Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

martes, 11 de octubre de 2016

Capitulo 768: Que cada peña aporte el suyo.



Como buen cazador que es, comienza su ritual observando a su próxima presa. Estamos en fiestas y es mucho mas fácil apresar alguna. Mucho mas que cualquier día normal.

Su primer paso será observar pausadamente y sin cometer ningún fallo, quien de los componentes de la peña se dispone a pagar lo consumido. Si por cualquier casualidad dichos componentes han puesto un fondo con anterioridad, lo mejor será retirarse disimuladamente de la escena del crimen, antes de que los miembros de la peña se den cuenta de él, e intentar buscar algún aliado descarriado de la peña, que se parezca un poco a él mismo; osea, que también ande al acecho de alguna victima.
Si lo encuentra la escena es dantesca. Verles arrimarse a la barra sin apenas ganas con el fin de llegar el ultimo a la misma, y de ese modo no tener que pedir la consumición. Puesto que será mas fácil que le toque abonar ambas. Como si ambos sintieran calambres en los pies caminan, eso si, entreteniéndose y saludando a to dios que se encuentran en el trayecto que les conduce a la bendita barra del bar. De este modo intentan no ser el primero. !Que solidarios! prefieren que gane la carrera su amigo antes de lograrlo ellos...

Si por el contrario perciben que no hay fondo puesto en el grupo de sus amigos y el que pide paga, rápidamente entran en escena esquivando cuantas cosas le salen al paso, incluidas personas, como si de un buen jugador de fútbol se tratara. A continuación sigilosamente se colocan detrás de uno de los integrantes del grupo que no va a pedir; saludan a varios de ellos menos al que anda pegándose con la gente para que el camarero le haga caso. Nuestro cazador sabe que el siguiente paso debe ser muy rápido, casi sin que al que reparte las consumiciones, le de tiempo a soltar la primera de ellas en alguna de las manos de sus amigos, debe de dar el zarpazo mas importante y sin apenas disimulo y dándole igual si la bebida en cuestión es de su agrado, agarra con todas sus fuerzas el botellin de cerveza en este caso. Aunque a lo mejor le guste mas el tinto de verano. La presa jamas se suelta, les tienen enseñados desde bien pequeños a todos ellos...

Sabiendo por boca de varios componentes de diversas peñas del pueblo con los que hablo con frecuencia, este espécimen existe en todas ellas, se llame como se llame y tengan la edad que tengan.
Por lo que este hecho me ha dado una gran idea para organizar uno de los juegos que se realizan durante las mañanas de capeas.
Dicho juego consistirá en la presentación por parte de la peña correspondiente, al que ellos crean que es el mejor cazador de la misma. Se subirán en el pilar cada uno de ellos ante la atenta mirada del respetable público, el cual tomará buena nota de quienes son estos cazadores para no cruzarse en sus caminos. El siguiente paso será colocar estrategicamente diversos tipos de consumiciones por todo el coso, los cuales deberán de cazar los concursantes y llevarlos hasta el lugar que se les indique. Eso si, todo esto con la vaca en el ruedo, porque si no es así, el juego duraría muy poco, aunque conociendo a varios posibles concursantes, creo que perderían el miedo incluso al astado y seguirían cazando de la misma manera.

El ganador del juego se llevará ademas de las consumiciones anteriores cazadas, un buen abucheo por parte del respetable que andará todavía memorizando las caras de todos los concursantes que han sido presentado por parte de sus respectivas peñas.

Pues nada, para el año que viene que cada peña aporte el suyo y le vaya entrenando, aunque esto creo que ellos lo saben hacer solos.

Gorrón: Que tiene por hábito comervivirregalarse o divertirse acosta ajena 

P.D: La foto del encabezado no tiene nada que ver con lo escrito, son los concursantes de este año del juego de Don Tan credo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario