Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

jueves, 27 de octubre de 2016

Capitulo 774: Metido en mi cabeza.


Volver al mismo lugar donde pasamos tantas horas trabajando juntos fue duro. Casi sin darme cuenta donde estaba, los recuerdos vinieron a mi mente de forma rápida uno tras otro y detrás de ellos, siempre venia tu cara, tu voz, tus risas y tus cabreos. Porque tú eras una persona normal y corriente como casi todos pero con la excepción de ser un magnifico compañero, esa virtud la he encontrado en muy pocas personas y mira que me he cruzado con bastantes en este oficio nuestro.

Para ti primero estaba el resultado del trabajo y luego en un lugar muy recóndito estaba quien lo había realizado. Nunca te gustó ponerte medallas y mucho menos si a ti no te pertenecían. Fueron muchas las veces que diste la cara por alguno de los torpes peones que siempre nos asignaban a los dos y que sin duda tú dominabas mejor que yo. Tu paciencia con ellos a mi me asombraba, porque cada día nos daban mas motivos para pasar de ellos y dejarles que hicieran lo que ellos quisieran, pero en ese momento llegabas tú y con tus suaves palabras, acababan por hacerte caso. ¿Aprender?...eso ya era imposible.

Miro hacia un lado de la habitación y te veo por momentos subido en el andamio luciendo el techo de la misma. Miro hacia el patio y te vuelvo a ver preparando el emboquillado. Estoy apunto de asomarme a la calle para ver si está allí tu coche, al darme cuenta de que son ilusiones mías me vengo abajo y me aborda la nostalgia y la pena.

Y es que aun me sigo preguntando el por qué de aquella decision tuya. Aquel nueve de enero que quisiste dejarnos para siempre. Y no, hoy no es aniversario de nada, pero yo me acuerdo de la gente cuando quiero, sin esperar a ninguna fecha en concreto.

Termino mi trabajo en aquel lugar y me voy triste, me voy apenado y sin ganas de sonreírle a nadie. Solo tú tienes la culpa de mi estado de ánimo y lo sabes. Incluso parece que hayas estado allí a mi lado todo el rato que duraba la pequeña reforma que he hecho. ¿Como quieres que esté concentrado en lo que estoy haciendo?...

Si a la gente buena no se la olvida nunca, tu, amigo, eras de clase superior, aunque sabes que nunca te podré perdonar que te fueras sin despedirte y de aquella manera, la cual cinco años después, me sigue quitando el sueño de vez en cuando...
por qué??

No hay comentarios:

Publicar un comentario