Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

jueves, 11 de abril de 2013

Capitulo 466: Hacia Carlos Cano.




El sábado pasado gracias al programa de canal Extremadura radio, “El sol sale por el oeste”, del cual soy asiduo oyente, pude asistir mediante una invitación, al espectáculo homenaje, al tristemente desaparecido “Carlos Cano”. Para qué voy a negar que sin duda, fue uno de los artistas que más me gustaron siempre y por esa razón, no podía perderme dicho homenaje.

El concierto daba comienzo a las ocho y media de la tarde y la verdad, anduvimos un poco entallados de tiempo por culpa de la celebración del cumpleaños de mi hija mayor, cosa que no podíamos posponer. Así y todo como pudimos, a las ocho pusimos rumbo a Cáceres, con la esperanza de que no nos costara mucho tiempo el atravesar la capital, hasta llegar al gran teatro, lugar donde se celebraba el evento. Y así fue, pillamos todos los semáforos en verde y a las ocho y media, estábamos aparcando algo retirados del lugar, lo que nos supuso a mi mujer y a mí, acelerar hasta el teatro.

Llegamos justo cuando la primera canción empezaba a sonar. En un teatro casi repleto en su parte baja. En las tribunas no podía ver desde mi lugar, si estaba lleno o no.
Haciendo memoria y mirando el teatro por sus lugares más recónditos, creo que era la primera vez, en el que yo pisaba dicho lugar. No recuerdo haber estado antes allí y si lo estuve, no me acuerdo de aquello. El teatro es realmente asombroso y precioso. Muy cómodo y reconfortante. Para los que somos más bien altos, en otros teatros la verdad que lo pasamos mal, pero en este de Cáceres, yo estuve en la gloria allí sentado.

Mientras sonaban los aplausos al terminar la primera canción, la cual fue “la proclamación de la copla”, aprovechamos para quitarnos los abrigos, que con las prisas no lo habíamos hecho antes de sentarnos. Con “el romance de Ocaña”, Pilar Boyero nos daba las gracias a todos los asistentes. Ella y Aurelio Gallardo, fueron los encargados de cantar en dicho homenaje, bajo la increíble interpretación al piano, del gran Benjamín Torrijo, el cual estuvo con el gran Carlos durante muchos años tocando en multitud de lugares. Demostró al piano todo su buen hacer y la verdad que dejó impresionado a todo el público.
Las canciones se iban cantando, desde “me llaman sudaca”, pasando por Antonio Vargas Heredia, la bien pagà, que desespero, Rocío, Luna de abril…etc.

El escenario estaba decorado muy humildemente, con una mesa y un espejo. Una silla a la cual estaba recostada una guitarra, simulando al gran Carlos y poco más. Poca luz lo que hacía un lugar muy reconfortante. Entre canción y canción, pudimos escuchar alguna que otra vez su voz, sacadas de varias entrevistas. Además de escuchar lo que pensaban muchos artistas del gran maestro.

Pilar Boyero estuvo esplendida. Su voz es impresionante y da gusto escucharla cantar todo tipo de música. Aurelio sorprendió al público con su gran voz, aunque he de decir que en muchas de las canciones donde se cantaba bajito, le faltaba voz. Creo que a él le vienen mejor las canciones donde la voz sea alta y no canciones bajas. Con todo eso, hubo detalles en algunas de las canciones cantadas que dejo entre ver, que le queda mucho recorrido y seguro que crecerá más aun como cantante. También nos mostró su simpatía cada vez que hablaba algo, es muy bromista y siempre que puede lo demuestra, a pesar de que el día no invitaba a ello. Más aun cuando vimos cantar a Pilar junto a la voz de Carlos Cano, María la Portuguesa. Esta no se pudo contener y acabó cantando emocionada, incluso llorando. El final del espectáculo le puso la guinda la viuda de Carlos, que junto a sus dos hijas, estuvieron presentes en el homenaje.

Alicia subió al escenario a recoger un gran ramo de flores con el cual la agasajaron. Una vez en el escenario tuvo agradecimientos para todos y a pesar de los años que hace que nos dejó su marido, se la notó emocionada aun.

El final estuvo entretenido, dado que todo el público tuvimos la oportunidad de cantar juntos la “Murga de los currelantes”, gracias a la octavilla que nos dieron al entrar y en la que en su parte trasera, estaba escrita la letra de dicha canción.

Ya de pie todo los presentes, se pidió con insistencia otra canción, que los artistas no dudaron en cantar.
En definitiva, un espectáculo novedoso y bonito al cual tuvimos la oportunidad de asistir. Mereció la pena llamar al programa y optar a las entradas para volver a recordar al maestro, que sin duda nunca olvidaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario