Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

martes, 20 de noviembre de 2012

Capitulo 394: Limpieza y berrocal.





No puedo ocultar mi alegría el día que me enteré de esta iniciativa que se había tomado desde la fundación Xavier de Salas.
 Los que somos asiduos a pasear por nuestro entorno, sabemos perfectamente el estado en que se encuentra. Lo malo que no es solo alrededor de la parte antigua donde se concentra la suciedad. Vayas por donde vayas andando te puedes encontrar desde una botella de plástico, pasando por los cartuchos vacios de los cazadores, algún embase de vidrio o papel de aluminio.

Algunos la limpieza intentamos hacerla todos los días que salimos de paseo, aunque bien es cierto que ya te cansas de recoger porquería de los desalmados que la dejan por todos lados. Normalmente suelo llevar una bolsa de plástico vacía donde voy depositando lo que me encuentro, aunque bien es verdad que cada día lo hago menos.

Creo que aparte de hacer dicha limpieza, se necesita concienciar desde los más pequeños a los más mayores, aunque estos últimos será difícil hacerles cambiar.

Da verdadera lástima pasar por la puerta del instituto cualquier día después del recreo y ver como lo han dejado todo de bolsas vacías, papeles tirados y cualquier cosa más que te puedas imaginar. No es lógico que en la puerta de un centro de “enseñanza” se permitan estas cosas o por lo menos yo, no se la encuentro.

Este acto de marranos debería de estar más castigado, aunque no he pensado la manera en la que podría hacerse. Esas bolsas que se tiran al suelo, muchas de ellas son las que te encuentras luego en el campo, además de que estos jóvenes cuando salen al mismo, harán lo que hacen en la ciudad, tirarlo todo al suelo.
A nuestros pequeños cuando vamos al campo les tenemos la guerra declarada en ese aspecto e intentamos que sean lo menos sucios posibles, aunque siempre algún papel o algún vaso se les escapa. Pero luego estamos los mayores al quite para no dejarle en el suelo.

Otra cosa que no veo bien y no se a que es debido, son los vendedores del mercadillo de los jueves. No he comprendido nunca que tengan que ir a limpiarles los puestos donde han estado instalados. No creo que en el contrato de montaje de puesto venga una cláusula escrita, la cual te da permiso para dejar allí todos los plásticos y las cajas vacías de lo que has vendido (si existe esa cláusula me da algo). Me parece un acto de marranería hacer eso. Cuando lo lógico sería que cada uno depositara sus basuras en los contenedores habilitados y no a lo que están acostumbrados desde hace años. Pienso que esto si sería más fácil de controlar, puesto que sabes el número de puesto de cada vendedor y no habría excusa posible para negar la evidencia.

Sin ir más lejos estos días por la feria “agroganadera”, se han instalado fuera del mercado unos puestos de juguetes, turrones y hasta una churrería. Bien, pues me hubiera gustado que hubieseis visto como han quedado aquello, tuve la suerte de pasar el mismo lunes por allí y me dio verdadero asco. ¿Qué derecho tienen a ser tan guarros? ¿La feria del ganado, era dentro del mercado o fuera? Lo digo por los animales… 



Esos plásticos y demás desperdicios, el aire los había llevado ya hasta el campo de San Juan y sin darte cuenta en un instante, se van hasta el campo donde tardaran años en limpiarse. Los mismos que se ha tardado en organizar estas batidas de limpieza.

Ahora espero que no sean solo por la parte antigua y se lleven a cabo en más sitios, aunque creo que lo primordial es lo que he comentado, hacer campaña en colegios e institutos que sin duda, están dejados de la mano.

Los demás seguiremos con nuestra campaña de, “Llévate una bolsa en un bolsillo y llénala de plásticos en el campo”. Triste pero cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario