Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

martes, 21 de mayo de 2013

Capitulo 486: Milano bonito.




Desde lo alto del cielo, esperaba pacientemente algún movimiento en falso de los muchos nidos de “gurriatos” que había por todos los tejados del pueblo. Sin duda esta fecha en el calendario era la más propicia para comer. Comer ella y dar de comer a sus crías, que esperaban adormecidas el regreso de su madre con la ración diaria de carne.

Los gurriatos adultos, hacían todo lo posible para que sus crías no se movieran de debajo de las tejas, lugar idóneo para hacer su nido. Pero la camada era numerosa y todos no cogían en el nido. Crecían muy deprisa y eso iba en su contra.

Los hermanos más grandes, empujaban a los dos más pequeños que había en el nido, los cuales eran menos afortunados a la hora de la comida, sus hermanos siempre se anticipaban y aunque sus padres se empeñaban en que todos comieran por igual, había veces que no reconocían las bocas abiertas de todas sus crías.

Era el momento justo en que aprovechaba el milano para atacar, justo entre cada viaje que los gurriatos adultos, daban en busca de alguna langosta, que ya empezaban a verse por los campos. Este año han venido antes los insectos, por eso las crías de pájaros crecen más deprisa de lo común. A más de uno les dará tiempo de hacer otra puesta.

En un vuelo casi perfecto al rente de las tejas, el milano logro atrapar al gurriato. A este, solo le dio tiempo a piar desesperadamente, para ver si sus progenitores venían a por él. Era tarde, el milano con sus uñas afiladas acabó con su vida en un segundo. Después de servirse su ración, voló hasta su nido para dar de comer a sus crías, que mucho antes de que su padre llegara, esperaban con las bocas abiertas. Que rico estaba todo, ahora una siesta y como nuevos.

Los padres de los gurriatos, leyeron la cartilla a los que quedaban en el nido. Prohibido asomarse nadie, si no querían acabar en el estomago de el milano. Este último, empezó a sentirse mal. El ultimo alimento que había ingerido, le había hecho daño. Sin pensarlo dos veces, voló a su nido para ver si sus crías estaban bien o si por el contrario, las pasaba igual que a él. Cuando llego hasta allí, se topó con aquella dantesca imagen, sus dos vástagos, yacían muertos en el nido.

 Por otro lado, el gurriato llego a su nido y se extrañó que ninguna de las crías, estuviera con la boca abierta esperando el manjar. Pensó que habían aprendido la lección y estaban muertos de miedo sin moverse dentro del nido. Al entrar, vio a sus cinco crías supervivientes, muertas en el nido. La pena se apodero de él y voló en busca de su hembra. Esta yacía en el suelo, más muerta que viva, con un langosto al pie de su boca. Estaba claro lo que había acabado con las vidas de su pareja y de sus polluelos. Al levantar el vuelo, vio venir al milano probablemente en busca de su pareja también. Esta no estaba muy lejos de allí. También yacía muerta en el suelo. Ahora los dos estaban viudos y sin hijos. Se miraron y con gestos de pena, elevaron sus vuelos más altos aun de lo que normalmente hacían. Desde allí arriba, pudieron ver a varios hombre con unas maquinas muy raras, las cuales desprendían como una especie de aire. Estaba claro que aquello era lo que había acabado con las vidas de sus seres queridos. Es más, lograron ver más pájaros de otras especies muertos en el suelo.

Estos humanos se han empeñado en acabar con nosotros de manera fulminante, se dijeron los dos. Quizás no sepan que detrás de nosotros vendrán ellos. Y todo por el maldito dinero que se rifan las multinacionales que venden este veneno, el cual dicen ahora, que dejaran de dispensar, los próximos dos años. Y luego, ¿Qué? Volveremos a tirarnos de las plumas de nuevo. Sin duda es mucho más importante recaudar dinero ante todas las cosas.

Que pena.

1 comentario:

  1. Válido como ejemplo de lo que está ocurriendo, poner como víctimas a unos simples pajarillos, pero que nos está afectando a los humanos, es un hecho.
    La destrucción de los ecosistemas y del planeta mismo, es irreversible, pero al menos nos podemos consolar con el hecho de que los responsables, es decir, los políticos y los de esas multinacionales, van a correr nuestra misma suerte, porque ellos no son inmunes.

    ResponderEliminar