Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

domingo, 5 de enero de 2014

Capitulo 551: Son mis amigos.



Con la garganta un poco dolorida por culpa de una larga noche, te levantas con una sonrisa en la boca, a pesar de que el alcohol ingerido la noche anterior, intenta escapar de tu cuerpo. Una canción me viene a la memoria y no soy capaz de dejar de cantarla. Hacia tiempo que dicha canción no la escuchaba, y ahora, no se despega de mi memoria.
Fueron muchos años escuchándola, bailándola e incluso, alguna que otra vez atreviéndonos a cantarla. Y vosotros siempre estabais allí. A mi lado, haciéndome reír, intentando pasarlo lo mejor que podíamos. Por aquellos años, sin preocupaciones ningunas. Sin hipotecas, sin niños, sin ningún pagamento. Ni siquiera había ningún coche en mente. Todo era trabajar y alguno que otro, estudiar. Así los fines de semana eran muy esperados, era el momento de juntarnos, reírnos e incluso, enamorarnos. Aquellos amores de juventud que tanto caldeaban nuestros cuerpos. También los aprovechábamos para contarnos nuestras preocupaciones laborales, y en definitiva, para compartir nuestras vivencias personales.

Entre canción y canción, siempre había tiempo para hablar algo. Cuando sonaban las canciones mas conocidas y la noche avanzaba en el reloj, la pista de baile era tomada por todos, a pesar de que algunos, eramos verdaderos censos en lo del baile. Los mas afortunados, se escondían para darse el primer beso. De aquellas parejas juveniles, muchas perduraron en el tiempo y a día de hoy, siguen tan enamorados como cuando bailábamos en aquella pista.

Los años fueron pasando y a la pandilla de amigos se sumaron mas miembros, los cuales, no tardaron en adaptarse a la misma. Las bodas y primeros bautizos nos mecieron en el tiempo. Los niños empezaron a ocupar nuestro tiempo. Las malditas hipotecas nos iban consumiendo y nos costaba mas esfuerzo, el poder juntarnos para recordar los viejos tiempos.

Los finales de año o principios de los mismos, los empezamos a utilizar para los reencuentros. Aparcando aunque sea por una noche, todos nuestros problemas personales, incluidas alguna que otra rencilla personal. Dicha noche imperan las ganas de pasarlo bien, cantamos, bailamos, recordamos, reímos y hacemos todo lo posible por disfrutar. A nuestra memoria vienen junto a aquellas viejas canciones, momentos vividos, conversaciones fructíferas y mucha, mucha amistad. Que nada ni nadie, ha podido borrar en nuestros sentimientos. Te llevaras mejor con unos u otros, cosa natural por otra parte. Pero lo que esta claro es que somos una gran familia, un grupo humano diverso y bien avenidos. Aunque cada uno tenga su forma de ser.
Por el camino se han ido quedando muchos. Otros se han ido subiendo y la gran mayoría, hemos estado siempre ahí. Juntos y alguna que otra vez, revueltos.

Es una suerte poder contar con amigos. No me imagino esta vida sin ellos.
Por eso escribiendo esto, la sonrisa se refleja en mi rostro y sigo recordando aquellos bailes y cantes y los comparo con los de hoy en día, y si no fuera por los kilos que hemos ido cogiendo todos a la vez que años, diría que lo vivido anoche se desarrolló en la pista de baile de la discoteca del pueblo. Donde un grupo de amigos seguían moceándose como si los años no hubieran pasado por ellos.


Amistad, que bonita palabra y que necesaria en esta vida, que nos ha tocado vivir, donde cada día que pasa, es un logro poder contar que seguimos vivos, aunque algunos no se den cuenta que aquí, estamos de paso.






2 comentarios:

  1. La vida es así. Echas la vista atrás y te das cuenta de que nos hacemos mayores más rápido de lo que creemos. Es ley de vida que se dice y no vamos mal mientras podamos ir contándolo...............

    ResponderEliminar
  2. FEFA La vida son etapas y cada una tiene su encanto, esa noche en especial no pude estar pero hemos vivido muchas , y es un placer ser tu amiga y de todos los que forman esa gran familia

    ResponderEliminar