Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

sábado, 3 de mayo de 2014

Capitulo 580: A esos que llamas etarras. (Viaje a Vallecas)







Por tercer año consecutivo me volví a desplazar para ver a mi equipo de fútbol. El lugar elegido, el de los últimos tres, el barrio madrileño de Vallecas, donde por desgracia, es el único lugar de todo Madrid donde uno puede ir con la camiseta del Athletic sin sufrir ningún insulto. Es verdad que aquella primera vez en Vallecas los que fuimos no íbamos sabiendo donde nos metíamos, puesto que aunque nos habían hablado bien de este desplazamiento, hasta que no lo vives en tus carnes no te puedes hacer una idea lo que es este humilde barrio.


Han sido tanta las veces que he tenido que soportar insultos de todo tipo en los otros campos de Madrid, que decidí hace tiempo no pisar ninguno de ellos. Algunos de esos insultos podían ser: desde "etarra", pasando por Vasco cabrón, (siendo uno mas extremeño que el mismo Pizarro), y acabando con un "terroristas".
Vallecas es un lugar donde los aficionados del Rayo, se sientan a tomar algo con los seguidores del Athletic. Es un lugar donde das mas abrazos a seguidores rivales, que a los tuyos propios. Es un lugar donde los camareros se acuerdan de ti de un año para otro, incluso te preguntan como te va la vida. Vallecas es un lugar donde se respira fútbol del bueno, ese fútbol que por desgracia se ve en muy pocas ciudades y que estoy seguro que si siempre fuera así, seria una fiesta total, anteponiendo a todo el saber que es un juego, en el cual puedes ganar o perder.



A esos que llamas etarras se volvieron a desplazar en masa hasta este barrio, miles de seguidores zurigorris volvimos a tomar las calles de alrededor del estadio. Volvimos a llenar hoteles y volvimos a hacer que hosteleros con negocios renqueantes, volvieran a sonreír aunque a lo mejor esa sonrisa no les dure mucho tiempo.
Volvimos a terminar con las existencias que con mucho esfuerzo, dichos hosteleros pudieron almacenar, sabiendo que esto podía volver a pasar, como años atrás.
A esos que llamas etarras se les podía ver como iban viniendo de tierras vascas, otros de tierras extremeñas, de alrededores de Madrid, de tierras salmantinas, de partes de Toledo. Andaluces, incluso de tierras levantinas. Aunque sin duda el desplazamiento mas lejano fue el de mi amigo Cesar, que haciendo un gran esfuerzo, logró desplazarse desde tierras venezolanas para cumplir el sueño de ver en directo a su equipo de siempre, !que grande!
 Desde cualquier lugar del estado un coche se ponía en marcha dirección a Madrid, donde es verdad que este año nos jugábamos mucho, pero es que los dos últimos años atrás, donde no había casi nada en juego, los "etarras" volvían a tomar Vallecas.


Este desplazamiento sin duda que es de obligatorio cumplimiento sabiendo lo que nos encontramos en dicha ciudad. Seguramente que si se tratara igual a los aficionados en otras ciudades, los desplazamientos serian mayores y los negocios en dicho lugar, podrían remontar algo el vuelo.
Anoche cuando pedías una cerveza cerca de la zona donde habíamos estado antes del partido, y la respuesta con cara apenada de dichos camareros, era que no les quedaba nada, sentías una sensación agridulce, por un lado te sentías cabreado y por otra orgulloso de saber que ese negocio podrá respirar algo tranquilo este mes.

De lo vivido dentro del campo entre las dos aficiones que decir, que entre alguna lagrima que otra, a estas horas no tengo voz. Fue emocionante como piropeamos a los dos equipos. Ver abrazos entre las dos aficiones "debía de ser normal", pero todos sabemos que eso a día de hoy es imposible de verlo normal en el mundo del fútbol.
A pesar de que "los de siempre" intentaron buscar mal rollo donde era imposible y al darse cuenta de ello abandonaron sus propósitos. Otra lección de saber estar por ambos lados.

La despedida como siempre, un hasta el año que viene y mucha suerte para tu equipo. Esas palabras emocionan y animan a volver a dicho lugar. Y claro que volveremos, como no volver a un lugar donde te tratan mejor que en casa.

Que suerte tengo de ser del Athletic...








3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Difícil encontrarse tan a gusto cuando de fútbol se trata, como en Vallecas. Otro año más hemos tenido el privilegio de vivir esta fiesta. Lástima que en esta ocasión no hayamos coincidido, por lo que se os saluda igualmente por esta vía.

    Y sí, hombre, sí, ¡qué suerte tenemos por ser del Athletic!.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu crónica. Y yo me atrevo a ir un poco más lejos. Es bastante probable que el resto de madrileños de a pie sea igual de tratables que los vallecanos, pero desgraciadamente entre una población tan grande, las minorías estúpidas y fascistoideas también lo son, haciendo más ruido de lo que en realidad representan. Hace años viví en Madrid, y al menos entre la gente que me relacioné, ser vasco, ser de Bilbao, era motivo de respeto y cariño.

    ResponderEliminar