Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

martes, 11 de noviembre de 2014

Capitulo 611: El espejo donde mirarse.



... Y allí estaba él. Pantalones viejos, camisa de cuadros de las que se llevaban y que casualidad, casi veinticinco años después, se siguen llevando. Que curioso esto de las modas, si aguantas la ropa unos cuantos años y no pierdes la figura, ten por seguro que esa ropa te la vuelves a poner.

Debajo de la camisa con las mangas remangadas, una camiseta un poco descolorida por culpa de unos cuantos de lavados. Ya hay ganas de empezar a hacer algo. No puedo defraudar a mis padres, los cuales tenían puestas muchas esperanzas en mi y en mis estudios. Me duele no haberles hecho caso, seguramente tengan razón como siempre y haya sido una dejadez por mi parte el haberme precipitado en esta decisión.



Pero, a mi me gusta trabajar, me quedo embobado mirando a la gente que trabaja cuando voy andando por la calle. Albañiles, mecánicos, barrenderos, pintores...que mas da el oficio, todos me parecen interesantes. Yo quiero ser uno de ellos y tengo que empezar ya. Quiero ser útil a esta nuestra sociedad. No quiero que hablen de mi como un chico poco trabajador que vive de sus padres, porque sin duda que es mentira.
Los fines de semana apenas manejo dinero, mientras mis amigos, casi todos trabajadores, ya tienen dinero para sus primeros vicios.



Nadie dice que esta experiencia vaya a ser fácil. Los fines de semana cuando me junto con mis amigos trabajadores, las primeras horas son para hablar de sus peripecias en sus respectivos trabajos. Broncas, accidentes y malas caras son ahora sus destinos. Todo esto se cuenta mejor con una cerveza en una mano y un cigarro en la otra. !Que pronto han empezado todos a fumar!, con eso de que ya trabajan el tener un cigarro en la boca parece ser que les hace a todos parecer mas hombres, cosa que sin duda no es así.
No me asustan sus batallas, tengo tantas ganas de que me pasen a mí, que no reparo en la mala leche que se me pondrá la mayoría de los días de trabajo.



Hoy ha sido el primer día que escucho el despertador, aunque creo que he visto todas las horas del reloj, estos nervios apenas me han dejado dormir y seguramente que lleve los ojos con mas ojeras que cuando salimos de fiesta. Da igual, cuando llegue a casa me acuesto y asunto arreglado.
Ya suena la puerta de su casa, ahí viene con el cigarro en la boca. Parece serio aunque al verme me dedica una tímida sonrisa. Al darme los buenos días la ceniza del cigarro cae sobre su ropa. Se sacude la camisa y abre la puerta del coche. Lo siguiente es abrir la del copiloto y la de los asientos traseros, donde torpemente soy casi incapaz de montarme. Al poco rato viene otro compañero de trabajo, el cual se monta en el asiento de delante. El jefe en lugar de darle los buenos días, le dedica una charla en tono despectivo para decirle que se había quedado dormido.



Poco después de un cuarto de hora llegamos a la obra. Un montón de piedras y una pared a medias de hacer nos esperan. Me mandan de allá para acá. Me piden piedras y la verdad es que con muchas de ellas no puedo. Me cabreo por mi torpeza. También se cabrean conmigo y creo que en ese momento me gano la primera de las mil broncas que me pertenecen en pocos días.
Intento aprender a mezclar el cemento. Aunque me parecía fácil ahora compruebo que no lo es tanto. O me paso con el agua o la quedo dura. Me pongo nervioso porque sé que otra nueva bronca está en camino. Me salvo esta vez y en lugar de la bronca me dan un consejo.!Como se agradecen estas enseñanzas!



Cansado a mas no poder nos montamos en el coche y regresamos a casa. Que ganas de contarles todo a mis padres, aunque lo que en realidad me apetece es ducharme y tumbarme en el sillón. Antes de meterme en la ducha me miro al espejo y me noto los bíceps mas grandes que el día anterior. Sin duda que han sido las piedras.
Cenando no dejo hablar a nadie, quiero contar todo lo que me ha pasado y aunque cansado, estoy súper contento y deseoso de que llegue un nuevo día...


________________________________________________________________

No sé quien inventó esta modalidad de estudios ni quien dijo a la edad que había que empezar a trabajar. Lo que tengo claro es que ni toda la gente vale para estudiar, ni todos los trabajadores serán buenos en sus trabajos. Los oficios cuanto antes se aprendan mejor. Doblar la "chepa" con muchos años encima cuesta mucho más que hacerlo de jóvenes y aunque los tiempos han cambiado mucho y las formas de enseñar también, creo que existen oficios que necesitan que los aprendices de los mismos, empiecen a edades tempranas por mucho que se empeñen en retrasar las edades para hacerlo.
Igual de importante es en esta sociedad el estudiar, que el trabajar.

Gracias a la fundación "La Coria" por dejar mirarme en este espejo, donde yo alguna vez, me vi reflejado.

Documentación gráfica de la Jornada de construcción de muros de Piedra Seca celebrada el 5 de noviembre en el marco del III Encuentro En Sintonía con el Berrocal Trujillano 2014. ¡Gracias a Domingo Holgado y Marcos Suero!, a l@s alumn@s y profesores de 1º de FPB (Agrojardinería) del IES Francisco de Orellana, a Estrella Pulido y l@s alumn@s del Programa de Formación Profesional Dual @prendicext "RENACER II", a los miembros de ADENEX, y a Luis Calvo por sus fotos. ¡En total 30 personas y 5 metros de muro levantado!










No hay comentarios:

Publicar un comentario