Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

martes, 11 de septiembre de 2012

Capitulo 353: Soluciones insuficientes.




Seguramente que este tema hace ya bastante tiempo que lo llevo escribiendo en mi blog. Cuando parecía que los cordeles, callejas y vertederos que la propia mano del hombre había creado a su antojo volvían a verse otra vez medio limpios, de golpe y porrazo se inventan una ley o creo yo que es una ley. Desde luego para mi es otra tontería mas de las muchas que se hacen en esta ciudad, mande Pepe o mande Juan.

Por si no lo sabe algún rezagado todavía, se corrieron las voces de que en el vertedero municipal, no podían volver a tirarse cascotes y todo tipo de basura que tira allí la gente. Por lo visto y según los listos que tenemos por gobernantes, había que llevarlos a los centros autorizados, que en Trujillo hay dos, Hermanos Popa y Diego Sánchez. Pero claro está, el llevar allí el cascote no iba a ser gratis, primero debes de separarle, el cascote por un lado y por ejemplo en un arreglo de tejado antiguo, las tablas deben de ir por otro sitio. Llegas al centro autorizado por ejemplo con un carro de cascote, lo vacías tú a un contenedor y luego pasas por caja. El carro creo que son 10 euros o algo así, no estoy seguro. Si no lo llevas separado, por ejemplo, van tablas y cascote juntas, el precio se incrementa, puesto que luego quien lo separa son los trabajadores de estos centros.

Las empresas grandes que hay en Trujillo me imagino que meterán ya en los presupuestos estos costes extras, pero yo voy al que en su casa se le han roto cuatro baldosas y las tiene que cambiar, el cascote que sale que pueden ser dos sacos como mucho, tiene tres opciones. Una llevarlo al centro autorizado, que sí, que sería lo más sensato, pero en la época que estamos, lo más sensato es no malgastar el poco dinero que entra en cada casa, así que esta opción, la de llevar dos sacos de cascotes y tener que pagar por ejemplo dos euros no entra en algunas cabezas, por no decir la mayoría.

La segunda opción y que es la que mucha gente hace bastante tiempo, es tirar los sacos en los contenedores que hay para la basura, no tengo los datos, pero estoy seguro que ha aumentado mucho el cascote en estos contenedores.

La tercera opción que es la más asquerosa y la que más me jode es la de ir a cualquier calleja o cordel, que esté un poco apartado de las vistas de la gente y tirarlo allí mismo, da igual lo que vaya en el saco, como si eso se degradara y en pocos días desapareciera.

En Ciudades de este tamaño y con campo por todos nuestros alrededores, este tipo de medidas me parecen un grave error. Nadie va a pagar por tirar el cascote, ya lo digo yo antes de que lo diga nadie. Que es caro el reciclarle y quizás muy pesado, puesto que tienes que desplazarte a los centros autorizados hasta que se construya el centro de reciclaje que dicen que pertenece a Trujillo.

La gente seguirá tirando el cascote en los contenedores de basura, en mitad de los cordeles o en cualquier calleja, antes de gastarse los cuartos.

Una vez creo que escuché decir a algún político de Izquierda Unida, que se podían poner algunos contenedores repartidos por la ciudad, para que los ciudadanos que quisieran tirar por ejemplo, dos sacos de cascotes que habían sacado de cualquier arreglo pequeño de sus casas. La medida no me pareció mal, aunque seguramente que no se utilizarían solo para ese fin. Con el tiempo veríamos bolsas de basuras mezclados con colchones viejos, televisiones antiguas, etc. Además, que más de una empresa los iba a utilizar para no pagar las tasas del reciclaje y los tomarían como propios, es una pena pero somos así.

 A pesar de que si llamas vienen a tu casa a por todos esos enseres, la gente parece que disfruta más tirándolo en mitad del campo. Donde va a parar lo bien que queda un colchón encima de un cancho.

No sé lo que tendrán pensado hacer nuestros políticos, pero lo que les pido es urgencia con estas cosas, porque estoy volviendo a ver los cordeles sucios y llenos de todo tipo de enseres y eso duele, por lo menos a los que amamos la naturaleza y nuestro entorno, que por desgracia, cada vez somos menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario