Páginas vistas en total

Sufridores del blog.

domingo, 13 de marzo de 2016

Capitulo 723: El novio de mi amiga Lucia.



Mentiría si dijera que cuando mi amiga Lucia se "echò" novio, dentro de mi notè una verdadera tristeza. Quizás porque sin que ella lo supiera, estaba locamente enamorado. No se lo dije nunca, era tal el miedo que tenia a que ella se disgustara y me dijera que no, que para mi era mas importante su amistad y su cariño, que cualquier otra cosa.

El caso es que de la noche a la mañana esos amigos inseparables que eramos nosotros, comenzamos a distanciarnos. Dejamos de estudiar juntos y de pasarnos apuntes y preguntas que tantas veces nos ayudaron mutuamente a ir pasando cursos. Nunca fuimos buenos estudiantes, pero siempre lo contrarrestamos con trabajo y mas trabajo. Cada nota, cada control que aprobábamos, lo celebrábamos siempre entre abrazos y saltos de felicidad. Los compañeros decían que estábamos tontos y que no era para tanto, pero solo nosotros dos sabíamos el enorme esfuerzo que nos había costado llegar a esas notas.

Todo esto se fue yendo al garete a pasos agigantados y como el que no quiere la cosa, Lucia y yo dejamos de estudiar juntos, de ir acompañados al instituto, incluso apenas nos hablábamos en los recreos o cambios de clase, cosa que nos era imprescindible a los dos cuando todo era normal.

Su novio era unos cuantos años mayor que ella y aunque yo no le conocía de nada, logre informarme de su vida por medio de amigos comunes o compañeros de instituto. Unos lo veían como un tío normal, otros me avisaban de que era un tío curtido en mil batallas y que se le conocían en su historial, el haber tenido varias novias mas. Yo no podía ser imparcial ante este noviazgo, el amor y cariño que sentía por mi amiga Lucia no me dejaban ver con buenos ojos aquella relación.
Intente quedar varias veces con ella para estudiar juntos, cosa que ella fue evitando con excusas absurdas al principio y después de varias peticiones mías, optò por no poner peros y decirme directamente que había quedado con su novio, el cual según ella, la ayudaba mejor que yo a estudiar y sacar mejores notas.
No era cierto, en los últimos exámenes antes de las vacaciones pastoriles cada nota que íbamos conociendo nos decían que ni ella ni yo, estábamos finos con los estudios. Por mi parte estaba claro que sin ella a mi lado, se me hacia sumamente difícil el concentrarme y poder aprenderme todas y cada una de las lecciones que dábamos en cada asignatura.
A ella no la iba mejor que a mi, y donde antes eran notables y algún sobresaliente, se habían vuelto suspensos o aprobados por los pelos.

El jefe de estudio ante nuestras notas, decidió reunirse con nosotros y esa fue la primera vez desde que Lucia tenia novio, que pude estar a solas con ella. Me preguntò que porque había sacado yo tan malas notas, con lo bien que se me daba estudiar, a lo que yo solo pude responderla, que las suyas eran bastante peores que las mías. Mi respuesta la sentó muy mal y pronto comenzó a llorar y a insultarme. Justo cuando la pedía perdón, entrò el jefe de estudio el cual después de echarnos un buen sermón y una buena bronca, nos mando de nuevo a clase. Por el pasillo la dije a Lucia que si quería que quedáramos para comenzar de nuevo a estudiar juntos e intentar revertir la situación, a lo que ella solo supo contestarme que no podía.

Desde aquel día puse mas interés en averiguar quien era ese tío y que la estaba haciendo a mi amiga, dejando a un lado mis estudios y llevándome una gran bronca de mis padres, a los cuales reuní un día para ponerles al corriente de lo que me pasaba. Sin duda que aquella decisión fue la mejor que pude tomar, dado que mis padres decidieron también hacer todo lo que estuviera en sus manos, con tal de ayudar a mi amiga y de ese modo, ayudarme a mi también.

Mi padre conocía a un tío de este chaval, con el cual había trabajado bastantes años atrás. Ese fue el hilo que comenzamos a mover. Gracias a ello nos fuimos enterando que aquel muchacho no era trigo limpio y nos dijeron que a sus anteriores novias, las tratò siempre de forma autoritaria, como si en lugar de tener novia, deseara tener una esclava.

Mi madre por su parte se reunió varias veces con la madre de Lucia, a la que poco a poco fue contando nuestras sospechas. No fue fácil abrir los ojos de aquella mujer, lógico por otro lado. Dicen que siempre los padres son los últimos en enterarse o quererse enterar, de las cosas que a sus hijos le pasan.
Un día en clase me di cuenta mirando a mi amiga que sus ojeras eran muy pronunciadas y en su brazo derecho, se podían ver algunos moratones propios de algún "agarròn" involuntario y forzoso. No la dije nada a ella, pensé que lo mejor seria pedir hora con el jefe de estudios y ponerle al corriente de todo. No fue fácil involucrarlo en el tema, puesto que me dijo que esos temas eran muy delicados y había que andarse con mucho ojo, antes de culpar a una persona.

El padre de mi amiga Lucia una vez al corriente de todo y haciendo de tripas corazón, quiso ir un poco mas lejos y reunirse con el chaval que tanto daño estaba causando a su hija. Estaba claro que lo negaría todo y que de su boca solo saldrían buenas palabras para describir a Lucia.
Su madre aun sabiendo que no estaba bien visto lo que iba a hacer, se apodero una mañana del móvil de su hija y averiguando la contraseña, pudo leer todos los whatsapp que este individuo la mandaba a su hija a todas horas. Pudo comprobar como la tenia de controlada, debía de estar en su casa a la hora que el la dijera. Debía enviarle fotos de su dormitorio para que el estuviera tranquilo al verla allí. La mandaba poner o quitarse ropa según fuera de "provocativa"y bastante cosas mas que la madre de Lucia entre lagrimas, no fue capaz de contarnos.
Se sentía culpable de no haberse dado cuenta antes y de ese modo haber impedido que su hija hubiera caído en manos de este desalmado al cual el cerco se le iba estrechando.

Solo nos quedaba poner en conocimiento de la policía el hecho y que ellos nos aconsejaran por donde seguir. Evitamos que el padre de Lucia se enterara de aquellos mensajes puesto que todos podíamos imaginar que su reacción no seria buena para poder acabar con este caso.
De nuevo acertamos de lleno y dos policías de paisano estuvieron varios días espiando a mi amiga y su novio. Sin duda que su rápida actuación fue vital, puesto que este malnacido cada vez iba a hacer mas daño a mi amiga y en uno de esos espectáculos que la montaba cada día a mi amiga la puso la mano encima. No tardaron las fuerzas del orden en apresarle y esposarle, dando por finalizado uno de los casos mas dolorosos que una adolescente puede tener en su juventud.

Hoy a mi amiga Lucia la cuesta salir de casa y eso que somos muchos los amigos que la rodeamos y protegemos, pero sabemos que tiene que ir despacio y no podemos agobiarla mucho. Al canalla este le han puesto orden de alejamiento durante un par de años, pero lo peor que le puede pasar es que le hemos desenmascarado y ya todo el instituto le conoce y sabe como es.

Sabemos que mi amiga Lucia no es la única que ha pasado por este trance y que sin darnos cuenta son muchas las adolescentes que se sienten dominadas y maltratada por esta clase de personas las cuales entre todos debemos de sacar a la luz. Nadie merece ser menos que nadie y mucho menos que se aprovechen de ellas como si les pertenecieran para toda la vida.

Hay muchas Lucias repartidas por todos y cada uno de los institutos de España y aunque creas que no puedes hacer nada por evitarlo no es así. Cualquier ayuda es buena. No seas un acomodado de los que dejan pasar las cosas a tu alrededor sin mover un dedo. Ante la mas mínima sospecha cuéntalo, pregúntalo, comentalo. Lucia se merece un chaval que la quiera y que la haga sentirse la niña mas feliz del mundo....
















No hay comentarios:

Publicar un comentario