Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

domingo, 2 de febrero de 2014

Capitulo 559: Ruta por el río Magasca.




Esta mañana inaugurábamos el mes de febrero con una ruta un poco improvisada. La verdad que da gusto andar en época de lluvia alrededor de alguno de los ríos que rodean nuestro municipio, aunque la helada que ha caído esta mañana era importante.

En la plaza de Huertas quedábamos a las ocho de la mañana, para iniciar la ruta. Trece senderistas nos dábamos cita junto con alguna de las ya habituales mascotas, las cuales disfrutan de las rutas lo mismo que nosotros o mas.


Con las mochilas al hombro nos poníamos en marcha dirección hacia la finca de la Aldehuela, donde en un principio teníamos pensado coger el río y continuar por su orilla, hasta donde decidiéramos darnos la vuelta. Lo bonito de nuestras rutas es que en la mayoría solemos improvisar y pocas veces seguimos guión ninguno. Por eso creo que disfrutamos mas si cabe.


Cuando hemos alcanzado el famoso cancho de la niña, el agua inundaba dicha calleja y hemos preferido saltarnos a la finca del Torruco para evitar mojarnos los pies. Sin duda que hemos optado por la mejor decisión visto lo visto, aunque bien es verdad que hemos hecho algún kilómetro mas de la cuenta.

El bocata nos le hemos comido debajo del cortijo de la Aldehuela, en un sitio espectacular al lado del río, donde acompañados de una agradable temperatura, hemos estado algo mas del tiempo que solemos hacerlo.

Una vez que hemos levantado el campamento, hemos seguido disfrutando de las vistas que el río nos iba enseñando, hasta que llegados a la finca de "La Cobacha", hemos optado por empezar a retornar y poner dirección a la calleja de Ronjilejo, para desde allí, continuar hasta Casillas.
Ese momento ha sido el mas duro de la ruta, puesto que le hemos hecho campo a través y subiendo, por lo que entre la cuesta y la calor que seguía haciendo, ha hecho mella en alguno de los senderistas.




Una vez en los términos de Casillas y después de hacer alguna parada para hidratarnos, hemos puesto rumbo a la calleja de la Breña, por donde hemos retornado al pueblo.

Al llegar podíamos ver como habíamos hecho veintiún kilómetros los cuales se notaban en las piernas.
Una ruta novedosa que sin duda merece la pena hacer en tiempos abundantes en agua.


Nos vemos por las callejas.

la ruta.








No hay comentarios:

Publicar un comentario