Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

martes, 11 de octubre de 2011

Capitulo 218: Verano Azul.






Hoy se cumplen 30 años de la emisión del primer capítulo de esta mítica serie, si, treinta años no lo dudéis siquiera, está totalmente confirmado, que es mucho tiempo?? Seguro que nos parece más joven la serie, quizás porque la han seguido emitiendo cada dos veranos no la vemos tan vieja.
Como cualquier niño de aquella época, fui uno más de los que se enganchó a la serie, pero quien dé  por aquellos años no se podía enganchar a una de las pocas series que podían ver los niños sin que saliera el maldito rombo? Aquellos míticos rombos los cuales cuando salían acompañados se armaba el Belén en casa, tu madre se levantaba a cambiar de canal, (no había mandos todavía), tú te volvías tonto mirando para cualquier lado evitando el mirar hacia la televisión, tu madre te metía prisas para que acabaras de cenar y salieras corriendo hacia tu cama, así casi todas las noches, cuando no era un rombo, eran los dos los que salían, así que cuando una serie española no contenía ninguno de los odiosos rombos como por ejemplo verano azul, pues éramos los niños más felices del Pueblo.

Encima en algunas escenas salía gente en bañador, que ya por aquellos años era mucho enseñar, se veía algún bikini pero pocos.

Recuerdo como después de ver la serie, jugábamos a verano azul, algún cantante ya lo ha contado en alguna canción, yo no recuerdo a quien prefería, lo que si recuerdo que a la que no podía ver era a la Desi, la del aparato en los dientes, odiaba como pronunciaba al hablar, encima iba de alcahueta y cotilla para hacerse la importante. La Bea a pesar de que a casi todos los niños les encantaba, a mi me caía bastante mal, no soportaba el ver como disfrutaba jugando con Pancho y Javi, eso hoy en día se llamaría ser una “Calienta_pollas” con el perdón de la palabra, pero es lo que hacía, un día le hacía caso al Pancho, otro día al Javi, y estos estaban más confundidos que el Dinio por la noche. El Quique era el que poseía la bicicleta más chula, aquella mítica orbea roja, con sillín anchísimo y cambio de corona. Pero era un pringado para todos, nadie quería hacer de él cuando jugábamos en la calle.

El Tito y el Piraña eran los más aclamados, quizás porque eran de nuestra edad, aunque pocos niños había por aquellos años como el “Pi” de gorditos, hoy sin embargo, la mayoría de los niños están más cerca de Piraña que de Tito en el tipo, aunque es verdad que era un listillo de tres pares de cojones, muy buen estudiante y algo superior en inteligencia a la edad que le correspondía.

La Julia, aquella misteriosa pintora que nadie supimos que cojones hacia allí en Nerja aparte de aburrirse empezó a caerme un poco mejor cada vez que tocaba la guitarra y hacia cantar a todos, aunque si me dan a elegir a un personaje, sería muy difícil quedarme con uno, el famoso policía “Barrilete” aunque luego todos después de aquel capitulo entrañable de hablar al revés, le conocíamos como “Telerriba”era muy gracioso, el padre de Piraña, a pesar de ser un calzonazos me caía bien y me reía mucho con él, el Frasco el de la taberna, siempre me recordaba a los taberneros del pueblo que aun quedaban.

Al que más parecido llegue a sacar con la vida misma fue a “Chanquete”, siempre que le oía reírse con aquellos pitidos que le sonaban de haber sido un fumador nato y padecer de bronquios, le comparé siempre con mi abuelo, aunque seguro que no fui el único niño que por aquellos años, no le hubiera importado ser nieto de Chanquete y poder montarse en aquel barco aunque estuviera lejos del mar, luego encima sabia tocar el acordeón, instrumento por el cual siempre he tenido predilección. Aun recuerdo aquel niño corriendo por la playa gritándoles a sus amigos que Chanquete había muerto, a pesar de que nos fueron preparando en la serie para lo peor, siempre mantuve la duda de que se salvaría y no conoceríamos su muerte, a partir de aquel episodio, después de llorar todos igual que magdalenas, la serie no fue igual para mi, ya no me reía apenas viendo a los personajes, así que cuando nos cantaron en el último episodio el tema del Dúo Dinámico, “El final del verano”, casi suspire por que se acabara, no me gustaba estar llorando todas las semanas cuando nos sentábamos a ver la serie todos en familia, porque al final es como acabábamos todos en casa, niños y mayores viendo la misma serie, casi igual que ahora......



Hoy investigando un poco he conseguido averiguar el paradero de casi todos los protagonistas de aquella serie:

Todos, menos Pilar Torres –Bea-, trataron de seguir su carrera, pero no todo fue fácil. A Cristina Torres no le daban papeles porque le decían que con su papel de Desi estaba quemada para abordar otros personajes. Ambas son, en la actualidad, auxiliares de enfermería. Gerardo Garrido (Quique), apenas pudo seguir su carrera interpretativa después de la serie, aunque lo intentó un tiempo en el teatro sin demasiado éxito. José Luis Fernández y Juan José Artero formaron en 1982 el grupo musical Pancho y Javi que apenas duró un año. El primero acabó metido en el mundo de las drogas y cometió varios delitos tras lo que se le diagnosticó un trastorno bipolar de la personalidad. Artero, por su parte, consiguió no abandonar su carrera interpretativa hasta que la logró afianzar en 1999, con su papel de Charly en la serie El Comisario. En la actualidad, protagoniza El Barco.
 Los dos niños formaron un grupo musical, Los Pirañas y grabaron el disco Comer, comer. Además rodaron dos películas: Padre no hay más que dos (1982), de Mariano Ozores, con Fernando Esteso y Andrés Pajares y Chispita y sus gorilas (1982), de Luis María Delgado, con Macarena Camacho. En la actualidad, Miguel Joven es recepcionista de un hotel de Nerja y se dedica, además, a negocios agrícolas. Miguel Ángel Valero, por su parte, es doctor en Ingeniería de Telecomunicaciones y director del Departamento de Ingeniería y Arquitecturas Telemáticas de la Escuela de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Madrid.
Antonio Ferrandis y María Garralón continuaron sus carreras profesionales con éxito y solvencia, sobre todo el primero, aunque ya siempre marcados, irremediablemente, por sus importantes papeles en Verano Azul. Fuente:


La gata sobre el tejado de zinc por Belén Ester

No hay comentarios:

Publicar un comentario