Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

domingo, 19 de enero de 2014

Capitulo 555: Mi primer Jarramplas.


En la mañana de hoy y seguramente que bastante tarde en el tiempo, fuimos a conocer la fiesta del Jarramplas, la cual se desarrolla en el pueblo mas alto de Extremadura, Piornal.
La verdad es que aunque tenia pensado ir este año, el mal tiempo estuvo a punto de quitarme la idea de la cabeza. La nieve caída en días anteriores, hacia peligrar nuestro viaje hasta dicho lugar.



Una vez que conseguí llenar el coche de buenos amigos, decidimos arriesgarnos y partir hasta Piornal.
La mañana amanecía bastante fría y el agua caída la noche anterior, llenaba los campos y carreteras de agua abundante.
En el programa de festejos Piornalego venia anunciado la salida del primer Jarramplas sobre las once de la mañana, por eso decidimos salir temprano y estar antes de esa hora en Piornal. La verdad que hasta la localidad de Pasaron de la Vera el tiempo nos venia respetando. Muchas nubes pero ni gota de agua. Quien podía imaginar lo que nos tenia preparado el destino, algunos kilómetros mas adelante.




Un servidor nunca había conducido sobre nieve y como todas las cosas, siempre hay una primera vez y esa, ha sido hoy. Como a unos ocho kilómetros antes de llegar a Piornal, las cunetas se iban tiñendo de blanco. La carretera estaba desierta y pocos coches  nos hemos encontrado durante el trayecto. Según seguíamos avanzando, la nieve iba apareciendo en mayor cantidad y lo único que nos tranquilizaba un poco, era ver algunas rodadas de coche marcadas en la nieve.





Cuando quedaban unos tres kilómetros mas o menos para llegar a Piornal y con la carretera totalmente cubierta de nieve, el miedo nos ha acompañado un rato al ver un coche que se había salido de la carretera. Según el dueño de dicho vehículo, al cruzarse con otro coche se había tenido que orillar y el coche no le ha respondido. El otro vehículo con el que se había cruzado por lo visto era el del médico del pueblo, que según él, no le ha podido ayudar al estar de guardia y llevar prisa. Así que como buenos samaritanos, nos ha tocado empujar el coche y ponerle de nuevo en la carretera.
 Este conductor nos ha metido el miedo en el cuerpo al decirnos que el se había dado la vuelta algo mas arriba, al ver como estaba la carretera de nieve. Por eso desde ese punto de la carretera, hasta que hemos visto las primeras casas del pueblo, la tensión conduciendo ha sido muy grande y la verdad, que estaba deseando de llegar y bajarme del coche.





El pueblo estaba precioso todo nevado, la gente iba llegando y acercándose hasta la plaza mayor, donde un Jarramplas ya estaba en la calle. La lluvia de nabos es una sensación muy difícil de explicar, el ruido que provocan los nabos al chocar contra el Jarramplas, es un ruido impresionante. Los nabos silbando a nuestro alrededor, nos hacia retirarnos para no ser alcanzados por alguno de ellos. Para uno de los que íbamos tal recomendación ha llegado tarde, y un nabo estampado en su cara, le ha quitado el frío de la cara.





Es muy bonito ver a los niños pequeños, ir vestidos con los colores del Jarramplas, a la vez que desde lejos, empiezan a practicar sus lanzamientos para estar entrenados al hacerse mayor. La tradición de un pueblo siempre estará viva si los niños se implican de lleno y estoy seguro que en Piornal dicha tradición, perdurara en el tiempo.
Los antiguamente llamados "quintos", son los encargados de repartir los casi veinte mil kilos de nabos por todo el pueblo, así de esa manera, por cualquier calle del pueblo que se desplace el Jarramplas, encontrará la gente nabos para tirarle.






En definitiva, un gran día el pasado hoy ademas de ser una gran experiencia lo vivido en nuestras carnes. Estoy seguro que algún día volveré y recordaré el día de hoy.











5 comentarios:

  1. Me alegro de que todo haya salido bien a pesar del miedo que habéis pasado perooooooooooooo cuando merece la pena no importa, a pesar de todo es una buena experiencia. Salud para ir machos años mas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. sólo dos veces he conducido por nieve, y no con buenos recuerdos, al leer esto, me imagino, y entiendo tu situación........Al final, todo bien, y buen día, es lo principal.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡ Vaya fenómenos !!!. Ni haciendo un "tiempo de perros", sois capaces de quedaros en casita ¿eh?. Buen desplazamiento para vivir de primera mano esa fiesta y colaborar con ello, en mantener las tradiciones y cultura de nuestros pueblos.
    A propósito de la fiesta y si no me equivoco, salió en televisión y si mal no recuerdo, dijeron que este año unos 10.000 kgs. de nabos tuvieron que traerlos desde Segovia. ¿Puede ser?.
    Pues nada, amigos, vamos a ver si con el tiempo sois capaces de superar en poder de convocatoria a los de la Tomatina de Buñol......

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, este año fue mala la cosecha de nabos aqui en Extremadura. En la localidad cercana de Jarandilla siempre se recogen los nabos para esta fiesta, pero este año han tenido que salir a buscarlos fuera, en concreto en un pueblo de Segovia como bien dices. Un abrazo.

      Eliminar
  4. no se como estaría por la nieve, pero es altamente recomendable bajar de piornal por la carretera que va a garganta la olla. estrecha y en ocasiones peligrosas atraviesa muchos kilometros de precioso robledar salpicado de castaños varias veces centenarios y que no se por qué no se recogen en ningun inventario de arboles singulares

    ResponderEliminar