Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

sábado, 28 de diciembre de 2013

Capitulo 547: Amanece, que ya es bastante.




El sol herido de muerte, intenta luchar en el lugar de la batalla que ocupan en una amplia mayoría, unas nubes caprichosas que ansían apoderarse del cielo. El aire quiere ser el arbitro del combate y hace acto de presencia poniéndose a favor de la mayoría. Cobarde de el, que no quiere ser vencido junto a su primo el sol. No han pasado ni siquiera quince minutos y el combate da por finalizado. Las nubes son proclamadas vencedoras por el señor arbitro, que muy contento, sopla mas fuerte aun si cabe.

Mientras, un hombre junto a su mascota hacen su aparición. Abrigados mas que de costumbre, andan a paso ligero para entrar en calor. Los restos de la lluvia caída la noche anterior, mojan la vereda por la que vienen caminando. La mascota salta y brinca como perro joven que es, totalmente ajeno a los problemas de su dueño, que con la mirada perdida al frente, aprieta el paso un poco mas si cabe. Andar le despeja y le ayuda a tener su mente limpia, es el momento del día en el que intenta poner en orden sus pensamientos y la verdad, que casi siempre lo consigue.

Una vaca recién parida le saca de su letargo y una ligera sonrisa aparece entre la bufanda que lleva al cuello. La criatura intenta enderezarse y ponerse de pie, la madre, le ayuda entre "lametazos" para que no pierda la calor maternal. Al toro, que probablemente sea su padre, no le preocupa dicho nacimiento. Sigue a lo suyo que no es otra cosa que hacerse cargo de la manada que tiene a su cargo. Entre bocado y bocado alguna de las hembras es satisfecha con su monta. Es feliz, no cabe duda de que lo es. Mas adelante vendrán los lamentos cuando sus dueños, separen a las criaturas de sus madres.El hombre continua su camino pensando en lo triste de la situación. Separar a madres de sus hijos es algo muy doloroso, tanto que el ser humano no es capaz de soportarlo como lo hacen los animales.

Un cancho lleno de musgo y agua, pone en peligro la estabilidad de nuestro paisano y casi consiguen entre los dos aliados, tirarle al suelo. En un ultimo intento, logra mantenerse en pie y su mascota anda rápida para llegar a su lado, como si el pudiera ayudarle a no caer.

Llegando al pueblo, se dan cuenta de lo temprano que es, tanto que la mayoría de sus habitantes, se desperezan de forma cansada y empiezan a asomar a las calles. Las arrugas de los mas mayores están mas coloradas que nunca, fruto del frío que reina en la calle. Los niños siguen de vacaciones y apuran todo lo que sus madres, les dejan en sus camas. Algunos valientes prefieren madrugar y acompañar a los abuelos a echar de comer a las gallinas, estos días ellos son los que hacen de padres. Recoger los huevos es uno de los primeros oficios que cada niño, hace en su infancia.

Al llegar a casa la esposa espera a nuestro paisano, con una larga lista de cosas por hacer. Ya se acabo en ese instante la paz interior que a nuestro amigo y su mascota, les ha acompañado durante su paseo matutino. El cual, no cambiaría por todo el oro del mundo....

Amanece un dia mas, que ya es bastante.¿ Para que pedir mas?



No hay comentarios:

Publicar un comentario