Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 4 de mayo de 2015

Capitulo 648: Yo confieso...



Mi sangre es tu sangre. Mis dolores, son los tuyos y algunos se empeñan en hacernos creer todo lo contrario.
¿Quien se atreve a poner en duda nuestra amistad?
No consigo comprender a los enviados del señor, su discurso es tan falso y poco creíble, que ni ellos mismos en sus plegarias logran hacerme creer nada de lo que exponen. Incluso me hacen sentir mas despegado de aquellos principios que desde pequeño me inculcó mi familia católica y apostólica, ademas de practicante.

Si me hiciera falta tu sangre querido amigo, se que serias el primero en poner tu brazo. Me importa un pimiento que te guste mas jugar con muñecas, que con pistolas. Que tus sentimientos sean los que son. Que tu forma de vestir no sea la políticamente correcta que esta sociedad exige. Que al fin y al cabo, tu sangre es mi sangre y yo lo se de buena fe.

Quien tiene las llaves de las puertas del cielo, quien es el que juzga a los de una sangre u otra, ¿acaso eres tu?

Ojala y nunca te haga falta nuestra sangre, porque ahí estaremos para poner nuestros brazos, el mio y el de mi amigo, puesto que somos la misma sangre, esa que a ti, te hace falta. No creo que tengas agallas a menospreciarla ese día la sangre "contaminada". ¿Y si se te pega algo de buena gente, a la vez que te ponen esa sangre?

Cada día que pasa os entiendo menos y siento pena y tristeza al saber que no deja de haber borregos que piensan de la misma manera. En pleno siglo veintiuno y no somos capaces de acabar con este racismo, no creo que generaciones venideras sean capaces de llevarse el privilegio de acabar con esta lacra. Queda un mundo para erradicar este pobre pensamiento que a día de hoy cada vez veo mas generalizado...

Yo mientras tanto seguiré a lo mio. Con mis amigos de cualquier religión y cualquier signo político, al fin y al cabo de esta vida no saldremos vivos ninguno. Ni los de mi sangre, no tampoco los de la tuya, ten lo muy presente. Y ahora vas y sigues despotricando, seguramente que te sentirás mas hombre, aunque todos sabemos que por dentro, la cobardía te va consumiendo poco a poco...

Otro día mas que la pena se apodera de mi persona. Y van muchos ya...

No hay comentarios:

Publicar un comentario