Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 9 de enero de 2017

Capitulo 799: Perderse en Romangordo.



Y aunque el titulo del capitulo de hoy debería de ser ruta en Romangordo, he decidido cambiar el nombre y titular el capítulo como "Perderse en Romangordo", dado que ayer fue lo que estuvimos apunto de hacer los cuatro amigos que decidimos salir a patear nuestra comarca.



A las siete y media y bajo una temperatura de menos dos grados, nos dábamos cita en la plaza de Huertas, para desde allí seguir el ritual de comprar pan en el motor para el posterior muerdino.
El día aunque fresco, tendería a ir cogiendo temperatura y seguramente que a lo largo de la mañana, deberíamos de quitarnos algo de ropa.
Por el camino la carretera muy tranquila, a esas horas da gusto conducir, aunque al llegar a los túneles de Miravete, todo el panorama cambió a peor. Una densa niebla nos hizo aflojar la marcha y despacio alcanzamos la salida hacia Romangordo.


La niebla era mas densa aún y nos hacía presagiar que el día no iba a ser como nos hubiera gustado.
Colgándonos las mochilas decidimos acercarnos a la plaza del pueblo y una vez allí nos alegramos de ello, puesto que sin duda es uno de los lugares mas bonitos que uno puede visitar en ese pueblo.
Con los adornos de Navidad luciendo justo antes de su retirada, nos hizo gracia las esculturas que existen, además de una fachada en donde se encuentran unos dibujos espectaculares.



La ruta que teníamos pensado realizar no estaba marcada y confiando en un compañero que no se presentó y que se quedó encargado de descargarla en su teléfono, pues todo fue una aventura espectacular. Donde jugamos a sobrevivir con las inclemencias meteorológicas en contra y a pesar de la niebla, fuimos caminando siempre cerca de la ruta que teníamos pensado hacer.

Como la niebla nos fastidió lo acordado, nos dedicamos a contemplar lo poco que se divisaba, esperando a que a lo largo de la mañana dicho fenómeno atmosférico desapareciera.
El frío por culpa de la niebla tampoco se iba y las manos se nos quedaban frías, por lo que hubo que tirar de guantes.


Pudimos apreciar los arreglos de caminos que se están realizando en la zona y que darán buen uso de ellos, los participantes en la venidera Ruta de los Ingleses, esperando que nos dé tiempo a coger sitio este año dentro de la misma.
Estar encuadrados dentro de la comarca del Campo Arañuelo, implica recibir mas dinero seguramente que otros pueblos con los mismos habitantes que este. (257 en el ultimo censo.)



Está bien aprovechar dicho dinero en adecentar el pueblo, quien sabe el día que cierren Almaraz, cuantos de estos pueblos seguirán subsistiendo.


El muerdino nos le comimos al lado del pantano, justo al lado del puente de la antigua nacional quinta, con mas frío que otra cosa y comprobando la suciedad existente en la zona. Que pena que haya gente tan cerda y no aprecie la naturaleza.
Antes de lo habitual levantamos el campamento y continuamos deambulando de aquí para allá entre la densa niebla, que no levantaba ni un ápice.

Aunque con alguna duda fuimos capaces de encontrar un camino que nos devolvió hasta una calleja, la cual nos devolvía al pueblo de Romangordo. Sin duda que por lo poco que pudimos ver, la ruta es preciosa y como a cabezones no nos gana nadie, volveremos y una vez hecha, compararemos fotografías y nos reiremos al acordarnos de las peripecias de ayer, que sin duda nos hacen mas fuerte como senderistas y mas amigos a los cuatro que fuimos ayer...



Nos vemos por las callejas, si la niebla nos deja...


No hay comentarios:

Publicar un comentario