Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

miércoles, 4 de enero de 2017

Capitulo 797: Trece guardias tumbados.



Estos días atrás en uno de los almacenes de áridos que existen en Trujillo y del cual soy cliente habitual, comentaba con otro compañero de trabajo que allí andaba esperando también a que le cargaran de arena su carro, que era todo un suplicio el llevar material hasta Huertas de Ánimas.
Este compañero sin pensar muy bien por lo que yo se lo decía, bromeaba con el recorrido que él debía de seguir hasta su obra. Me decía muy serio que hasta donde debía de llegar , tenía que cruzar por mitad de la zona centro de Trujillo con lo que ello conlleva de coches, pasos de peatones y que uno tiene que ir con ojo avizor si no quieres darte algún susto.

Yo le daba la razón, puesto que en alguna obra que he tenido que realizar por esa zona me ha llegado a pasar lo mismo. Es cierto todo lo que me decía, incluso estuvimos haciendo de verdaderos profesionales en coger atajos y poder esquivar cruces y pasos de peatones concurridos, en los que en días puntuales y horas puntas, te puedes tirar un buen rato.
Nos preguntábamos por aquel plan que se hizo para estudiar el trafico en Trujillo y que se solucionó cambiando el sentido a un par de calles y prohibiendo una dirección en otras.

Ahora me tocaba a mi explicar mi suplicio, el cual comienza en el almacén de áridos que está situado en la ronda de la Piedad. Desde que salgo por su puerta, hago un stop y unos veinte metros mas adelante, otro. Cruzo la antigua carretera de Madrid y me dirijo hasta el conocido cruce de Aspyam, el cual debe de ser el mas conflictivo de toda la ciudad, no sin antes ceder el paso a los vehículos que me salen por la izquierda, justo a la altura de los almacenes la piedad.
Giro a la derecha y cruzo el primer guardia tumbado, como popularmente se les conoce a los pasos de cebra elevados. Aunque algunos guardias de estos vienen hasta con sus barrigas, de lo altos que son.

Unos veinticinco metros mas adelante nos encontramos al segundo guardia, el cual precede a la conocida curva de la fábrica. El tercero del cuartel está justo después de la curva, a la altura del supermercado del Árbol. El cuarto de nuestros guardias está situado antes del cruce con la calle García. A esa altura del trayecto uno va un poco cansado del vaivén del carro que empuja al coche.
El quinto guardia nos le encontramos justo antes de llegar a la rotonda mas grande que existe en Trujillo. Como la obra la tengo cerca de las "Escuelinas", no puedo tirar por la carretera de Plasencia y tengo que continuar mi peregrinaje, avenida de la Coronación abajo.
El sexto guardia está según enfilas la avenida. El séptimo de estos artilugios está sito antes de llegar a los conocidos como "pisos blancos", y el octavo justo donde se acaban estos pisos.

El noveno está a la altura del Bar Bocaito y el décimo pocos metros mas adelante, en la puerta del Hogar de mayores o "asilo", como le conocemos todos. El undécimo le encontramos a la altura del Bar Javi, justo antes de llegar a la "rotondina" que da paso al núcleo de Huertas.

Cuando crees que tu penuria con los guardias ha terminado, justo antes de llegar al paso de peatones que hay a la altura de las Escuelinas anteriormente citadas, demás de cerca del paso dicen la gente que los han colocado, puesto que un poco mas alejado de este, haría frenar a la gente antes. Y aunque no son de obra estos dos nuevos guardias, yo creo que tienen mas barriga que los anteriormente atravesados por nuestros coches, y nuestros amortiguadores lo notan, puesto que cuando los cruzas les suenan todos los huesos por lo menos a mi coche.

Mi compañero de oficio ante mi queja, agacha la cabeza y se monta en su coche, a la vez que me dice que tengo mas razón que un santo. Y no sé si me la da como a los tontos, para que yo no me queje delante suya mas. Dado que todavía no había acabado de contarle, que lo justo sería que nos subvencionaran los cambios de amortiguadores a los "Huerteños", puesto que somos con diferencia quienes mas sufrimos esta penuria.

Y todos sabemos que fueron colocados en estos lugares por nuestra seguridad, puesto que algunos creían que estaban en un circuito y que como siempre, pagamos justos por pecadores.
Pero es curioso como hay otras avenidas en Trujillo iguales de largas y por donde hay montones de peatones y los coches van muchas veces a la misma velocidad que en la Avenida de la Coronación, exentas de estos modelos de seguridad.

Yo no quiero mas guardias tumbados por la ciudad, lo que quiero es que a todo el mundo se le trate por igual, y en este sentido, los de la "rotonda grande pa abajo", estamos excluidos.

Subvención para nuestros amortiguadores ya!!!!

P.D: La definición de "Guardia Tumbado" no es ninguna ofensa para nadie, es como coloquialmente se conoce a estas defensas.



1 comentario:

  1. "Guardia tumbao", denominación made in Huertas, jeje. En Cáceres la pronuncio a veces y me miran como a un extraterrestre. Nando

    ResponderEliminar