Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

domingo, 1 de diciembre de 2013

Capitulo 542: Ruta en Salvatierra de Santiago.


En la mañana fría de hoy, nos volvíamos a poner en los caminos de nuestra Extremadura, esta vez el lugar indicado era el pueblo cercano de Salvatierra de Santiago, famoso como otros muchos pueblos, por su gran vino.
A las siete y media de la mañana volvíamos a quedar en la plaza de Huertas, allí la mañana fría echaba a varios senderistas para atrás y tan solo hemos acudido a la ruta de hoy, ocho personas. Allí en Salvatierra nos esperaba nuestra senderista internacional, Karin. La cual nos daba la noticia de que este viernes se iba a su Alemania natal, a visitar a su familia.
Una vez saludados todos y con las mochilas en las espaldas, nos poníamos en camino en busca de alguna señal que nos indicara por donde se desarrollaba la ruta. Otro día mas gracias al GPS de Karin, nos hemos salvado de perdernos, puesto que la ruta no esta señalizada, a pesar de que no costaría tanto el hacerlo.
Atravesado el pueblo nos dirigíamos por un ancho cordel hasta la localidad cercana de Zarza de Montanchez, un cordel por el que andar era fácil  pero también algo aburrido. Sobre todo para nosotros que preferimos callejas enrevesadas y sinuosas, las cuales hacen las rutas mas entretenidas.




Por dicho cordel hemos podido apreciar en las cercas colindantes, la amplia ganadería que existe por la zona. Desde vacas “charolesas”, pasando por vacas retintas, además de bastantes ovejas, alguna cabra con su correspondiente macho y su mandil, y por ultimo una explotación porcina con abundantes guarros en su interior. Parece mentira lo mal que huelen y lo bueno que están…

Siguiendo la ruta y las indicaciones de Karin, hemos girado por una calleja la cual, dejaba ver restos de una bonita calzada romana. En ese momento la ruta cambiaba por completo y las callejas que todos pedíamos, hacían su aparición. Así entre pozos, los cuales abundan por la zona. El ruido de motosierras y restos de taramas esperando a ser quemadas para hacer picon, hemos alcanzado la mitad del recorrido, es decir, la mítica encina Terrona, la cual, sigue impresionando a todos los que por primera vez la ven. Además, de impresionar a los que ya la conocemos.
Allí, hemos aprovechado viendo la hora que era, para comernos el habitual muerdino de pan. En lugar impresionante y con nuestra encina mas grande observándonos. Después de ese gran rato y después de hacer cientos de fotos para el recuerdo, hemos continuado hasta la localidad de Zarza de Montanchez, en donde justo antes de entrar al pueblo, una calleja nos devolvía dirección Salvatierra.




La vuelta al lugar de salida ha estado muy entretenida. Entre comentarios varios de los senderistas y alguna conversación mantenida con los habitantes del lugar, se nos echaba la hora de regreso encima. El olor a higuera quemada era fuerte y un lugareño se afanaba en podar unas cuantas. A este hombre le preguntábamos si nuestra senda era la correcta para volver a Salvatierra. El hombre muy amable nos explicaba como ir, además de entablar una agradable conversación sobre los higos y el precio que habían alcanzado este año. Se le veía contento en su trabajo, aunque no nos puede extrañar si, según él, hacia dos días que había cobrado el importe de todos los higos recogidos.



Una vez que dejábamos atrás a nuestro amigo agricultor, continuábamos como nos había indicado por una calleja de las que gustan de andar. La helada en zonas umbrías no se había quitado aun y la ropa con la que habíamos empezado la ruta, seguía colocada en nuestros cuerpos. Nadie se ha atrevido a quitarse ni una sola manga, ni mucho menos los gorros de lana, sin los cuales no se si hubiéramos sido capaz de hacer hoy la ruta.
Con casi quince kilómetros en nuestras piernas, llegábamos a Salvatierra de Santiago, donde después de hacer una visita por sus calles mas famosas, volvíamos hasta el lugar donde teníamos los coches aparcados.




Una ruta muy cómoda de hacer y con el encanto de poder volver a ver a la encina mas grande que existe en nuestra tierra.



Nos vemos por los caminos de nuestra Extremadura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario