Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

miércoles, 29 de enero de 2014

Capitulo 558: Romance de las golondrinas.




Entre el poco frío y principio de calor, todos los años emprenden el vuelo. Aquí todo sigue igual, quizás alguna de sus casas se ha visto afectada por culpa de algún derrumbe y ha dado con el barro en el suelo. Aunque bien es cierto que por lo normal sea que dichas casas estén en pie de un año para otro.

Ellos, los machos, se vienen antes de su peregrinaje y comienza la rutina de cada año que no es otra que poner la casa a punto, para cuando vengan las chicas que este todo en perfectas condiciones. Si la casa sigue en pie, lo único que hay que hacer de obra es apuntalarla un poco con algo mas de barro, ademas de buscar una cama cómoda para cuando venga la "churri", pueda disfrutar de ella en su puesta. Este trabajo hay que hacerle ne menos de quince días, que mas o menos, es lo que tardaran todas las hembras en llegar.
Mientras, los machos se afanan en el trabajo dispuesto y nada los entretiene, tan solo a la hora de buscar algo de comer, que con el frío que hace todavía, es la tarea mas ardua que tienen.

Uno de los machos trabaja con mas interés que los demás, lógico si pensamos que su compañera de los dos últimos años este no vendrá. Un maldito chicle acabó con su vida un domingo cualquiera. Fue un duro golpe para la pareja  que ya contaba en sus filas con mas de diez descendientes en su corta relación. Confundir el chicle tirado en el suelo, con una miga de pan fue la causa de aquel terrible desenlace.

Por eso este macho confía este año en que alguna de las chicas que vengan de África, decida parar ante su casa y quedarse en ella para vivir juntos una nueva relación. Tiene puestas muchas esperanzas en que esto ocurra, no se imagina un año entero solo y sin nada que engorar.
Sabe que para que eso ocurra, debe de engalanar su casa mas, que los demás machos, que tienen la suerte de tener pareja y esperan su vuelta. Aunque nadie les garantiza ese hecho, mas de una vez en plena travesía, han tenido la desgracia de perecer.

Ya suenan, por allí se las ve venir. Con sus plumas descolocadas debido a tan largo viaje, vienen muy cansadas. Los machos esperan en postura firme a sus hembras delante de sus casas. Las cuales por otro lado, lucen en perfecto estado de revista, incluso hasta ultima hora han estado retocándolas. También a ultima hora han tenido que ayudar a un compañero el cual se quedó sin casa por culpa del palo de un cepillo, agarrado en el otro extremo por la mano de un hombre, el cual se ha empeñado este año en no compartir parcela con nuestro amigo. Todo a quedado en un susto y un par de parcelas mas arriba, hemos encontrado otra casa que seguro que habían sido desahuciados sus miembros, y hemos aprovechado retocándola un poco, para que nuestro amigo haga de "ocupa" por un tiempo, hasta que salga otra oportunidad.

El amigo viudo tiembla como un pájaro pequeño. No las tiene todas consigo de que vaya a quedarse alguna de las viajeras dentro de su casa. La alegría en cada encuentro es tremenda. Los cánticos se oyen en toda la ciudad y los horrorosos cables que la inundan, se ven llenos de machos y hembras dándose la bienvenida.
Cuando parecía que la suerte no se iba a decantar de su lado, una joven golondrina de no mas de un año se ha fijado en el. Aterrizando justo al otro lado del nido le ha puesto cara de enamorada  y el rápidamente, le ha contestado de la misma forma. Ahora no dejan de mirarse y de hacerse cariños.
 El, le enseña su casa, ella se deja querer y así los dos seguramente que este año lograran hacer una cría juntos.

Que bonita y sabia es la madre naturaleza y cuanto nos queda que aprender.













No hay comentarios:

Publicar un comentario