y pone algo de cordura en aquellas caras que al verle le sonríen obligados, no tienen ganas de sonreír pero hacen un esfuerzo tremendo por no quedar mal. El preparador que se encuentra allí mismo le hace recordar el día que su hijo hizo alguna cosa, o le recuerda lo que su nieto se parece a su padre, esto si le hace distraerse un poco, tanto que olvida por completo lo que hacen en ese lugar. Son cinco minutos, pero que cinco minutos más importantes y más hermosos, todo vuelve a torcerse al llegar un juez de carrera y mira como esta aquel maldito gotero que no deja de hacer ruido, eso y el maldito reloj que te roba el tiempo deprisa cuando todo te va bien y muy despacio en situaciones como esta, no anda. Preguntas si se ha parado o es esa hora, sabes de antemano la respuesta, pero prefieres escucharlo de otra boca. Cierras los ojos y te da tiempo a dormir, que bien se está ese rato, sueñas con algo pero al despertar no recuerdas con que ha sido, que pena, con lo bien que lo has pasado ese rato. Bueno te queda el consuelo de mirar el reloj y ver que ha adelantado más de lo que tú esperabas. Ahora no preguntas si es esa hora o esta adelantado, no vaya a ser que te respondan lo segundo y te vuelvas a desilusionar.

Y por fin aquello deja de gotear y después de muchas horas te dicen que te puedes marchar, no sin antes ponerte al corriente de lo que esta por venir. Dices a todo que si como si no te importara y es verdad, lo que te importa de verdad es salir de aquella ratonera. Los efectos secundarios ya vendrán por si solos, pero ahora no es momento de eso………

No hay comentarios:

Publicar un comentario