Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

sábado, 21 de enero de 2012

Capitulo 256: En febrero los espero.



….Y es que ya es una rutina instalada en esta nuestra sociedad, acabas el año despilfarrando y “tupiéndote” de todo sin necesidad de ello la mitad de los días, pero como todo el mundo lo hace, nosotros también, no vayamos a ser menos que el vecino de por encima.

Luego, la vuelta a la rutina es dura, aunque nos animamos nosotros solos pensando en que algo novedoso tenemos que hacer, aunque no es nuevo para nosotros porque todos los años después de reyes lo intentamos. Fijaros que yo lo que hice fue dejar de fumar por ejemplo, otros lo intentaron y se quedaron por el camino. Otros muchos, podría decir que el 80% de la sociedad o se apuntan al gimnasio o se pone a régimen. ¿Qué tendrá el mes de enero para los regímenes y las promesas? Os imagináis que las Navidades fueran el 31 de julio? nos comemos las uvas en mangas de camisa, probablemente en la piscina, las comidas serian menos copiosas, no me pega un pavo al horno en julio con treinta y cinco grados por la noche, seguramente sacaríamos los trastes a la puerta para tomar el fresco, los niños correteando por las calles haciendo tiempo mientras dan las doce y suenan las campanadas.
Miras hacia arriba y ves a los vecinos que ante el calor, también han decidido cenar en la calle, al final la calle parece una verbena, todo el barrio ha decidido salir a las puertas y ya que estamos juntos, porque no comernos las uvas todos en la misma televisión??

Luego como todos tenemos champan, pues hacemos una guerra con él, puesto que reconocemos que a ninguno nos gusta, pero le compramos todos los años porque lo hace todo el mundo. ¡Yo no! (Dice el vecino de por bajo) Nosotros hemos comprado cava este año.

_ ¿Y te gusta? Si es casi lo mismo.

_No, tampoco me gusta, así que abre la botella y la mueve un poco para seguir con la guerra de champan.

A mí lo que me apetece de verdad con esta calor es una buena cervecita fresquita, así que nos dan las cinco de la mañana sentados en la puerta a todos los vecinos.

Después de las uvas el vecino que sacó la tele, la volvió a recoger, no nos interesa ni nos hace falta ver los “tostonazos” de programas de todos los años, que siempre cantan los mismos las mismas canciones, este año quien cantamos somos nosotros y a pesar de que el primer villancico suena un poco raro, el segundo nos coge más animados a todos y no queda nadie en el barrio que no tarare el “Ande, ande, ande….

Manolito chiquito, rey de los cielos, rey de los cielos, suena que te cagas en el mes de julio, ¿Quién dijo que la Navidad tenía que ser en diciembre? ¿Por qué el portal de Belén no puede ser destechado? ¿Alguien estuvo allí para ver si era verano o era invierno?? ¿Podemos los paganos celebrar nuestra particular navidad en el mes de julio?

Bueno, dejar de comeros la cabeza y no abras la despensa, ¿No dijiste el día después de los reyes que te ibas a poner a régimen? ¿Cuántos días has ido a pasear, tres o cuatro? Pues no quedamos en que la promesa era adelgazar hasta las pascuas si acaso dándote un respiro el fin de semana de carnaval, ¿Llegaremos a febrero con la promesa en pie? Es igual, cuando menos mires esta aquí diciembre otra vez y luego enero, el mes de las promesas incumplidas.
Aunque hacer régimen en el mes de agosto iba a ser todavía peor, si ahora no llegamos a febrero, septiembre le íbamos a ver lejísimos.

2 comentarios:

  1. Empiezo a seguirte Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Buena ironía compañero.
    Se podría probar un año a celebrar el fin de año en verano.
    Como hacen Salamanca. Comentaselo a la comisión de festejos q a ti te harán mas caso y se podrían sacar unas perras para las fiestas del Rosario con el simulacro

    ResponderEliminar