Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Capitulo 385: Serenidad, tranquilidad, paz....


 
Serenidad, tranquilidad, son algunas de las palabras que viviendo en Huertas puedes encontrar a solo diez minutos de tu casa.

Es cierto que viviendo aquí puedes echar de menos muchas cosas, pero tener esas dos palabras a solo esa distancia, es un privilegio que pocas personas pueden presumir de él.

Con las primeras lluvias el campo cambio su color por completo, con las siguientes, las charcas y estanques van haciendo acopio de agua. Las fuentes naturales vuelven a correr por donde tantos años lo llevan haciendo a pesar de la mano del hombre. Las callejas y caminos pierden su polvo del verano y se convierten algunas en regatos por los que pasar sin mojarte los pies, resulta imposible. ¡Qué más da! Mojarse los pies es buen síntoma, quiere decir que el campo dará sus frutos. Que los animales serán felices, y en definitiva que el hombre también lo será.

Yo lo he sido hoy, mi perro también. A pesar de que he llegado con los pies chorreando. Ver la fuentecilla corriendo, el caño también y llegar a la cerca de la charca y poder aprovechar las vistas que deja en ella el agua a su paso, eso no está pagado con dinero.

Os recomiendo si tenéis oportunidad de ir, no lo dejéis pasar. Llegar allí, sentarte en un cancho y escuchar el agua correr, escuchar los pájaros alegres por poder disfrutar de dicha agua. A lo lejos se escuchan los campanillos de alguna vaca. También alguna oveja y tú allí sentado, solo, sin que nadie te pueda amargar ese momento, eso, no está pagado con dinero. Si no me creéis, aquí van algunas fotos de lo que hablo, nada comparado con poder vivirlo in situ.

Que serenidad, que tranquilidad, que paz………..Y todo eso a diez minutos del pueblo.






















































No hay comentarios:

Publicar un comentario