Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Capitulo 536: Ruta por el río Magasca.




En la mañana de hoy volvíamos a las andadas, nunca mejor dicho y a eso de las ocho y media de la mañana, nos hemos vuelto a juntar en el lugar de siempre, es decir, la plaza de Huertas. Allí los senderistas y algunas de sus mascotas, esperaban a que diera la hora acordada para partir.
Hoy daba gusto el ver todos los que éramos, incluyendo alguna senderista nueva. También recibíamos con alegría a gente que hacia mucho que no nos acompañaban y que echábamos de menos. Seguramente que todos, los nuevos y los ya menos nuevos, han disfrutado igualmente de una de las rutas más bonitas en cuanto a paisaje hablamos.



La ruta comenzaba dirección campo de las nieves, donde cogíamos la calleja que nos lleva justo a la odiada autovìa y que tanto daño hizo su construcción a nuestro berrocal. Cruzando el puente poníamos rumbo a la calleja de la Aldehuela, donde se encuentra uno de los canchos mas famosos del pueblo, seguramente que por su lúgubre historia, la cual nadie la cuenta igual. Unos hablan de la aparición de una niña, otros de que quien la vio no iba en su sano juicio, el caso es que el cancho se quedó con el nombre y ya es conocido por todos como el “cancho de la niña”, donde hemos aprovechado para reagruparnos todos y seguir juntos camino de la finca la Aldehuela.
Con tanta gente andando, es preciso hacer mas paradas que otro día cualquiera. Siempre nos gusta ir todos juntos andando, dentro de lo posible.




Cruzando la finca de la Aldehuela, poníamos dirección hasta el río Magasca, el cual nos ha sorprendido al ver que llevaba en su cauce, bastante agua. Nada que ver con la que llevó el año pasado, pero estaba bonito en el día de hoy.
Un poco antes de las diez, hora acordada casi siempre para comernos el “muerdino” de pan, nos sentábamos delante de dicho río para llenar nuestros estómagos. Quizás hoy con tanta gente, ha sido el día en el que el muerdino habitual, se ha convertido en un supermercado, donde había de todo lo que pudieras imaginar y mas.




Una vez recogido todo, los veinte senderistas de hoy hemos continuado río arriba, disfrutando de las enormes vistas que la naturaleza nos enseñaba de nuevo. Atravesando un antiguo puente hemos continuado un trozo de la ruta por la orilla contraria a como solemos hacer dicho recorrido. La verdad que ha sido poco rato, puesto que los que iban en cabeza han tardado poco en buscar un lugar por donde volver a la otra orilla. En el afán de ayudar a cruzar a las mujeres que venían, un par de valientes senderistas no han dudado en mojarse los pies, tan solo para que dichas mujeres no lo hicieran. Todo un detalle por su parte.





Siguiendo el río hemos llegado hasta la finca de Casa Cascos, donde su precioso palacio nos recibía de frente. Una construcción preciosa y que nos encantaría ver a más de uno en su interior, pero que de momento no lo hemos logrado hacer.

Casi para finalizar la ruta, volvíamos a cruzar la tan manida autovia y cogíamos una de las callejas que nos devolvía a nuestro pueblo, dejando a un lado el pueblo de Huertas de la Magdalena y de fondo, el castillo Trujillano.






Al llegar todos los senderistas coincidíamos en que habíamos pasado un buen domingo, como siempre lo solemos hacer y  algunos preguntaban por la siguiente ruta que haremos el próximo domingo y que aun no está decidida. Informaremos de ella a lo largo de la semana y esperemos volver a juntarnos tantos como hoy o incluso alguno más.




No hay comentarios:

Publicar un comentario