Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Capitulo 538: Con los primeros hielos.

Matías se levantó sabiendo que la helada estaba asegurada. La noche anterior el cielo brillaba como hacia tiempo que no pasaba y eso era sinónimo, de que el hielo haría acto de presencia. La primera tarea del día, después de un poco de café negro, era la de cambiar el agua a las aceitunas. Las primeras que había cogido ya las tenia guisadas, y eran reservadas para el día de la matanza. Estas otras, serian mas tarde guisadas y degustadas en fechas posteriores. En fechas navideñas, no estaba de más un buen plato de aceitunas con un mendrugo de pan. Muchas noches era su cena preferida.
El hielo cubría las aceitunas, no era una capa muy gruesa, pero si le fue difícil de romper. Esto es bueno para dicho manjar, pensaba mientras rompía el hielo y con agua del pozo, volvía a rellenar los cubos de aceitunas.

La siguiente tarea era ir al corral de las gallinas, donde estas esperaban ansiosas a que tío Matías les quitara la “alcotana” para poder salir. En estas fechas no ponen las muy jodías, lo mejor será ir desviejando y uno de los gallos, caerá para el arroz del día de la matanza. Las liebres están caras de conseguir, por eso lo mejor será cambiar el menú y comer ese día un buen arroz con gallo de corral.

Tía Juana ya estaba levantada cuando Matías entró por la puerta de casa. Se le veía nervioso, aunque su mujer sabia que todos los años le pasaba igual en vísperas de la citada matanza. Son muchas cosas las que hay que preparar y uno tiene siempre miedo de olvidarse algo para ese día. Pero su salvo conducto mejor para que eso no ocurriera, era sin duda su mujer.

 Tía Juana ya tenia todo comprado, las artesas lavadas, la maquina de llenar estaba deseando de ser usada. El caldero de las migas, esperaba al pie de la chimenea a entrar en acción. Que ricas me quedaron las migas del año pasado, pensaba tía Juana en voz baja. Son trabajosas, pero al ver comer a la gente con ese apetito, una piensa que merece la pena dicho esfuerzo. El arroz del mediodía le preparará su hermana Catalina, tiene mucha mejor mano que Juana para darle el toque justo. Tanta cantidad es difícil de preparar y quedarle bueno.


Tío Matías se acerca al comercio de Eloy, donde este último apura las ventas matanceras. Tiene de todo para dicho oficio. Desde las tripas, pasando por las pimientas dulces y picantes, hasta la arroba de vino importada desde Cañamero y que Matías cargada con ella al hombro, se lleva hasta su casa. A punto de entrar de nuevo en casa se acuerda de que no ha comprado el hilo para atar. Algo queda del año pasado pero es mejor que sobre, que no tener que andar el sábado buscando hilo por las casas de las vecinas.
Al volver al comercio, recuerda que no estaría de más llevarse también una botella de anís, dado que la coñac no se acaba en su casa. El anís es mas para las mujeres. Mientras atan y no, entre cogujón y cogujón, una copita las alegra el día y seguro que como viene siendo habitual años atrás, acabaran cantando aquella canción interminable que decía en su estribillo: “Que toma las tres borrachas, que toma las otras tres…” Catalina será la encargada de comenzar el concierto. Es una mujer muy juerguista a la cual el cante en días de matanza, la gusta más si cabe. Tía Magdalena con su risa contagiosa, pedirá que la echen otro poquito de anís, mientras tía Encarna, a la cual el cante no la gusta demasiado, protestará por lo poco que calienta el brasero que tío Matías, las ha colocado justo debajo de la mesa en la que las patateras y chorizos, son embasados.

Antonio, baja escaleras abajo con un tubo preparado para poner los embutidos en el y luego poder transportarlos con mayor comodidad. Él es el encargado de colgar en la “enramà”. Que bonita está quedando la habitación de la cecina. Con los tocinos ya encima de las camas echas de escobas, que con anterioridad arrancó Matías para la ocasión, casi no coge nada mas en dicho lugar. Los jamones este año son muy grandes, sin duda que a tío Matías le queda mucho trabajo por delante, hasta que dentro de un par de años, la familia les meta el cuchillo, allá para cuando la Virgen del Rosario, aparezca por la plaza del pueblo.

Cuando la matanza toca a su fin y las mujeres casi han terminado de llenar, queda lo mejor del día que no es otra cosa que sentarse todos alrededor de la lumbre, donde tía Petra empezará a contar esos chistes verdes de la época, que hoy en día los cuentan hasta los niños de seis años y que por entonces, estaban casi prohibidos.
Entre risas y algún que otro susto por algún “añurgo” involuntario, el día toca a su fin. Los más pequeños, llenos de patatera hasta los pelos, son requeridos por sus madres para el posterior baño, los invitados y ayudantes van saliendo con algún trozo del guarro y algo mas de alcohol en las venas que cualquier día normal.

Tía Juana y Tío Matías marchan para su casa, cansados y con la satisfacción del deber cumplido, a pesar de que la matanza para los dueños no acaba ese día ni mucho menos…


Abuelos, como se os echa de menos...


2 comentarios:

  1. Muy bonito Marcos,a mi tambien se me han deslizado unas lagrimas al leerlo. Los abuelos son esencia clave en nuestra niñez y ahora se les añora mas que nunca. Un saludo kamarada.

    ResponderEliminar
  2. Otro capítulo de los que no te dejan indiferente. Un buen homenaje a esas personas y costumbres de una España no tan lejana.
    Una vez más, un placer leerte.

    ResponderEliminar