Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

miércoles, 5 de junio de 2013

Capitulo 491: Tanto patriotismo puede llegar a cansar.



De todos es ya sabido que en Trujillo para cualquier acto que se disponga y actué la banda municipal, puede oírse tocar el himno de España. Vaya como ejemplo la salida al atrio de la imagen de la Virgen de la Victoria, además de en su procesión. También en Semana Santa puedes llegar a oír el himno en alguna de las procesiones.

Todo esto puede deberse al señor director de la misma y a su pasado militar. No seré yo quien dude del trabajo de este buen hombre. Seguramente que sin él, Trujillo no tendría banda de música, o quien sabe, a lo mejor sí. Dada la cantidad de veces que sus miembros tocan el himno de España, es sin duda la pieza que mejor les sale. Normal, dirían algunos. Si tocas todos los días lo mismo, al final aprendes y vaya si aprendes. Por eso en Trujillo el que se apunte a la banda municipal que sepa que entre otras muchas piezas de música, lo que es el himno nacional acabará tocándole mejor que la orquesta nacional.

Con todo esto y cuando ya creía que no podía sorprenderme con nada en este tema, veo un reportaje de la celebración del Corpus en Trujillo. Bastante gente como suele ser normal este día, dado que los familiares de los niños que han recibido la Comunión, suelen acompañar a los mismos y se crea un ambiente procesional bastante bueno. Si a esto añades la compañía de la banda de música, pues el ambiente es mucho más festivo aun si cabe.

Además este año, unas hermanas monjas, iban cantando con un micrófono las canciones que en ese día se suelen cantar. La verdad que no me gustó mucho eso, prefiero oír cantar a la gente mayor normalmente, que son los que se saben las letras de todas esas canciones. La juventud va perdiendo la memoria al mismo tiempo que la fe.

En una de esas paradas que se hacen para mostrar ¿la hostia consagrada? Perdonen mi ignorancia en estas cosas, soy de los que pierde la memoria y la fe al mismo tiempo. El caso que delante de un altar portátil, construido para la ocasión. El párroco mostraba lo anteriormente dicho a todo el público, a la vez de que las niñas recién comulgadas, arrojaban pétalos de flores a dicha imagen. Hasta ahí todo normal o por lo menos todo correcto. Lo que me sacó de mi asombro fue el escuchar el tan tocado himno de España a la vez que el sacerdote mostraba la imagen. Fue una cosa que nunca antes había podido ver ni oír en ningún lugar. Y no es que haya viajado mucho contemplando numerosas procesiones, pero si he estado en algunas de ciudades importantes y nunca jamás vi una cosa igual.

Me sorprendió tanto aquel gesto por parte de la banda de música, que incluso al sacerdote le vi un poco extrañado al escuchar aquello. Y mira que un sacerdote en Trujillo, está acostumbrado a escuchar el himno español. Quizás tanto o más que el himno salve de su patrona.

Yo no digo que toquen o dejen de tocar, pero, ¿tiene que ser siempre el himno de España el que encabece procesiones, bajadas y subidas de la Virgen u otros acontecimientos? ¿Es de necesaria obligación el tener que escuchar dicho himno? ¿No podría tocarse, (ya puestos) alguna vez el himno de Extremadura? ¿Sería complicado componer un himno dedicado a la ciudad de Trujillo que sirviera para todas estas cosas donde tan solo se sabe tocar el himno español? ¿Es de obligado cumplimiento el ser patriota para ser creyente y practicante?

Sin duda alguna que por mucho que me esfuerce, esta ciudad no dejara nunca de sorprenderme.


Ah se me olvidaba, tendremos que averiguar si dan algún premio a la ciudad en donde más veces suene el himno español al cabo del año, sobre todo ahora que esta tan de moda el ser independentista. Quien sabe, lo mismo nos dan el tan ansiado título de ciudad patrimonio de la humanidad… o para eso ¿hay que tocar más veces el himno? Esperemos que no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario