Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

domingo, 11 de enero de 2015

Capitulo 627: Ruta en Castañar de Ibor.



En la mañana de hoy nos volvíamos a poner en ruta y esta vez la escogida transcurría de nuevo por la zona de los Ibores. Ya dijimos que por esta zona nos quedaba mucho por conocer y eso andamos haciendo, conociendo rutas nuevas y pueblos extremeños que ni siquiera algunos habíamos pisado en nuestras vidas.



A las siete y media de esta mañana quedábamos en la plaza de Huertas, donde parecía que la helada de la noche anterior, no era tan grande como otros días. Once senderistas nos montábamos en los coches y poníamos rumbo hasta la panadería del pueblo, donde una vez puesto el pan a buen recaudo, seguíamos carretera adelante hasta la localidad de Deleitosa. Desde allí quedan unos pocos kilómetros hasta llegar a Castañar de Ibor, donde trascurría la ruta prevista para hoy.



Al llegar a esta localidad la cual esta poblada por casi mil doscientos vecinos, nos encontrábamos con la sensación de que en el lugar hacía bastante mas frío que en nuestro pueblo. Por eso el comenzar a caminar era la mejor solución para ir cogiendo temperatura. Un manto blanco en los primeros compases de esta ruta nos sorprendía, puesto que parecía mas que hubiera nevado, que una simple helada. El terreno ayudaba a soportar la sensación de frío que teníamos algunos.




La ruta de hoy la llaman la ruta de los malos pasos y una vez hecha, no se muy bien a que se debe dicho nombre. Es cierto que también se llama la ruta de los castaños de calabazas o incluso, la ruta de los castaños centenarios. El caso es que las primeras rampas son algo empinadas, pero no duran mucho. Los restos de alguna montería realizada en la zona nos ponía en alerta ante cualquier tipo de problemas que pudieran derivar de la misma. Por eso todo el que vaya a realizar esta ruta, debe de llamar al ayuntamiento de Castañar para cerciorarse de que el día elegido para hacerla, no haya ninguna montería en la zona que nos pueda costar algún disgusto.




Los primeros castaños nos salen pronto al paso. Tiene pinta de que las repoblaciones van surtiendo efecto y estos ejemplares van creciendo a buen ritmo. Seguir caminando y de repente encontrarte con castaños centenarios te deja totalmente con la boca abierta. Son tremenda mente grandes y los restos de algunos de ellos secos, nos dejan un poco tristes. No reparando mucho en estos últimos aprovechamos para hacer multitud de fotos sin saber, que lo espectacular de la ruta vendría en los metros siguientes.




Una vez agrupados de nuevo seguimos caminando y el paisaje nos sorprende a todos. El lugar es espectacular y la temperatura agradable ayuda a que disfrutemos del entorno. Un valle lleno de castaños inmensos que mas adelante dejan paso a alcornoques, encinas y madroños que todavía nos dejan comer el fruto de sus ramas. Este rato de la ruta es el mejor, cuando por una marcada vereda seguimos andando hasta llegar de golpe a darnos con un pequeño salto de agua donde aprovechamos para probar sus frías aguas. Fotos y mas fotos y algún que otro rastro de sangre de la montería ya comentada anteriormente, nos acompañan a lo largo de este tramo, justo al llegar a una cuesta abajo que nos deja unas vistas espectaculares de las Villuercas. Una preciosa casa junto a un pequeño lago nos da pie a que sea allí mismo donde optemos por comernos el muerdino, que hay que decir que en esta época, está mucho mejor que en otras fechas, gracias sobre todo a la cecina casera de alguno de los caminantes.




Recogido el campamento seguimos en busca de una dura pero corta ascensión, la cual nos hace de nuevo entrar en calor. Risas, fotos y buen rollo nos acompañan también en la ruta de hoy. Algún que otro despiste nos hace equivocar algún camino, nada que no se solucione dando la vuelta. La calor se apodera del fresquito de la mañana y nos hace sudar de lo lindo en los últimos kilómetros los cuales los hacemos por una vereda algo empinada pero sin llegar a ser dura.




Al final quince kilómetros en nuestras piernas y buenas sensaciones. Sin duda que el lugar visitado hoy ocupa uno de los puestos de privilegio en nuestra escala de rutas bonitas e impresionantes. Esperemos que cuando volvamos todo este en su sitio y los castaños sean un año mas viejos, al igual que nosotros.








Nos vemos por las callejas.

La ruta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario