Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

martes, 27 de diciembre de 2011

Capitulo 245: De adornos y demas parafernalias





Recordando viejos tiempos, me vienen a la mente unos nacimientos que ponían nuestras madres en casa, San José, La virgen, la burra, la vaca y el Niño Jesús. En algunas casas donde sus habitantes eran más mañosos, se fabricaban verdaderos pueblos, la fragua, el rio, la taberna, decenas de pastores, los reyes magos, muchas personas y belenes que eran una virguería, a pesar de no creer en estas cosas,  te gustaba echarles un vistazo y lentamente ir encontrando decenas de anécdotas que entre sus figuras había, el hombre cagando, el hombre meando, el niño robando una gallina, yo que sé cuantas historias.

Hasta ahí lo veo bien, al que le guste eso me parece muy bonito que invierta su tiempo un mes antes en colocar pieza por pieza el Belén en su casa, si encima quiere enseñarlo a la gente y la gente está dispuesto a verlo pues todo correcto. Por lo que no paso desde hace varios años ya es por la peste de Papa Noel colgados de cualquier sitio, que dan ganas de coger una escopeta e írtelos “cepillando” uno por uno a todos los que hay, tendrías que emplear varias cajas de cartuchos para poder exterminarlos a todos, somos igual que borregos, si uno lo compra y lo cuelga en su balcón o reja, yo voy y compro otro más grande pero que en vez de tener solo la luz, el mío sube y baja por la escalera, le enchufo a la luz y a veces le tengo toda la madrugada encendido porque se me olvida apagarle cuando me voy acostar. Un día, otro y así quince o veinte días gastando una luz inútil que no te lleva a ningún sitio. Cuando te viene el recibo en enero estamos echando pestes de que si ha subido la luz, que nos cobran lo que quieren, etc.

Este año los que pasáis en coche por la avenida o andando, podéis ver la “feria” de luces que sus vecinos nos han preparado a todos para que nos quedemos mirando según vamos conduciendo y atropellemos a algún peatón que entre tinieblas cruza por cualquier paso de los que hay en la lúgubre avenida y que cada día se divisan peor, los que somos habituales andantes sabemos cómo tenemos que cruzar, “a Toa Ostia” si no quieres ser víctima de un atropello. Volviendo a las luces del ferial es acojonante lo que puede la gente llegar a poner, que tu pones un reno tirando de un carro, yo voy y compro los tres reyes magos y los camellos y en las cuatro ventanas que tengo que dan para la calle, la pongo de luces hasta los topes. El vecino de por encima se pica y compra a Santa Claus con quince renos y prepara aquello como la atracción de los coches de choque que viene a la feria de junio, bueno, este trae menos luces que lo que ponen en la avenida, esa es la moda que tenemos ahora, antiguamente ponías las cuatro bolas que siempre eran las mismas si no había alguna baja y las cuatro lucecitas esas que se encendían y apagaban de un solo color y que después de tenerla una hora encendida, llegaba tu padre y te decía, desenchufa que se calientan las bombillas y se estropean y tu obedientemente le hacías caso, lo desenchufabas y hasta el día siguiente no volvías a encenderlo, eso si te acordabas.

Hace un par de años o más, ha entrado otra moda que son las mantas esas o sabanas o como queráis llamarlo, con la imagen del Niño Jesús pintada, la gente la ata al balcón y allí se tira todas las fiestas, la verdad que es mucho más económico que las luces del ferial que tienen algunos montado, quizás sean las mantas anti crisis que todo el mundo pueda poner aun sin tener luz en casa.

La verdad que estoy impaciente por saber que será la novedad el año que viene, quien inventa estas historias, ¿Los Chinos? Es que hay que tener mucha cabeza para inventar algo que te funcione bien y puedas hacer las navidades y eso para una cabeza española no la veo capacitada, este año también han inventado los arboles de color lila que son muy bonitos y se compran en los chinos, por eso me imagino que serán ellos quien pongan y dispongan estas historias a pesar de que ellos no celebren la navidad. “Manda huevos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario