Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

domingo, 10 de marzo de 2013

Capitulo 448: Ruta en Valdefuentes.




A pesar de no haber dormido mucho la noche anterior, por culpa de una boda genial; a las ocho de la mañana habíamos quedado en nuestro habitual sitio de partida, es decir, la plaza de Huertas. Allí, a punto de comenzar la marcha, me esperaban mis compañeros de ruta.

El día amenazaba lluvia y la noche había sido también lluviosa, que junto a la caída en los días anteriores, podíamos imaginarnos como se encontraban todos los caminos.

La ruta de hoy comenzaba en Valdefuentes, allí se ha celebrado durante todo el fin de semana, la feria agroalimentaria, la cual hemos podido visitar una vez acabada dicha ruta.


Nosotros solo nos hemos juntado seis componentes, pero allí, nos esperaban miembros del club senderista amigo de la localidad de Almoharin, además de gente del propio pueblo de Valdefuentes. Todos juntos y con el buen rollo que reina entre todos, nos hemos puesto en marcha.

Era impresionante el estado de todas las cercas, callejas, cordeles…etc. Que cantidad de agua por todos los sitios. Los organizadores de la ruta han tenido que cambiar el itinerario de la misma, puesto que por donde tenían planeado ir, era imposible pasar. Así nos hemos dedicado a rodear el pueblo por las callejas más transitables que había y la verdad que  hemos podido apreciar poco la vistosidad de la ruta, la cual según ellos, es muy bonita cuando se puede realizar por su trazado normal.



Al alcanzar el puente romano sobre el rio Salor, ha sido quizás la parte más bonita de la ruta. Allí hemos comprobado el nivel de agua embalsada que llevaba dicho rio y hemos podido fotografiarlo. Unos metros más adelante, nos era imposible seguir andando por el cordel que lo íbamos haciendo, dado que el rio, había absorbido dicho camino. Justo en ese momento nos ha comenzado a llover. Es la primera ruta desde que empezamos a andar hace ya mismo un año, que nos llueve tanto. Una experiencia nueva que hemos comprobado en nuestros huesos.



Ante lo oscuro que pintaba el día, hemos decidido entre todos emprender la vuelta hasta el pueblo, donde en su coqueta casa de cultura, nos han ofrecido tomarnos un vino y un pincho, que a esas horas ya iba apeteciendo, puesto que en la ruta no hemos parado a comer nada, dado que no hemos encontrado el lugar idóneo para hacerlo y cuando habíamos decido de parar, ha sido cuando ha comenzado a llover.



En definitiva un domingo más que hemos conocido otro pueblo nuevo y gente nueva y agradable. Además de volver a pasar otro domingo con nuestros amigos de Almoharin y alrededores. Una pena que el tiempo no nos haya acompañado, por lo que seguramente, nos volvamos a replantear al año que viene repetir ruta, esperando poder realizarla completa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario