Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

jueves, 19 de julio de 2012

Capitulo 317: El que la coja, "pa" el.




Siguiendo con mis clases para políticos en prácticas, llegamos a otra parada en la cual también se pueden obtener algún que otro puesto de trabajo, siempre y cuando se hagan bien las cosas, claro está.

Somos muchos los que nos gusta andar por todo nuestro territorio y quizás, no es por presumir, somos los que mejor conocemos todo lo que nos rodea y también, todo lo que día tras día vamos borrando de nuestras vidas. Y es que es una verdadera lástima ir perdiendo parte de nuestro pasado, las Zahúrdas que construyeron nuestros mayores, los chozos donde Vivian, las pilas de cantería que con paciencia más de uno hacia para dar de comer y beber al ganado, etc.

Estoy harto de fotografiar por donde quiera que voy alguna casa antigua a la cual solo le quedan las cuatro paredes, en algunos casos, ni eso. Casas de campo totalmente abandonadas y que se ven abogadas a la más triste de sus condenas, es decir, el derrumbe total.

Pensando en cómo sacarlas provecho antes de que desaparezcan totalmente me ronda en la cabeza hace varios meses alguna que otra idea. Todo comenzó un día en uno de mis paseos en el cual me crucé con dos turistas forasteros que iban en bicicleta. Estos iban totalmente a la aventura, llevaban los sacos de dormir en el porta equipaje de las bicicletas, algo de comida y poco más. Según pasaron al lado mío uno de ellos se paró a saludarme, o eso creo yo, porque de ingles ni puta idea. Malamente le entendí a la vez que señalaba una casa que había en mitad de una cerca, totalmente abandonada y con la mitad del tejado en el suelo. Quise entender que me preguntaba si vivía alguien en ella o si conocía a los dueños, yo como pude le expliqué que aquello estaba abandonado y que no sabía de quien era. (Maldita la hora que no estudié yo ingles, grrrrr)

Nos dirigimos los tres hacia la misma y una vez dentro pudimos comprobar el mal estado en el que se encontraba, ellos al contrario, parecían encantados con aquel descubrimiento. Tenía en pie los restos de una chimenea en la cual no parecía que hacía mucho habían hecho fuego. Ya los iba medio entendiendo algo, entre el frio que hacia aquel día y que pronto se haría de noche, estaba claro que lo que querían era pasar allí la noche. Los ayude a acarrear un poco de leña y escobas para encender y los dejé allí antes de que a mí también se me hiciera de noche.

A los pocos días volví a pasar por allí y me acorde de los forasteros. Por curiosidad me asomé a ver como habían dejado aquello donde pasaron la noche y como estaba claro, no había restos ninguno de humanidad, como si nadie hubiera estado allí hace muchos años, casi igual que nosotros, nos dejan allí un par de días y los alrededores los quedamos como si hubiera pasado el séptimo de caballería.
Esto me llevó a comerme la cabeza y pensar en hablar con dueños de las fincas o cercas donde haya alguna casa caída o abandonada, el trato sería el siguiente, yo te arreglo la casa y me quedo con sus derechos por ejemplo tres años. Una vez pasado ese plazo se negociaría el contrato. Por supuesto que el pago seria el arreglo de la casa.

 En Trujillo tendría la oficina en la cual tendría a disposición bicicletas y los planos donde están las casas situadas. Allí vendrían los turistas que se quieran perder en mitad de un campo un fin de semana o una semana, o un día… lo que quieran.

Las casas dispondrían tan solo de una chimenea con su correspondiente leña, para que por si llueve, no tengan problemas los visitantes en poder encender una buena lumbre. No tendríamos más comodidades, se trata de volver a revivir como se vivía en el pasado e intentar estar al margen de la civilización. Los visitantes solos en mitad de la naturaleza, sin contaminar nada, tan solo las bicicletas para moverse por el campo.

Se podría empezar con tres o cuatro casas de momento, es costoso arreglar más de esas. Anunciarlo bien por todo el mundo, sobre todo en países como Alemania, Holanda y toda esa zona, ese tipo de turismo gusta mucho por allí.

Ahora solo queda esperar y que la suerte nos acompañe…..



Aqui pongo alguna muestra, la pena es que hay muchas mas en el suelo que restauradas.








No hay comentarios:

Publicar un comentario