Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 11 de julio de 2016

Capitulo 746: Ruta por La Garganta de Cuartos.



Abusando de nuestro conocimiento, bien ganado por otra parte, después de patear nuestra comunidad domingo a domingo, durante varios años ya; y lejos de querer dejar de hacer senderismo a pesar de los cuarenta grados que nos llegan a acompañar estos meses veraniegos, ayer volvimos a nuestras callejas y veredas que tanto nos siguen enamorando.




A las siete de la mañana, hora sagrada para quedar en la plaza de Huertas, nos dábamos cita los tres compañeros de viaje que fieles a la cita, no solemos fallar ningún domingo. Allí esperamos un rato por si otro de los senderistas que había confirmado asistencia, aparecía en el ultimo momento. Como vimos que no venia, pusimos rumbo hasta la panadería del motor, donde compramos nuestro habitual pan para el posterior muerdino.





La calor que los meteorólogos predecían para el día de ayer era mucha, por eso es conveniente en estas fechas, que el agua que lleves en la mochila te sobre. Uno nunca sabe lo que se puede encontrar en la ruta prevista. Es cierto que, como he dicho al principio, sabemos que ruta escoger para pasar el menos calor posible y que la protagonista sea el agua. Aunque muchos no os lo creáis, se pueden dar los dos casos, que en  la ruta abunden las sombras y que haya agua de sobra para beber y por supuesto, darte un buen baño, en este agua fresquita que es la de la comarca Verata.





Una hora y media después mas o menos de haber salido del pueblo, estábamos aparcando el coche en la sombra de un gran roble. Sabíamos donde teníamos que aparcar, puesto que de esta manera, nos quitábamos un tramo de ruta muy empinado y casi sin sombras. Como somos casi profesionales del senderismo, preferimos diseñar nuestras rutas a nuestro antojo. Si encima las conocemos perfectamente como esta, pues todo sale según lo previsto.


La primera parte de la ruta nos quitamos el trozo mas complicado, aunque una vez hecho, no nos pareció tanto. Quizás porque le hicimos al revés de otras veces y porque había síntomas de que por la vereda, hacia poco que habían pasado vacas, de este modo habían dejado bien señalada la ruta a seguir.



Poco antes de las once de la mañana y con algo de calor en nuestros cuerpos, estábamos delante del lugar previsto para darnos un buen baño, a la vez que aprovecharíamos una vez dado el chapuzon, comernos allí mismo el habitual muerdino dominical.
Pensando en como debía de estar el puente de la garganta de Cuartos de gente, es un lujo tener un lugar tan precioso como este, para nosotros tres solamente. Aunque es cierto que nos encontramos con otro senderista que tenia pensado bañarse algo mas arriba.



Pues no, no estaba el agua tan fría como esperábamos, seguramente debido a la calor que llevábamos encima, el caso es que durante algo mas de veinte minutos, disfrutamos de aquel remanso de paz al alcance de muy pocos. Con mucha pena nos salimos del charco, aunque la recompensa era la mejor que podíamos tener. Y allí sentados en un lugar privilegiado, degustamos nuestras viandas. Y en voz alta decíamos los tres que eramos unos afortunados....



El camino de vuelta le decidimos hacer a la inversa, y andando por encima del canal, teníamos la posibilidad de mojarnos en cualquier momento. Las vistas son espectaculares y las sombras abundantes. Hay que detenerse varias veces para fotografiar el lugar. Para mi uno de los mas hermosos que existe en Extremadura. Para ello contribuye lo poco transitado que esta por parte del ser humano. Eso es lo principal para que este paraíso siga siendo un paraíso y que los valientes que se atrevan a subir a el, le respeten como hacemos los que hemos ido.



Después de andar los cuatro kilómetros que hay de canal, llegamos a la depuradora para desviarnos por el ancho camino que nos devuelve hasta nuestro coche. Eso si, teniendo la posibilidad de refrescarnos en varias fuentes naturales que de cualquier piedra mana el agua. Un lujo que en pocas rutas te puedes permitir en el mes de julio.

Y como somos senderistas aventajados, el domingo que viene volveremos al valle del Jerte, a otra ruta en la que nos volveremos a remojar, porque nadie ha podido demostrar que el verano extremeño sea prohibitivo para hacer senderismo. ¿Que no te lo crees? pues vente con nosotros.

Nos vemos por las callejas.

La ruta













No hay comentarios:

Publicar un comentario