Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Capitulo 696: Los Praecones o pregoneros.



Este oficio anda de capa caída como tantos otros, y ya prácticamente no queda ninguno por los muchos pueblos y algunas ciudades, donde algunas décadas atrás eran imprescindibles.
El mundo va tan deprisa que muchos ni reparamos en la importancia que estos trabajadores tenían en sus oficios.

Escuchando la radio han comentado que, en no recuerdo que pueblo, han realizado una aplicación para poder descargarte en el móvil, donde dicho invento va a hacer las veces de pregonero y cada vez que dicho ayuntamiento quiera comunicar algo, lo escribe en esta aplicación y llega al móvil de todos los vecinos; incluso puedes poner de tono de aviso la trompetilla que los pregoneros usaban por aquellos años.

Pero hoy en día sigue habiendo pregoneros y pregoneras de segunda mano, que sin cobrar un duro por hacer este trabajo, le desarrollan a la perfección. Y es que es enterarse de algo y no paran de anunciarlo a bombo y platillo, como si su trabajo fuera ese, a pesar de no tener trompetilla, ni decir el pregón, justo en mitad de la plaza del pueblo. Encima hoy en día lo tienen mejor que los antiguos "praecones", puesto que ahora por las redes sociales, desempeñan su trabajo a la velocidad de un rayo. Y aun sin haber confirmado el pregón a recitar, ellos o ellas, sueltan la noticia como si dejaran de cobrar un dinero ficticio, que les podrían dar por cada pregón recitado.

Unos piensan que ejercer este oficio hoy en día debe de ser una enfermedad. Otros dicen que es un homenaje a los antiguos pregoneros y yo la verdad que no se que pensar. Si quien ejerce este oficio es porque en su vida le falta algo, o por si lo contrario es que disfrutan haciendo esto, sin cobrar nada, tan solo sabiendo que tienen al que esta en frente o al otro lado del móvil, pendiente de ellos el rato que dura el pregón. Se sienten tan protagonistas en ese momento, que el mismo "Clint eastwood" estaría celosos de ellos ante tal robo de papel de actor principal.

Si alguno de los pregones difundidos resultan ser mentira o algo manipulados por los pregoneros, ellos son los primeros en quitarse del medio y evitan ser culpabilizados por este hecho, echando rápidamente balones fuera y atribuyendo el pregón falso, a cualquiera que les venga en ese momento a la cabeza.

Y así seguimos los demás, intentando que a estas personas que desean ejercer este oficio completamente gratis, se les reconozca de alguna manera por parte de los ayuntamientos o por la autoridad competente de cada pueblo, donde ejerzan este trabajo. Si no por ellos, por lo menos que los demás seamos capaces de reconocerlos e intentemos entre todos desenmascararlos.

Yo propongo que una vez nombrados pregoneros oficiales, pongamos una derrama cada uno para comprarles la trompetilla de oro y poder regalársela en un acto festivo, en mitad de la plaza del pueblo; eso si, después de uno de sus habituales pregones, aunque sea falso o un "pelin" exagerado según ellos.

Y dicen que se va a perder este oficio...ya os digo yo que goza de buena salud.













No hay comentarios:

Publicar un comentario