Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

viernes, 20 de abril de 2012

Capitulo 281: La mejor decisión del mundo.




Hacia tanto tiempo que andaban buscando familia, que habían perdido la fe en encontrarla. Tantos años de lucha, de análisis, de lamentos, de lloros y ahora, cuando menos lo esperaban, les llegaba la noticia de que ella estaba embaraza.

Sabía que no iba a ser todo un camino de rosas, seguramente por su edad, tendría que someterse a análisis y pruebas constantemente, pero, ¿no merecía la pena después de tantos años buscándolo?
La noticia los cogió tan de sorpresa a los dos, que tardaron en reaccionar un par de días. No podían creérselo, sin hacer nada fuera de lo común, había logrado quedarse en estado. Los siguientes meses sabían los dos que iban a ser muy importantes, por eso, quisieron esperar a más adelante para hacer planes de futuro.
Preparar el dormitorio tenía que ser lo primero, aquel cuarto que siempre estuvo en su mente que le iba a ocupar un descendiente suyo, lo habían estado utilizando de cuarto para todo, planchar, guardar cosas etc. Ahora había que empezar a desalojarle y pintarle, pero, les daba miedo hacerlo para nada. Mejor esperar, se decían los dos….

Al cuarto mes de embarazo, después de uno de los múltiples chequeos a los que ella se sometía continuamente, le detectaron algo raro a ella, el niño estaba bien a simple vista, no padecía nada raro, pero lo de ella tenía mala pinta.
Para no asustar a su marido, lo dejó pasar sin contarle nada, a la vez que seguía sus chequeos médicos casi semanalmente, empezaron a tratarla a ella también.
El día que escuchó la palabra “cáncer” de la boca del doctor, se le vino el mundo encima, aunque es verdad que fue poco rato, puesto que se acordó de su bebe y se dijo para sí misma, que por él, tenía que ser fuerte y lucharía todo lo que pudiera.
Cuando se lo contó a su marido, este se vino abajo, no podía dar crédito a lo que estaba escuchando, ¿Por qué a ella? Y ¿Por qué ahora? Es lo único que se podía preguntar, después de hablar con los médicos, para que le pusieran al corriente de la enfermedad de su mujer, se sintió peor, no anduvieron con rodeos, lo único que le dijeron fue, que iban a intentar salvar al bebé, pero primero tenían que consultar con él, porque por lo visto, en el último examen que le habían hecho a ella, se habían dado cuenta de que el bebé venia con el síndrome de Down.

Ellos siempre fueron una pareja que se declaró abiertamente a favor del aborto, por eso al oír aquella noticia, fue lo primero que él pensó. Antes de que diera una respuesta a los médicos, estos le informaron que su mujer seguramente, no superaría el parto, estaba muy débil y el cáncer era de esos fulminantes, por lo que antes de que tomara ninguna decisión, debía de saberlo.
Las últimas palabras que ella fue capaz de decirle a él, fueron las siguientes: “No te cargues tu vida, mejor abortar que cargar con un niño en este estado”
Él no tenía a nadie más en el mundo que a su mujer, su familia estaba muy repartida y lejos de su ciudad, no iba a contar con la ayuda de nadie para cuidar a su pequeño…….

Cuatro años después de aquello, Fernando esta columpiándose en el parque junto a sus amigos de colegio, los cuales son sus verdaderos protectores, no le dejan nunca solo y le protegen de todo lo que le pueda pasar, está muy grande para su edad y apenas se le nota en su carácter, el síndrome que tiene.
Su padre, sentado en aquel banco, no le quita ojo y es raro el día que no recuerda aquellas palabras que le dijo su mujer antes de entrar en coma: “No te cargues tu vida”….
 Bendita carga la que me dejaste a mis espaldas, que hubiera sido de mi vida si Fernando no hubiera venido al mundo, seguramente que yo en estos momentos, no estaría aquí para contarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario