Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

martes, 19 de mayo de 2015

Capitulo 651: Cuando las lagrimas envuelven a la música.



Hoy me siento triste. Un trozo de mi juventud se ha marchado hoy en forma de cantante y aunque parezca algo que me cae lejos, mi corazón no late hoy al mismo ritmo. Manuel Molina, junto a Lole, formaron parte de la banda sonora de mi pubertad. Sus discos eran escuchados una y otra vez por mi parte hasta rallarlos, al igual que todas sus cintas.
El recuerdo de mi padre de decirme una y otra vez, que este dúo vino a cantar a Huertas de Ánimas, me fue persiguiendo y aunque puse poco empeño en ello, nunca los pude ver cantar en directo. Cosa de la que siempre me arrepentiré.

Las letras de las canciones siempre me acompañaran y son muy pocas las que con el paso de los años, voy olvidando:

Y hoy me siento como aquel pajarillo, que sentao en el río, quería cantar pero estaba ronco. Lloraba de pena, lloraba de pena
y en mis manos le di de beber
agüita del río con hojas de menta.
________________________________________
Igual que la primavera entraste dentro de mí, 
igual que la primavera entraste dentro de mí, 
y que lastima que el otoño pronto tenga que venir. 
Si yo te cambie la vida, mira si yo a ti te quiero, 
que juro no verte mas y rezo por verte menos.
Y que lastima de gitana, y que lastima de gitana, 
ay que malillo tiene el corazón pero que bonita tiene su cara.
______________________________________________
Tu chimenea está triste 
porque no tiene fuego 
tu chimenea está triste 
porque no tiene fuego 
si te hace falta la leña 
primo yo te la llevo, yo te la llevo.
_______________________________________________

Y sin duda mi favorita y la que siempre tendrè presente:

Erase una vez, un mariposa blanca 
que era la reina de todas las mariposas del alba, 
se posaba en los jardines, 
entre las flores más bellas, 
y le susurraba historias al clavel y a la violeta. 
Felíz la mariposilla, presumidilla y coqueta, 
parecía una flor de almendro 
mecida por brisa fresca… 
más llegó un coleccionista, mañana de primavera, 
y sobre un jazmín en flor, 
aprisionó a nuestra reina 
la clavó con alfileres, entre cartulinas negras, 
y la llevó a su museo de breves bellezas muertas, 
las mariposas del alba lloraban por la floresta. 
Sobre un clavel se posó, una mariposa blanca 
y el clavel se molestó, 
blanca la mariposa y rojo el clavel, 
rojo como los labios de quién yo se 
rojo como los labios de quién yo se. 
Jardines, 
entre las flores más bellas, 
y le susurraba historias al clavel y a la violeta. 

Felíz la mariposilla, presumidilla y coqueta, 
parecía una flor de almendro 
mecida por brisa fresca… 
y llegó un coleccionista, mañana de primavera, 
y sobre un jazmín en flor, 
aprisionó a nuestra reina 
la clavó con alfileres, entre cartulinas negras, 
y la llevó a su museo de breves bellezas muertas, 
las mariposas del alba lloraban por la floresta. 

Sobre un clavel se posó, una mariposa blanca 
y el clavel se molestó, 
blanca la mariposa y rojo el clavel, 
rojo como los labios de quién yo se 
rojo como los labios de quién yo se
__________________________________
Hasta siempre maestro, un trozo de mi corazón se va contigo.
Descanse en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario